ENTREVISTA

Geraldine La Rosa, una muñeca brava en Punta del Este

La esposa diseñadora de Marcelo Gallardo vacacionó en Punta del Este y habló de su vínculo con Uruguay. 

Geraldine La Rosa
Geraldine La Rosa

—¿Cómo están pasando las vacaciones en familia con tu marido Marcelo Gallardo y tus hijos en Punta del Este?

—Pensé que me iban a tocar días radiantes como siempre, pero solo pudimos hacer tres días de playa. Igual pasamos lindo, en Punta del Este siempre hay algo para hacer. Yo me entretengo con mis hijos, vamos al cine o al shopping. Y ellos están todo el día con la pelota.

—¿Cómo se viene el 2019 a nivel empresarial con tu línea de ropa Geraldmoon?

—Este año vuelvo a arrancar. En 2018 me tomé un break, porque no tenía a nadie que me ayude y era mucho estrés. Quise dedicarles más tiempo a mi marido y a mis hijos. Ahora ya estoy pensando en nuevos diseños.

—¿Cómo es llevar una vida rodeada de varones entre tu marido y tus tres hijos?

—Soy la reina de la casa y me miman mucho. Cuando el papá no está, ocupo un poco su lugar con los más chicos. Y Nahuel, el de 20, es como mi novio. Está pendiente de los lugares que voy y qué hago. Cuando estoy bajoneada, ellos son mi motor. Están todo el día diciéndome que soy la mejor, la más linda y me acompañan a todos lados. Son lo más.

—Llevás más de 20 años con Gallardo, ¿las críticas o las derrotas en la vida de un futbolista afectan el ambiente familiar?

—A nosotros no nos afecta. Cuando entramos en el hogar, las preocupaciones quedan afuera. Primero está la familia. Nos pudimos aguantar 21 años gracias a eso. Está bien que Marcelo se vuelva loco con su trabajo, pero cuando llega a casa las preocupaciones pasan a ser cómo están los nenes y si salimos a pasear. 

—¿Vos nunca te enojaste con críticas o malos comentarios hacia tu marido?

—Eso me pasaba cuando lo conocí, a los 14. Ahora me pasa con mis hijos. Cuando los tocan, me enloquezco. Pero después entiendo que el fútbol es así, hay que acostumbrarse.

—¿Qué recuerdos tenés de cuando él jugaba en Uruguay?

—Tengo muy lindos recuerdos de Montevideo. La gente es muy cálida y nos trató muy bien. Hay muchas personas de esa época con la que nos seguimos viendo. Yo era muy amiga de Ale (Forlán), y de conocidos de ellos. Además, tuvimos buena relación con todos los chicos que fueron compañeros de Marcelo en Nacional, eran unos pibes bárbaros.

—¿Tenés amistad con la esposa de otro jugador?

—No, nunca me pasó. No me gusta cómo se manejan muchas de ellas con ser “la mujer de”. Eso les pesa mucho y dejan de ser ellas mismas. Eso me pone loca. A mí cuando me presentan como “la mujer de Gallardo” aclaro que mi nombre es Geraldine. 

—¿No te gustan las esposas de los futbolistas que se han convertido en personajes mediáticos como Wanda Nara?

—No, no. Las respeto, que hagan lo que quieran, pero yo no me veo en un rol así ni loca.

—¿No llevarías el apellido de tu marido como Yanina Latorre?

—No. Eso a veces a él le molesta y me dice “vos sos Gallardo también”, y yo no reniego de eso, pero antes soy Geraldine La Rosa.

—Después de años junto a un futbolista, ¿el fútbol te termina gustando o lo terminás odiando?

—Yo jugaba al fútbol cuando era chica y ahora estoy acostumbrada a convivir con el fútbol. Al tener cuatro hombres en la casa no queda otra, ¿qué vas a hacer? Cuando ellos se van, yo prendo la tele y dejo un partido cualquiera. Es tanta la costumbre que tengo, que me quedo mirando fútbol.

—¿Te gusta que tus hijos sigan los pasos de tu marido y ya estén vinculados al fútbol?

—Con mi marido preferimos que ellos hagan lo que quieran. Marcelo nunca les dijo lo que tenían que hacer, pero los tres eligieron lo mismo que él. Hicieron bien porque cada uno tiene un poquito de Marcelo. Y no es porque sea la mamá, pero juegan lindo.

—¿Vos hacés deporte?

—En casa todos somos deportistas. Yo hago gimnasia desde los 14 años, me encanta. También hago rollers, yoga, boxeo y electrofitness. Dejo a los nenes en la escuela a las siete de la mañana y de ocho a diez siempre hago algún deporte.

—¿Cómo es ser madre de adolescentes?, ¿los amigos de tus hijos hacen comentarios de vos?

—Nahuel, el más grande, me pide que yo me vaya cuando están sus amigos y que cuando vaya al colegio no diga que soy su mamá. También me dice “no te pongas esto, ponete esto otro”. Yo nunca lo hice pasar vergüenza, pero me explica que sus amigos le hacen comentarios con que yo soy muy joven… Yo le digo que puedo ser la mamá de cualquiera de ellos y él me responde “pero no lo sos”.

—¿Alguno te hizo un piropo?

—Sí, pero yo siempre fui muy compinche de los amigos de mi hijo. Nunca se pasaron. Dicen “qué mamá linda, joven…”. Siempre hasta ahí.

—¿Cómo estás viendo las reivindicaciones feministas de los últimos meses?

—Soy mujer así que apoyo a las chicas pero hasta cierto punto. Me parece muy pesada la cosa, ya cansa. Todos tenemos derechos, pero no por eso vamos a estar agarrándonos de un caso para exagerar tanto.

—¿Te referís a la denuncia a Juan Darthés?

—Sí. Yo conozco a Darthés, y no sé si él estará diciendo la verdad ni cuál es el afán de esta chica (Thelma Fardín). Hay que hacerse responsable de los actos y decir las cosas en su momento. Si no se puede, es como que ya pasó. Si en 10 años querés hacer algo que antes no pudiste hacer, por algo fue. ¿Para qué remover?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados