JUDD APATOW

"No tengo ganas de terminar la serie"

Director, guionista y productor, Judd Apatow se distingue por sus comedias, que escapan a lo políticamente correcto en base a guiones, por lo general, inteligentes.También es muy valorado en el medio por darle gran espacio a las mujeres, pero no por su género sino porque su talento así lo impone. Es así que en cine ha trabajado con Amy Schumer o Kristen Wiig, mientras que en televisión destaca especialmente su sociedad con Lena Dunham para llevar adelante la comedia Girls. Precisamente de esta última, que el año que viene exhibirá su última temporada, habla en esta entrevista, además de otros interesantes temas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Judd Apatow

Quinta temporada de Girls (HBO, domingos, medianoche) para Judd Apatow con cierto sabor amargo porque la serie encabezada por la talentosa Lena Dunham se despedirá definitivamente el año que viene.

-¿Cómo comenzaste a colaborar con Lena en Girls?

-Vi su película, Tiny Furniture, y pensé: "Es brillante, me gustaría hacer algo con ella". Y de hecho fue una de las mejores experiencias que he tenido, sobre todo porque es una persona muy segura y creativa, disfruta la colaboración. Hago chistes con eso, pero nunca tuve la más mínima tensión con ella. La única tensión que viví fue cuando la llevé a ver a The Who y ella comenzó a mandar mensajes en el medio del show; casi enloquecí.

-En 2012 hiciste tu propia película sobre personas de 40 años, This is 40. ¿Hay mucha diferencia respecto a las personas de 20?

-Cuando me puse más viejo me di cuenta de que sos el mismo tipo de persona siempre, pero tu cuerpo comienza a afearse. Tengo 48 años y no me siento muy distinto de cuando tenía 20, excepto que ahora tengo que fingir que estoy mentalmente más ordenado porque tengo hijos. Pero si ellos no estuvieran cerca, sería simplemente un sujeto que se está poniendo calvo y que se porta como si tuviera 20 años.

-¿Elegiste deliberadamente trabajar con destacadas mujeres jóvenes, y producir películas y series encabezadas por mujeres?

-No estoy seguro. No sé si fue una elección inconsciente o si simplemente tuve la suerte de conocer a personas como Lena (Dunham), Kristin Wiig, Annie Mumolo, Jenni Konner y Amy Schumer. Mi esposa (N.deR.: la actriz Leslie Mann) siempre dijo que muchos guiones eran muy flojos para las mujeres y que sentía que las personas no hacían el mismo esfuerzo para tener personajes femeninos tridimensionales. Entonces la idea de que ese trabajo no era suficientemente sólido y de que las personas querían grandes historias protagonizadas por mujeres o escritas y dirigidas por mujeres, está en mi cabeza desde hace mucho tiempo. Tal vez esa idea haya quedado fermentando en algún rincón de mi mente. A Schumer la oí en la radio y pensé que quería que hiciera una película. En cuanto a Lena, simplemente me gustó Tiny Furniture. No dije: "Ah, sería genial trabajar en una película sobre una protagonista mujer". Solo pensé: "¿Quién fue la persona que hizo eso? Me gustaría colaborar con ella".

-¿En qué creés que Girls fue radical representando a la mujer?

-Creo que algunos aspectos de la presentación de la sexualidad son innovadores y Lena tuvo el coraje de mostrar cuestiones de las relaciones que las personas no suelen abordar. Ha sido muy interesante explorar eso, porque es un área muy amplia si no tenés que censurarte. Mi hija de 18 años dice que le gustaría ser como Lena Dunham; quiere escribir, dirigir, actuar. No sé si hace diez años había mucha gente a quien una chica pudiera mirar y decir: "ah, podría tener esa carrera", como Tina Fey, Amy Poehler o Jill Soloway. Creo que ella va a estudiar artes, guión, teatro, dirección. Hay toda una nueva generación que piensa "Yo puedo hacer eso" y Lena es un ejemplo real de que eso es posible. Mucha gente está estudiando en escuelas de cine; muchas mujeres se están formando en esa área y eso no sucedía hace diez años.

Shoshanna, Hannah, Marnie y Jessa, las cuatro protagonistas de <i>Girls.</i>
Shoshanna, Hannah, Marnie y Jessa, las cuatro protagonistas de Girls.

-¿Hay alguna diferencia en el tipo de comedia que hacen las mujeres?

-Creo que no, en mi cabeza no hay diferencia. Cuando las mujeres son graciosas en Girls, todavía tiene que ver con la inseguridad, con el intento por descubrir quiénes son y con lidiar con los obstáculos en el camino. Pero nunca separaría eso por el sexo. Lena siempre va a decir lo que es verdadero para ella y cómo ve a los personajes, entonces no soy el árbitro final de esas elecciones.

-Lena tiene un estilo claro. ¿Cuál es el secreto de producir, dirigir y crear sin dejar de lado la propia voz?

-Es como una banda de rock. Funciona o no funciona. Es difícil explicar por qué Lena, Jenni Konner (productora de Girls) y yo nos llevamos bien y tenemos una manera parecida de ver las cosas. Parte de eso tiene que ver con el hecho de que Lena tenga una visión tan clara y sólida; también se trata de hacer preguntas difíciles e ir llenado los agujeros, haciendo contribuciones sobre lo que ya viví o lo que entiendo. Pero ella hace la parte más pesada y solo ayudás a que salga adelante. Tenemos un excelente equipo, pero Lena es como una luz que brilla en lo que hacemos. Por algún motivo siempre estuvimos en el mismo territorio. Hay momentos en que debo parar y pensar en lo que quiere hacer. Cosas del tipo: "Ah, ¿querés un capítulo entero en que conocés a un sujeto, tenés sexo con él inmediatamente, y después te quedás en su casa todo el día y te obsesionás por él? Ok, explicame la parte emocional de todo eso y qué estás queriendo decir". Entonces respiro hondo e intento ver si puedo ser útil en algo.

-¿Cómo sabés cuándo es el momento de terminar la serie?

-Recuerdo que cuando hacíamos The Larry Sanders Show, un día estábamos en la sala del guionista y Gary (Shandling, el creador) giró hacia mí y me preguntó: "¿Creés que podemos hacer una temporada más?". Y yo le contesté: "No". Hay un momento en la vida de una serie en la que entendés que si empezás a planificar el final no te vas a quemar ni a abusar del público. Existe un final natural, es como cuando estás llegando al fin de tus 20 años. Para mí es terriblemente triste, no tengo ganas de terminar la serie. No soy defensor de la idea de terminar, y me pongo muy triste de pensar que ya no tendré las charlas por teléfono con Lena ni los guiones llegando por mail.

-Girls parece ser fruto de una era post-recesión en la que varios personajes se esfuerzan por tener una profesión creativa. Hoy sos muy exitoso. ¿Tu relación con el proceso de creación cambió cuando te estabilizaste en él?

-Siempre es difícil conseguir un trabajo cuando terminás Secundaria o Facultad. Siempre parece un mundo post-recesión cuando intentás pagar tu primer alquiler. Trabajé gratuitamente para HBO uno o dos años, después ganaba 200 dólares por semana haciendo stand up de noche, podía llegar a ganar 300 dólares por semana y mi alquiler era de 425 dólares por mes. Es una etapa de la vida en la que estás intentando hacer lo que querés y no trabajar muchas horas en lo que odiás. Pero no empezamos la serie en una etapa post-recesión. Girls es sobre personas creativas que no quieren tener trabajos pesados. Se esfuerzan para tener la vida que soñaron y no están felices trabajando en un café; tienen esperanza de conseguir un trabajo mágico. Hoy todos tienen un Instagram increíble y creen que harán una gran carrera haciendo cosas muy divertidas. Muchos lo logran y muchos tienen que trabajar duro.

-¿Qué aprendiste sobre las mujeres trabajando en Girls?

-Probablemente no mucho. De manera general, creo que la vida es una batalla. En mi cabeza, todos enfrentamos obstáculos para ser felices, para enamorarnos y tener buenas relaciones. No separo eso por género. Tengo mi versión masculina para la mayor parte de las cosas que la serie discute y que Lena expone. Entonces eso me hace pensar que esos problemas son universales. Los detalles sobre cómo las mujeres se comunican son distintos. Tengo una hija de 13 años y otra de 18, y mi mujer. Básicamente, estoy casado con tres edades de la misma mujer y ellas se comunican de una manera muy diferente que los hombres. Charlamos mucho sobre las amistades femeninas en la serie y sobre qué las hace tan complicadas. Lo que es distinto a sujetos callados y tontos. Nunca tuve una charla profunda con mis amigos del colegio. Íbamos al cine, al shopping, hablábamos de las chicas que nos gustaban, nada más. Mis dos hijas pueden estar cinco horas conversando con sus amigas sobre todos los matices de un conflicto, cómo cada persona se comportó, si alguien hizo algo equivocado; es súper dramático. Con mis amigos éramos alienados. Es más fácil ser un sujeto burro.

Junto a su esposa, la actriz Leslie Mann, y sus dos hijas.
Junto a su esposa, la actriz Leslie Mann, y sus dos hijas.

-¿Una serie como Girls y una película como Esta chica es un desastre hubieran sido posibles hace una década, en lo que refiere específicamente al abordaje de la sexualidad femenina? ¿Te aterra como padre de chicas adolescentes?

-Todo me aterra con mis hijas. No hay ningún aspecto de su vida que no me aterre hoy. Me aterra, por ejemplo, pensar que mi hija puede no entender el trabajo de ciencias. Creo que Lena hizo algo que las personas no eran capaces de hacer, que fue romper el estándar y mostrar la sexualidad humana de manera muy realista. Y logró hacerlo con humor, nadie había entrado en esa línea antes. La serie abrió un nuevo espacio para hablar sobre momentos íntimos que, en general, son ocultados, para oír sobre ellos en el desayuno. Fue genial. Podés verlo en varias series que vinieron después, porque las personas sienten que ahora pueden hacerlo.

-Estás trabajando en un proyecto con Andrew Rannells (Elijah en Girls).

-Todavía es temprano para hablar de eso, pero amo a Andrew y me gustaría seguir trabajando con él. Ésta es una gran temporada porque depende mucho de él. Hay una gran historia para él.

-En tu juventud, cuando pensabas qué querías hacer en términos de profesión creativa, ¿quiénes fueron tus influencias en comedia?

-Quería ser un comediante de stand up, no quería hacer nada de eso. Simplemente las cosas fueron sucediendo. En esa época veía a comediantes como Lenny Bruce, George Carlin, Jerry Seinfeld. No veía películas pensando que un día iba a escribir para el cine o a hacer películas. Me gustaba el cine, pero no pensaba "ese ángulo es interesante, un día voy a acordarme de él". Me encantaban Barry Levinson, James Brooks, Cameron Crowe, Mel Brooks.

Con Lena Dunham cuando <i>Girls </i>y ella ganaron el Globo de Oro.
Con Lena Dunham cuando Girls y ella ganaron el Globo de Oro.

-¿Cómo empezó esta historia?

-Estaba haciendo comedia stand up y pagaba mis cuentas escribiendo chistes para otros. Poco a poco esas personas fueron ganando espacio en la TV, se hicieron famosas, decidieron hacer una película y me pidieron que las ayudara. Entonces me di cuenta de que eso era mejor que el stand up. Aunque en el último año y medio hice stand up para divertirme. Me presenté en el Carnegie Hall en noviembre y fue divertido volver a hacerlo, ahora sin la presión de tener que pagar las cuentas.

-¿Tus personajes se ponen más sensatos a medida que envejecés?

-Espero que no porque perdería la gracia. Siempre voy a crear personajes que son un desastre. Personas prolijitas no son graciosas. No queremos verlas en las películas. Las queremos en la vida, no en la pantalla.

-Tenés un libro de charlas con comediantes. ¿Harás otros?

-Creo que voy a hacer otro, pero con directores, actores y músicos, además de con comediantes. Estaba conversando con David Milch, que hizo Deadwood y Policías de Nueva York. Charlé con Adam McKay antes. Siempre siento que tengo algo para aprender. Me encanta hacer preguntas que sería extraño hacer si solo te encontrás con la persona para almorzar. Es una excyusa para interrogar a una persona e intentar aprender algo, e inspirarte.

-¿Qué te inspira ahora?

-No lo sé. Soy del tipo que se inspira en el momento. Es una sensación extraña, soy medio apagado por dentro. Estoy entusiasmado de trabajar y contribuir para la última temporada de Girls, es lo más importante. Pero además no tengo otras ideas. No soy un tipo que tiene veinte ideas de películas anotadas, no tengo nada anotado. Entonces espero que algo se me ocurra.

Ligeramente embarazada

Dirigió a Katherine Heigl y Seth Rogen como una pareja ocasional que decide afrontar junta un embarazo.

Una comedia sobre la paternidad y el compromiso.
Una comedia sobre la paternidad y el compromiso.

This is 40

Acá dirige a su esposa, Leslie Mann, y a Paul Rudd, como pareja de cuarentones que atraviesa dificultades.

Una pareja haciendo frente a los problemas de la mediana edad.
Una pareja haciendo frente a los problemas de la mediana edad.

Esta chica es un desastre

Con la comediante del momento, Amy Schumer, en la piel de una mujer que vive sin ataduras sentimentales.

Su más reciente comedia como director.
Su más reciente comedia como director.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error