NOVEDAD

Fútbol País: Fabián Bertolini y Edward Piñón en radios públicas

La dupla de relator y comentarista se instaló en las radios públicas (Uruguay y Emisora del Sur) y con ellos volvieron las tradicionales transmisiones deportivas a las emisoras del Estado. 

Edward Piñón.
Fabián Bertolini y Edward Piñón. Foto: Francisco Flores

Fabián Bertolini es la voz y el líder de Vamos que vamos, el equipo deportivo que desembarcó en las radios públicas para las transmisiones de fútbol. Comenzaron en agosto con el “clásico de la niebla” y en pocas semanas han logrado imponer su estilo de relato en cada vez más oyentes, principalmente en el Interior a donde no llegan otras emisoras.

“Radio Uruguay (1050 AM) y Emisora del Sur (94.7 FM) son la cabeza de la cadena de radios más grande del país. Porque tiene 19 radios en cada uno de los departamentos. Llegamos a todos lados, incluso a los pueblos más chicos y lejanos de Montevideo”, asegura Bertolini, de 36 años.

El comentarista Edward Piñón reafirma la idea. “Desde los lugares más recónditos, nos llegan muchos mensajes de personas agradecidas de que estemos haciendo transmisiones de fútbol. Eso genera un vínculo y una fidelidad con el oyente que queremos seguir fortaleciendo. Entrar en el mercado montevideano, con toda la competencia que hay, nos va a llevar un tiempo más, pero hoy por hoy, a tres meses de haber empezado, estamos muy satisfechos con la cobertura que logramos”.

Con pasado como relator en Sport 890 y Carve, Bertolini cuenta los orígenes del proyecto.

Desde hacía tiempo maduraba la idea de encabezar un equipo de transmisión deportiva. El periodista, que también estaba dedicado a la información general en Radio Monte Carlo, fundó el programa Vamos que vamos primero en la 1010 AM. “Yo les decía a los compañeros que aún en este momento de crisis (por la pandemia) íbamos a encontrar un hueco para hacer las transmisiones”.

Luego hizo un primer contacto con Gerardo Sotelo, director del Servicio de comunicación audiovisual nacional (Secan), y la idea abstracta fue encontrando su lugar en las radios públicas.

La gran novedad fue el formato de acuerdo. Bertolini y su equipo de nueve colaboradores no son empleados ni contratados por los medios públicos, sino que trabajan bajo la modalidad de coproducción. Es decir que la publicidad en las transmisiones de Vamos que vamos es la que sustenta el acuerdo. “A la radio le sale cero peso el producto”, asegura Bertolini.

Comercialmente, el relator valora la experiencia como positiva. Y agrega: “En el equipo de Vamos que vamos, nadie trabaja gratis. En tiempos en que el periodista deportivo está ninguneado y desvalorizado, en nuestro equipo cada uno trabaja por un sueldo”.

Definiciones. Una vez rubricado el acuerdo, Bertolini y Sotelo comenzaron a delinear el equipo para las transmisiones. “Yo quería respetar a quienes trabajaban conmigo en Vamos que vamos: Gonzalo Bazal, Nicolás Pirri, Oscar Cross se sumaron. Luego pudimos traer a Karen Todoroff, no por cuota femenina sino por profesionalismo”, cuenta Bertolini.

Quedaba por definir la figura clave del comentarista. “Me parecía bien respetar a quienes estaban en la radio”, cuenta y revela que la primera opción fue la de Mario Bardanca, quien tiene el programa Derechos exclusivos en Radio Uruguay.

Sin embargo, el periodista desistió del proyecto. “Por diferentes circunstancias, Mario entendía que no era el momento de sumarse”, revela Bertolini. Al otro día, llamaron a Piñón, con quien había trabajado en Carve y en 1010 AM.

Bajo el lema “el fútbol país”, las transmisiones comenzaron a rodar en las radios públicas con la dupla Bertolini - Piñón y equipo. “Después de mucho tiempo en que había algunas transmisiones, la idea era volver a hacer transmisiones convencionales de fútbol con un alcance nacional en las radios públicas”, dice Bertolini.

En principio, el equipo transmite los partidos de Peñarol, Nacional y la selección uruguaya. “La idea para el año próximo es abarcar más partidos”, cuenta el relator en referencia a los equipos llamados “menores” y también encuentros de OFI.

Piñón también revela la idea de hacer transmisiones desde el Interior del país. “Queremos realmente un fútbol para todo el país y no solo montevideano”, dice.

“Vamos que vamos es una frase que la impone el maestro Tabárez. Todo el mundo la asocia a lo deportivo, pero según él mismo contó, se la dijo una persona cuando él estaba saliendo de un sanatorio. Su hermano estaba internado. Luego, el entrenador fue al Complejo Celeste, la dijo y el Ruso Pérez la toma como propia. Ahí empieza a utilizarse. Así que está vinculada al deporte y a la selección, pero también es fuerza, sacrificio, resiliencia. No es fácil hoy emprender. Genera incertidumbre y miedo. Pero nosotros tenemos hambre y queremos seguir adelante”, asegura Bertolini.

En cuanto a los estilos, Bertolini se define como un relator con toques tradicionales. Piñón añade: “Va a ser el mejor relator del Uruguay por destrozo. Tiene una voz impresionante y su grito de gol es inigualable. Nadie alcanza ese registro”, asegura.

El comentarista dice que su opinión puede ser punzante si amerita, aunque no tiene intenciones de ser “verdugo” de jugadores o entrenadores. “En el fondo, el fútbol es un entretenimiento. A nadie le va la vida o la muerte en un partido, aunque pierda 14 a 0”.

Polémica. La llegada de las transmisiones deportivas de Vamos que vamos sacudió en su momento la grilla de fin de semana de Radio Uruguay en cuanto a esa hora se emite el programa Deportivo Uruguay, un ciclo que no continuará en 2021.

“Es una propuesta diferente, muy válida y con buenos profesionales”, dice Bertolini sobre el programa encabezado por Rómulo Martínez Chenlo.

“Nosotros tenemos vocación periodística y deportiva. No tenemos otro interés, vínculo o defensa de ninguna cosa”, complementa Piñón.

“No hay política”, interviene Bertolini. “¿En un medio público qué se suele buscar? Un contrato. En momentos en que los medios privados están mal, un medio público te da tranquilidad. Hubiese sido fácil ir por ese camino. Pero no fue lo que nosotros buscamos. Buscamos profesionalmente encarar una tarea de transmisión de fútbol que se autosustente. La sustentabilidad económica también te permite la independencia de pensamiento. Con un contrato quedás ligado a un poder de turno, que es lo que no queremos. Hoy tenemos libertad absoluta, nos alientan a eso. Pero sabemos que esto puede durar muchos años o no”, complementa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error