Entrevista

Giannina Silva: "Soy muy competitiva"

La multifacética Giannina Silva se anima a una producción caracterizada como su referente: Angelina Jolie. Y tras explicar su admiración con una taza de té verde de por medio, da rienda suelta a declaraciones explosivas. Se refiere a sus ataques de ira en Maybelline Model y su visión sobre las nuevas modelos: “La mayoría son impertinentes e irrespetuosas”, arremete.

Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva

"¿Alguna vez te dijeron que te parecés a Angelina Jolie?", le preguntó un taxista a Giannina Silva. Ella se sonroja por la comparación, pero reconoce que hay quienes encuentran similitudes desde algunos ángulos. Los parecidos se evidencian en la producción fotográfica, donde la modelo se luce como si fuera la estrella de Hollywood. "Es la mujer más bella del mundo", define.

La Angelina charrúa no copa la cartelera cinematográfica con superproducciones, pero sí logró conquistar por completo el medio local en sus distintas facetas. Es modelo profesional, conductora en Sé lo que viste, comunicadora en Algo Contigo, actriz en Asuntos de Pareja (teatro La Candela), profesora en Cristino Management, y este año se convirtió en jurado por el reality show Maybelline Model: "Quedé como la mala", lamenta.

—¿Cómo fue la experiencia de participar en Maybelline Model?

—Fue mi nuevo desafío de 2015. Cuando me convocaron me sentí súper feliz porque era televidente del programa desde el inicio. Quedé muy conforme por el resultado y haber compartido el ciclo con Sofía (Rodríguez), Rosario San Juan y Andrea Menache. Quiero volver a estar el año que viene.

—¿Te sentiste en el lugar de "la mala" del programa?

—Quedé como "mala", pero erróneamente. Todo el tiempo recibía comentarios en las redes sociales de que era mala. La gente no entendió el concepto. Yo elevaba la voz porque es mi forma de expresarme, pero eso no quiere decir que tuviera maldad. Me daban cinco minutos para enseñar pasarela, y eso hacía que me llenara de nervios y reaccionara así. Nunca les hablé mal, ni hubo una mala intención. Hubiera sido mala si cobraba un sueldo por quedarme sentada con un lindo vestido sin involucrarme, pero me puse la camiseta del programa y eso me llevaba a demostrar mi carácter.

—En la final del certamen no votaste por Selene, que resultó ganadora. ¿Creés que tiene futuro en el modelaje?

—Sí, tiene ímpetu, trabaja, pero como toda modelo tiene sus limitaciones. Ella las conoce y explota lo que sí le sale bien. Yo voté por Mariana, que salió segunda pero tiene futuro seguro.

—Con Selene tuviste un cruce al aire.

—Yo soy muy competitiva, y en una instancia fui elegida madrina de algunas chicas y quería que ellas ganaran un desafío. Yo las estaba guiando, y Selene, que había elegido a otra madrina, se acercaba a mirarlas y sacar tips. Yo dije: "vamos a otro lado porque acá las están mirando y a mí no me parece porque esto es una competencia". En ese momento Selene miró a la cámara e hizo una expresión impertinente. Me enojé mucho, fue desubicada. Con el correr de los programas fue entendiendo los consejos y los empezó a tomar mejor.

—¿Cómo ves a las nuevas generaciones de modelos?

—En general veo que se perdió el respeto y la educación hacia generaciones con mayor trayectoria. Yo tengo una buena educación y eso hace que me maneje así en la vida. Seguro hay chicas jóvenes que también, pero en las experiencias que tuve noto que son impertinentes e irrespetuosas con sus mayores.

—Sos profesora de pasarela, ¿en tus clases también sos tan temperamental?

—No, soy muy diferente. Las alumnas tienen ganas y pagan para aprender conmigo, pero en el reality algunas parecían que no querían aprender. Además, en mis clases tengo mucho tiempo con ellas, y al no estar a contrarreloj puedo dar mis conocimientos de otra manera.

—¿Y cómo manejás situaciones de estrés previas a un desfile?, ¿sos de molestarte con facilidad?

—Sí porque soy perfeccionista y estoy en todos los detalles: desde mis pestañas hasta la punta de mis pies. Cuando los tiempos no me acompañan me pongo nerviosa porque no me gusta dejar las cosas por la mitad. Tengo carácter, pero nunca tuve problemas con nadie.

—¿Nunca te gritaste con una colega detrás de una pasarela?

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—Una vez en un desfile vino una modelo a buscarme… Y me encontró (risas). No sé por qué me tenía bronca pero estaba pesada. De hecho, en el backstage había una amiga de ella que se acercó a mí porque entendió que era la otra la que estaba insoportable.

—¿Cuáles son los principales requisitos para ser modelo?

—Lo principal es la actitud, pisar fuerte. Por otro lado, la genética tiene que ayudar. Y luego, ser profesional en todo: hacer ejercicio, tener una alimentación sana, cuidar el cabello, la piel. Cuando una es modelo, es su superficie.

—¿Cuáles son las modelos de tu generación que cumplen mejor esos requisitos?

—Nadia Theoduloz, Stephanie Delay y Eliana Dide.

—¿Vos sos obsesiva con el cuidado de tu imagen?

—Sí, un poco. Si se me llega a romper una uña voy corriendo a la manicura; siempre me encremo todo el cuerpo cuando salgo del baño para tener la piel hidratada; no pierdo ni loca un turno en la peluquería, y no dejo pasar un día sin hacerme una correcta limpieza de cutis.

—¿Cualquiera puede abrir una escuela de modelaje?

—Está pasando, pero no debería pasar. Hay personas que abren escuelas sin los conocimientos suficientes para hacerlo. Hay que tener en cuenta la trayectoria. Yo empecé a enseñar a los 28 años, con 12 títulos de belleza arriba. Antes no lo hubiera hecho porque no estaba preparada, hoy sí. No voy a decir quién no lo está porque eso lo eligen las alumnas. Ellas verán si están conformes con lo que aprenden en las escuelas que asisten.

—Luis Carballo declaró que entre Natalie Yoffe, Andrea Vila y Martina Graf, algunas habían llegado a su techo y no tenían más para dar. ¿Estás de acuerdo?

—Luis es quien me abrió las puertas a Algo Contigo, tiene años de experiencia en televisión y sabe lo que dice. Si opina eso, por algo es. Yo lo voy a apoyar, y estoy completamente de acuerdo, le moleste a quien le moleste.

—¿Qué te gusta de Angelina Jolie?

—Me gusta como encara la vida. El universo le dio mucho: una belleza increíble, talento, y la colocó en un lugar del mundo que la hizo brillar. Con esos elementos hace maravillas. Trabaja en obras comunitarias, los hijos que adoptó. Aparte es una grosa actuando, la admiro profundamente.

—¿Qué opinás de las polémicas operaciones a las que se sometió para extirparse las mamas, los ovarios y las trompas de Falopio a modo de prevenir el cáncer?

—Estoy totalmente de acuerdo, la tipa la tiene re clara. Es su cuerpo, y aprovecha su nivel adquisitivo para prevenir algo que sabe que el día de mañana le puede afectar a sus hijos. Ella lo sintió por la falta de su madre tan tempranamente. Su decisión es perfecta, no sé en qué está pensando el que se atreve a polemizar con eso. Operarse las mamas que es algo tan femenino es bravo, es una decisión muy difícil de tomar. Estoy de acuerdo con la medicina preventiva, y a ese nivel también. Fue un ejemplo para el mundo y mucha gente se animó a hacer lo mismo por ella.

—¿Tomarías esa decisión?

—No sé si soy tan valiente, pero quizás en su lugar sí.

Piel de estrella.

"Me gustan mucho los tatuajes. Quisiera estar tatuada como Angelina Jolie, pero mi profesión de modelo no me lo permite", revela la morocha. Giannina cuenta con siete diseños sobre distintas partes de su cuerpo, y tiene ganas de realizarse nuevos. "Pero trato de aguantarme", ríe. Agradecimientos: Jorge Cruz (pelo), Favio Benchimol, Paola Santos, Guilad Joyas, Beatriz Manaro y Beauty Planet

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados