ENTREVISTA

La FM Mundial: Del Sol después de Rusia

El equipo de la 99.5 cerró una cobertura del Mundial con 10 enviados que tenían presencia a lo largo de toda la programación. Iñaki Abadie y Jorge Piñeyrúa, gestores de la emisora, quedaron satisfechos con la apuesta, que implicó la inversión más fuerte en material radial para la cobertura de Rusia.

Rafa Cotelo, Jorge Piñeyrúa e Iñakie Abadie. Foto: Marcelo Bonjour
Rafa Cotelo, Jorge Piñeyrúa e Iñaki Abadie. Foto: Marcelo Bonjour

“Nos encanta la radio y lo hicimos para sacarnos el gusto”, asegura El Piñe. También se refieren a la adquisición de una nueva emisora: Latina FM (103.7), una señal principalmente musical, con temas en español y para todas las generaciones y de los desafíos de un medio tradicional en tiempos de plataformas y redes sociales.

—¿Qué les dejó la cobertura en Rusia?

—(Abadie) Fuimos con un equipazo. Viajaron Carlos Tanco, Rafa Cotelo, Pablo Fabregat, el Profe Piñeyrúa, Álvaro González Márquez y Maxi Pérez, quien terminó siendo la figura del Mundial en Del Sol. Viajó como productor por La guitarrita y terminó repopularizando un tema de aliento a la selección con el "Hay algo que sigue vivo".

—¿Cómo surgió esa versión?

—(Abadie) En el avión de ida, para embromar al Profe Piñeyrúa. que era el mayor del grupo, Maxi Pérez le empezó a cantar desde atrás: "Hay algo que sigue vivo" con su tono grave característico. Y todos los pasajeros empezaron a cantar y ahí dijeron: "acá hay algo". Quizás la gente no lo sabe, pero Maxi Pérez es cantante. Integró el coro de Jaime Roos, por ejemplo. Y lo que hizo en el Mundial fue un golazo.

—(Piñeyrúa) Lo que nosotros queríamos era que fuera Del Sol "la radio del mundial". Más allá de 13 a 0, que es nuestro programa deportivo, la presencia fuera permanente, a lo largo de toda la programación. Siento que se escuchó mucho y además, los enviados pasaron bien allá. Y encima, metimos ese golazo con Maxi Pérez. Fue la canción de la hinchada. Termina siendo el protagonista el tipo que menos te imaginás. Los jugadores se colgaron a cantar con él, también Emiliano Brancciari (de No Te Va Gustar), el coro de niños del Sodre. Hicimos un video para las redes con eso. Sonaba en los estadios el tema.

—¿Te quedaste con ganas de ir?

—(Piñeyrúa) No, ya tenía asumido que no iba. Mi rol estaba acá. La envidia sana me dio cuando vi que estaban todos allá comiendo un asado con Pichu Straneo en la casa que habíamos alquilado en Moscú. Estaba mi padre, el enano (Delgado), Iñaki... y yo estaba en mi casa, solo, cuidando a las nenas...

—En tu caso, Iñaki, fuiste pero no estaba previsto...

—(Abadie) No, después del primer partido de Uruguay ante Egipto, Rafa (Cotelo) entrevistó a Luis Suárez y le preguntó: "¿Y el peladito?" Ahí me dije: tengo que ir. No hay mejor excusa. Eso fue un viernes y el domingo estaba tomando el avión. El siguiente partido lo ganamos 1 a 0 con gol de Suárez.

—¿Cómo fue el proceso previo de producción?

—(Abadie) Rafa se encargó de la producción. Alquiló la casa que terminó siendo célebre: "El palacio de lambriz". Ahí no solo convivíamos todos, sino que se montó un estudio porque salíamos todo el tiempo desde Rusia. Con el concepto de una sola radio. todos salían en todos los programas.

—(Piñeyrúa) Para mí fue la síntesis de lo que tenemos como eslogan, que es "una sola radio". Fue decir: "Vamos al mundial y vamos a clavarla en el ángulo". Nos sacamos el gusto.

—¿Qué creen que le faltó al Mundial?

—(Piñeyrúa) Un partido más ganado por Uruguay y era un golazo. A pesar de eso, quedó una muy buena imagen de la campaña de la selección. Acá había una eufuria muy grande.

—¿Qué te pareció Rusia?

—(Abadie) Me fascinó. Iba con un prejuicio sobre una personalidad un poco tosca o mala onda de la gente. Al contrario: eran muy sociables todos. La barrera idiomática era grande pero la gente encantadora. Nadie habla otra cosa que no sea ruso. Los menús no tenían ni foto. Era todo con señas y mímica. Después, como país es impresionante, los destinos, los monumentos... todo.

—¿Cómo se organizaron en lo cotidiano?

—(Abadie) Las órdenes que mandó Jorge eran muy estrictas, porque es muy cuidado con los viáticos (risas). Fuera de broma, la conviencia en el "palacio de lambriz" fue espectacular. Todos los días se designaba a quien hacía las compras. Había un equipo que cocinaba, otros lavaban la casa, otros la ropa. Yo era el que menos hacía porque llegué con el grupo armado. Tanco, Delgado y Rafa cocinaban. El Profe lavaba mucho. Se esperaba mucho a que todos terminaran para cenar juntos. A Pablito Fabregat, que muchas veces tenía salidas hasta tarde para canal 12, lo esperábamos con el plato de comida. Era una gran familia.

—(Piñeyrúa) A mí lo que me sorprendió que todos volvieron contentos. Con una convivencia de tanto tiempo, pueden pasar dos cosas: o te peleas para toda la vida o terminás de recontra amigo. Y eso último es lo que pasó. Además, era un laburo complicado, con viajes largos y una diferencia de horario muy grande.

—A nivel de ténico de comunicación, ¿fue un desafío salir todo el tiempo desde Rusia?

—(Abadie) Sí y por suerte lo resolvimos muy bien. Daniel Podestá, José Benitez y Germán Osorio, del equipo técnico, trabajaron con mucha antelación para que la señal llegara en óptimas condiciones. También hubo mucho soporte desde Montevideo con Federico Reboledo y Marcos Silva, en la producción. Eran los que recepcionaban desde allá. Fue un mes intenso.

—Y a nivel de inversión...

—(Abadie) Fue una apuesta grande. Pero por suerte nos fue bien comercialmente.

—(Piñeyrúa) Tampoco lo hicimos como negocio. A nosotros nos encanta hacer radio y lo hicimos para sacarnos el gusto. Claro que somos parte de una empresa y es importante para nosotros no perder. Pero el aspecto económico no era la prioridad, sino el contenido. Creo que eso nos dio el plus.

Latina, nuevo proyecto.

Del Sol FM sumó hace un año una nueva emisora para su gestión. Se trata de Latina FM (103.7), una radio fundamentalmente musical pero con varios programas y figuras en su grilla.

—¿Qué proyectos tienen para Latina FM?

—(Abadie) La radio funciona muy bien con música y con varios programas. En la mañana está Valeria Maraffi, Natalia Larrosa y a Bruno Carballo los fines de semana. En la última medición de audiencia le fue muy bien. Ahora sumanos una nueva figura que es Mery Deal. Ella hace el Ranking Latina todos los fines de semana. Ese fue el primer paso que dimos en cuanto a incorporaciones. Estamos muy contentos con su aporte. Es una figura joven con mucha llegada en redes.

—(Piñeyrúa) También renovamos la página. Latina es una radio que anda muy bien. Obviamente queremos potenciarla pero es una radio que ya está muy bien posicionada. Apuesta a un público de muchas generaciones. La música es toda en español desde lo que está de moda a temas clásicos. Luciano Pereyra está primero en el ranking, por ejemplo. Es variada.

—(Abadie) Es una radio para todo público. Estamos muy contentos porque es otro desafío incorporar otra radio.

—La programación de Del Sol implicó una apuesta muy fuerte, seguramente la más importante del último tiempo, en el medio. ¿Cómo evalúan al medio radial en tiempos donde se multiplican las plataformas de entretenimiento?

—(Abadie) Creo que el medio tiene larga vida. En nuestro caso, estamos muy contentos. Es cierto que la gente tiene más opciones, pero el diferencial nuestro es un gran equipo de gente de radio. Tenemos a los mejores comunicadores al aire apoyados con un gran equipo en el área digital para hacer llegar a todos los contenidos. La gente va a seguir consumiento los medios, lo que tenemos que cambiar es el delivery, la forma en la que llegamos. En nuestro caso, desarrollamos el sitio y tenemos mucha presencia en las redes. De inmediato, volcamos nuestros contenidos en las redes y con un formato adaptado a ese lenguaje.

—¿Qué creen que le falta a Del Sol?

—(Piñeyrúa) Tenemos un gran equipo a lo largo de toda la programación. Ahora lanzamos un programa nuevo con Diego González (Ciudad paraíso) que va a ir los viernes de 21:00 a 00:00. Y no nos quedan casi huecos. Hay radios colegas que están haciendo buenas cosas, pero nosotros creo que llegamos a altísimo nivel.No lo digo por mí, sino por mis compañeros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)