CORONAVIRUS

Emiliana Méndez, modelo uruguaya en Italia: "Vemos una luz al final del túnel"

La modelo uruguaya de 25 años se encuentra en Milán desde hace tres años. “Salgo con guantes y tapaboca y solo al jardín del edificio con mi perrita”, asegura. 

Emiliana Méndez.
Emiliana Méndez.

-Hace tres años estás radicada en Milán, ¿cómo llegaste a ese destino?

-Trabajo como modelo desde los 18 años con la agencia Valentino Bookings. De ahí me presenté a un concurso que se llama Elite Modelo Look, el cual gané. Fui a China a representar a Uruguay a nivel internacional. Ahí empezó mi carrera. Viajé por varios países: Argentina, India, Chile, China, entre otros. Después vine a Milán para probar suerte. Trabajé muy bien y me gustó muchísimo la cultura italiana. Me adapté muy bien porque tengo descendencia italiana. Por eso me quedé acá.

-¿Cuál es tu rutina habitual de trabajo como modelo?


-Mi rutina habitual en Italia es (o era) la de hacer muchos castings y de ahí voy viendo las opciones que tengo de trabajo. En estos tres años que llevo en Italia he trabajado muy bien, a pesar de la concurrencia que hay de modelos de otros países todo el tiempo. Tengo clientes fijos y otros que se van sumando de forma ocasional para campañas puntuales. Ha sido un poco vivir el día a día como modelo.

-Desde hace varias semanas, el país está afectado por coronavirus, ¿cuánto ha cambiado tu vida cotidiana y la de la ciudad?

-Mi vida y la de la ciudad cambió totalmente desde llegó el coronavirus. Desde el 20 de febrero se cancelaron los trabajos que tenía programados. Muchos clientes de otros países no querían trabajar con personas que estuvieran en Italia por miedo a los contagios. Cambió realmente mucho en mi trabajo.

Emiliana Méndez.
Emiliana Méndez.

-¿Conocés algún caso cercano? ¿Cómo estás experimentando el aislamiento?

-Desde hace 20 días estoy en cuarentena total, encerrada en mi casa, como todos los italianos. Está todo absolutamente cerrado, no hay personas por la calle, solo quienes van al supermercado y vuelven enseguida. Está la policía en la calle para controlar que la gente salga sin necesidad. Todo está desolado. Sobre los casos cercanos, lamentablemente conozco a varios, en especial amigos y familiares de mi marido que es italiano. Él tiene a toda su familia acá en Milán. Muchas personas de nuestro entorno se contagiaron y están mal. Tengo un amigo que está internado y es joven. No es verdad que los jóvenes no puedan tener complicaciones si se contagian. Hay muchos jóvenes comprometidos porque, según dicen, el virus ha mutado en Europa y ya no es el mismo que salió de China. De hecho, ayer nos avisaron que un chico de 32 años que trabajaba en el bar cerca de nuestra casa, falleció. Lamentablemente no pudo contra el virus.

-En tu caso particular, ¿qué temores y precauciones estás implementando?

-Temores no tengo pero sí mucho cuidado y conciencia social de quedarnos en casa para evitar que se siga propagando el virus. No he salido en estos 20 días de casa. Salgo solamente abajo de mi edificio, donde hay pequeño jardín cerrado, para llevar a mi perrita a que haga sus necesidades. Siempre ando con guantes y tapabocas. Hay tanta gente contagiada que no tiene síntomas y para evitar, salimos todos con tapabocas.

-¿En los comienzos de la crisis consideraste volver a Uruguay?

-Las fronteras están cerradas hace varios días. De todos modos, no pensé en salir del país ni volver a Uruguay porque me parecía que irme en un momento así, sabiendo que se puede portar el virus sin tener el virus sin síntomas. Mi papá, que vive en Uruguay, es enfermo pulmonar y por precaución nunca pensé en ir a Uruguay.

-Tu familia está en Uruguay, ¿cómo les transmitís tranquilidad?

-Aquí estoy con mi marido. El resto de mi familia está toda en Uruguay. Les transmito tranquilidad con contactos muy frecuentes pero también les digo tienen que ser conscientes de lo que está pasando. Que no cometan los mismos errores que cometimos acá. Hace tres semanas teníamos los mismos casos que en Uruguay y ahora suben a 50.000 y 6.000 muertos. Entonces es un tema sobre el que realmente hay que tomar conciencia de que tenemos que ayudarnos entre todos. Aislarnos y hacer la cuarentena preventiva es la única forma de frenar el virus.

-¿Qué mensaje te parece importante dar a Uruguay respecto a la pandemia en cuanto aquí ya se reportan decenas de casos?


-Un mensaje importante para Uruguay es que tomen conciencia de lo que está sucediendo; que la gente se informe de lo que sucede e Europa y lo que pasa en el mundo. Es fundamental. Las personas que puedan, estén en sus casas para que el virus no se propague. Los próximos días son cruciales para frenar el pico de contagios. Ese es el problema mayor. Que muchas personas se contagian al mismo tiempo y el sistema de salud se colapsa. En Uruguay, el sistema de salud no está preparando para una pandemia. Creo que con 100 pacientes de CTI adicionales al promedio ya colapsaría. Imaginen cuál sería el escenario si fueran mil o miles los que necesiten ingresar a terapia intensiva. No hay respiradores de última tecnología como existen en Italia. No hay que ser egoísta y pensar solo en uno mismo.

-¿Qué tan optimistas o pesimistas son los pronósticos en Italia sobre el futuro de la epidemia?

-Los pronósticos en Italia no son nada alentadores. Creen que el pico será la semana que viene. Y en el mismo lapso de tiempo tenemos más contagiados y muertos que en China. Los números de infectados, además, es menor al real. Muchas personas tienen tos y fiebre pero como no revisten gravedad, no les hacen el test. Porque los test no son infinitos. La verdad es que todo es muy preocupante. Esperemos que se salga pronto de esto.

-¿Cuáles son tus planes a largo plazo?


-Mis planes se vieron cancelados y por ahora queda solo esperar a que se solucione todo. Veremos qué sucederá más adelante para empezar todo de nuevo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados