ENTREVISTA

Flavio Bonavena se refiere una vieja diferencia con Mario Uberti: "Ojalá podamos aclararlo"

El periodista especializado en automovilismo, relator en Tenfield y por años de la Fórmula 1 en Canal 4, repasa su carrera y habla de un "malentendido" con su exjefe.

Flavio Bonavena
Flavio Bonavena

—Se inició en el automovilismo como piloto, ¿en qué momento pasó a los medios?

—En 1991. A poco de dejar de correr, surgió una oportunidad. Antonio Pippo me convocó para lo que en ese momento era Reporte SNS, en Canal 5. Allí me encontré con seres humanos extraordinarios, como Fernando ViIar, Silvia Pérez, Mónica Willengton, Rosario Castillo, Claudia García... Entré con ellos, todos periodistas de primer nivel.

—¿Fue algo sorpresivo o le gustaba la comunicación?

—Me gustaba. En las carreras siempre me fijaba luego cómo hacían su trabajo los periodistas. Cuando veía carreras por televisión me fijaba siempre en los comentarios y las posturas de los comunicadores. Después, ya en el ejercicio me empezó a agostar y abracé esta profesión como abracé al automovilismo cuando corría. Para mí, cuando se enciende la cámara, es lo mismo que el semáforo de la largada en las carreras.

—¿Considera que haber sido piloto le da un plus como comunicador?

—Puede ser. Se sabe lo que siente al estar en el auto; la alegría cuando las cosas salen o la frustración en el momento en que no salen. Si bien es un deporte de equipo, al mismo tiempo es muy egoísta. Porque durante la carrera uno está solo ahí.

—Hubo unos años muy notorios en su carrera cuando relataba la Fórmula 1 en las transmisiones de Canal 4...

—Sí, en el año 1994 Mario Uberti me invitó a participar de las carreras de Fórmula 1. Para mí, fue como jugar en primera. En un momento en que no había TV cable, ni You Tube o redes sociales, nosotros éramos el medio para que la gente vieras las carreras. Recuerdo que a través de Canal 3 de Colonia, en La Plata (Buenos Aires) teníamos muchos seguidores televidentes. Porque en Argentina no se pasaban las carreras en directo. En lo personal fue un orgullo porque que el mejor periodista deportivo del país, como Mario Uberti, me convocara me dio una proyección increíble.

—¿Conserva el vínculo con Mario Uberti?

—Él está retirado. Y hubo un episodio que nunca pudimos aclarar y quizás sea momento de hacerlo. En 2008 se terminó el acuerdo entre la Asociación uruguaya de volantes (AUVO) y Canal 4 para la transmisión de las carreras desde El Pinar y al año siguiente comienza Tenfield. En ese momento, el presidente de AUVO era un gran amigo mío y Mario pensó yo había convencido a AUVO y a Tenfield de que hiciera el acuerdo por los derechos. Se equivocó y nunca lo pudimos hablar. La realidad es que yo no tenía acceso a las directivas y no tuvo nada que ver con la negociación. Pero él se molestó conmigo. Dios quiera que un día podamos hablarlo y aclararlo. Ha pasado el tiempo y todo lo que pienso de Mario lo pienso más allá de este malentendido. Yo creo que ha sido el mejor periodista deportivo del país, el más completo por lejos. Y además, le estoy agradecido por la oportunidad que me dio, como le agradezco a Antonio Pippo, a Tenfield y a todos los que me dieron oportunidades de trabajar.

—Pero también es cierto que en 2009 cuando comenzó Tenfield con el automovilismo, te convocaron para los relatos...

—Sí, pero la primera carrera era el domingo y a mí me llamaron el viernes. El acuerdo ya estaba cerrado. No tuve nada que ver con la gestación del acuerdo, como equivocadamente pensó Mario. Repito: ojalá podamos aclararlo. A veces el tiempo ayuda en estas cosas y han pasado varios años. Estamos más grandes.

—Además, tienen un estilo similar de comunicar...

—Sí. El eslogan de sus programas era “con el estilo de Mario Uberti”. Yo tengo ese estilo: la pronunciación, la postura... es lo que yo tuvo como referencia. Estuvimos juntos desde 1994 a 2008.

—Luego de un impasse, volviste a Tenfield para los relatos de las carreras.

—Sí, hubo dos etapas. Desde 2009 a 2017 y no estuve en 2018 y 2019. En esos años, Tenfield deja el automovilismo y es AUVO quien asume la producción y arrienda la pantalla a VTV. En ese tiempo, la directiva entendió que yo no era la persona, lo que es muy respetable. En 2020 hubo un cambio de directiva y luego de un acuerdo de coproducción con Tenfield me volvieron a convocar. Por suerte se acordaron de mí. Lo más lindo fueron las expresiones de afecto de muchas personas del ambiente y simpatizantes del deporte. Además, estoy en Pasión noticias los lunes y viernes y sigo con mi programa de radio, en 1010 AM. La hora clásica del automovilismo, de 12:00 a 13:00, comenzó en 2008 y seguimos. En Radio Cero estoy desde 2008 también, con Fernando Vilar en De primera mano.

—El 2020 fue un año muy especial por la pandemia. ¿Cómo se vivió a nivel del automovilismo local?

—Los campeonatos terminaron, aunque de forma más abreviada. Para mí, pasamos de gran incertidumbre a una extraordinaria temporada de automovilismo. En cuatro o cinco meses todas los campeonatos nacionales se plasmaron de buena forma. Si esta es la plataforma para el 2021, podríamos decir que es extraordinaria. El automovilismo cumplió con sus protocolos y comenzó a correr.

—¿Extraña correr?

—A veces uno siente un motorcito y dan ganas... Pero no. Diría que es una etapa que pasó. Le puse mucha pasión con mi familia, con mi padre que me fabricaba los autos, pero ahí quedó, en muy buenos recuerdos. También tuve una etapa muy linda como docente. Estuve al frente de una escuela de karting de la que salieron grandes pilotos, como Fernando Rama, Ignacio Moreira, entre otros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error