Entrevista

Fabiana Leis, la secretaria del verano

La funcionaria de Presidencia de la República valora el 2014 como el mejor año de su carrera en los medios. Fue tapa de varias revistas internacionales y su fama crece en Chile, Brasil y otros países de la región.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fabiana Leis

FOTOS: BRIAN H.C.

—¿Qué balance hacés de 2014?

—Fue un gran año. Estoy muy contenta y agradecida con mucha gente que me dio la posibilidad de haberme hecho conocida a nivel mundial. Para mí fue un sueño verme en tapas de revistas internacionales como Interviú, Status en Brasil, Noticias en Argentina. También me convocaron de varios programas de TV en Chile. Me llamaron incluso para participar de la Teletón pero no pude. No los pude acompañar pero fue un honor que me hayan convocado.

—¿Sentís que sos más convocada en el exterior que en Uruguay?, ¿hay diferencias?

—Es diferente. Es una cuestión de mercado. Por ejemplo, yo sigo esperando alguna propuesta interesante para hacer TV en nuestro país. Por ahora no se ha dado: parece que los canales no quieren apostar a nuevos talentos y siguen siempre los mismos. Está bien. Yo sigo esperando. Mi lugar vendrá en algún momento.

—¿Tuviste proyectos? ¿Cuál fue la instancia en que estuviste más cerca de ingresar a la pantalla?

—El año pasado me convocaron para integrar el Garage TV, de Canal 10. La producción había decidido hacer un cambio en el programa. Conversamos pero luego decidieron dar marcha atrás y me ofrecieron ser notera, lo que no habíamos hablado en un principio y les dije que no. Busco otra cosa. También hice el casting para el programa de Maxi en Teledoce, pero eran jornadas muy largas de grabación y se me hacía incompatible con mi trabajo en Presidencia.

—¿La repercusión internacional de la que hablabas se tradujo también en lo económico?

—Sí, gracias a Dios pude cambiar por segunda vez el auto. En Chile, por ejemplo, los pagos son otros y te tratan como una estrella. Cuando fui me pusieron cinco guardias de seguridad y una camioneta blindada.

—En su momento, Presidencia sacó un comunicado rechazando que fueras la secretaria de José Mujica y que no tenías ningún contacto con él, ¿tuviste problemas en el trabajo?

—No, fue solo ese comunicado que no entendí mucho. Yo nunca dije que era la secretaria de Mujica, así que no había nada qué aclarar. Llevo 13 años trabajando en Presidencia y soy funcionaria de carrera, no política. Ahora viene Tabaré Vázquez y seguiré en funciones. Lo de "secretaria de Mujica" lo tomó la prensa y a mí me sirvió, no puedo negarlo, pero no lo soy. Nunca lo dije ni lo diré.

—¿Has pensado en irte de Uruguay en algún momento?

—No, no sé si podría. Soy muy apegada a mi familia. No quiero dejar mi trabajo y tampoco ha surgido una propuesta concreta en el exterior que implique mudarme.

—Se dijo que estás negociando una tapa con la revista Playboy, ¿es así?

—Sí, hay un ofrecimiento de Playboy Brasil. Tenemos una reunión en estos días y veremos si nos ponemos de acuerdo.

—¿Cuál es tu límite a la hora de la exhibición?

—El desnudo frontal, mostrando partes púbicas nunca lo haría. Ni que me ofrezcan todo el dinero del mundo. Lo demás es negociable, pero ese límite es sagrado porque no está bueno ser siempre (y solo eso) una bomba sexy. Lo que pasa por lo general con las chicas en el medio es que se exponen y luego van perfilando hacia otro lugar. No está bueno ser solo un cuerpo, sino demostrar que podés hacer otros trabajos. Desfilar, conducir, actuar.

—¿Qué vas a hacer este verano?

—Vamos a estar haciendo muchos desfiles con Fernando Cristino. Y tenemos el proyecto de Alfombra Vip con Marcel Daset, de conducción y animación de eventos. Hacemos notas y stand up. Es una propuesta diferente para todo tipo de eventos.

—El año pasado hiciste muchas obras de teatro en Punta del Este...

—Sí, cinco obras en total; fui vedette y actriz. Me dejó una linda experiencia, pero fue muy sacrificado. Este año me propuse tomar menos trabajos pero dedicarme más a ellos. Además, la gente en los elencos a veces es complicada... hay roces. El teatro es hermoso pero hay que analizar muy bien la propuesta antes de aceptar.

Si no puede ver las fotos, haga click aquí.

—¿Cómo has visto en Uruguay las repercusiones de tu expansión internacional?

—Hay de todo. Hay gente contenta y otros no tanto, que dan palo. En los Iris, me tocó presentar un premio y mucha gente salió a criticarme. Yo trato de quedarme con lo positivo y la gente que me quiere y no darle espacio a lo otro. Aunque es difícil. Te mortificás bastante con las críticas.

—¿Cuánto duelen?

—No duelen. Me molesta el que critica porque no tiene nada para hacer. Cuando no son constructivos, sino destructivos.

—Hablando de los Iris, uno de los temas polémicos fue tu vestido...

—Era una fiesta de gala y quise estar a la altura. Había mucha gente que no estaba de gala. Yo trato de llevar lo mejor: puede gustar o no el modelo, puede ser un vestido tipo repollo, pero a mí no me importa. Yo lo elegí y me encantó. Óscar Álvarez, el diseñador, también pensaba que debía llevar otro, algo más al cuerpo. Pero ¿por qué Para mostrar un escote o las piernas, lo hago en las revistas. Para una fiesta de gala voy de gala. Era un vestido finísimo y los que no tienen nada qué hacer salieron a criticarlo. Y en la fiesta había mucha cosa Made in China, así que no critiquen.

—Clarisa Abreu fue una de las que te criticó...

—Clarisa es la típica chica que se está fijando en el trabajo del otro y siempre tira mala onda. Nunca recibí una crítica constructiva de ella. Yo si quiero criticar a Clarisa tengo un montón de cosas para decirle. Le diría: Clarisa, corazón, si vas a desfilar vestidos de fiesta no podés venir con un rodete en la cabeza como recién salida de la playa y unos zapatos con suela de corcho. Yo la vi y no lo podía creer. Pero esas son críticas constructivas, para que mejore. No de mala onda como ella. Lo que más me extraña es que es del Interior y en general son buena onda. Se ve que es la excepción.

—¿Cuál es tu situación sentimental?

—De eso prefiero no hablar. Estoy tranquila. Sola y tranquila.

—Te separaste hace unos meses, ¿nadie aprovechó para aparecer o reaparecer con alguna propuesta?

—De repente algún jugador de fútbol apareció escribiendo. Pero conmigo cero chance. No soy botinera y él es una persona casada.

—Hay rumores de que están saliendo con Facundo Ventura, hijo de Luis Ventura, ¿es así?

—No, con Facundo somos amigos y nada más. Nos conocimos hace unos años en Buenos Aires, en una fiesta de la revista Paparazzi. También conocí a su padre y tenemos una buena relación. Ahora está de vacaciones en Uruguay, nos encontramos y charlamos de la posibilidad de encaminar algún trabajo pero nada más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)