LAURA RAFFO

La economía en la vida

Se formó en economía y a comienzos del año 2000 hizo sus primeras armas en los medios. Hoy, Laura Raffo se ha transformado en una de las voces más calificadas de la información y el análisis económico.El estilo llano y accesible que caracteriza su espacio en Telemundo y desde la época de Zona urbana es la esencia de “La economía al alcance de todos”, el libro de su autoría que va por la cuarta edición y que se alzó con el premio Bartolomé Hidalgo en la última feria del libro. En diálogo con Sábado Show, Raffo habla de su historia en los medios y de la felicidad por el éxito de su manual económico. “Mis hijos dicen que el Bartolomé Hidalgo es como un Oscar pero con una guitarra”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Laura Raffo. Foto: Matilde Campodónico

—¿Cuál fue el detonante para escribir el libro?

—Hacía tiempo que venía pensando en que quería tener algo más tangible de mis trabajos sobre economía. Empecé muy de chica, a 22 años en el diario El Observador y sentía que el trabajo en los medios, sea en prensa, radio o TV, al final parece muy efímero. Necesitaba consolidarlo de alguna forma. Esa idea me estaba rondando cuando un día me visitó Mariana Zabala, editora de Penguin Random House y me hizo la invitación para escribir un libro de economía. Por supuesto que le dije que sí. Y nos pusimos a trabajar en un manual que tuviera también historias como disparadoras de cada uno de los temas.

—En cuanto al proceso de escritura, ¿qué fue lo más difícil?

—Yo estoy muy acostumbrada a resumir porque en la TV siempre hay que ser sintético. En el desarrollo del libro muchas veces la primera versión parecía resumida de más. En el ida y vuelta con la editora, los temas iban creciendo. También en la parte narrativa a veces me trancaba. Fue un trabajo arduo pero me dio mucho placer.

—El libro va por su cuarta edición y se llevó el premio Bartolomé Hidalgo, ¿esperabas esa repercusión?

—Me imaginaba que iba a andar bien porque me tenía fe y me esforcé mucho. Pero no una repercusión de esta magnitud. Ayudó seguramente el año de publicación. Cuando hay bonanza, la economía interesa menos que en tiempos más críticos. Ahora que la gente ve que los sueldos no aumentan tanto y sube el desempleo, crece la avidez por estos temas.

—¿Es común que la gente se te acerque en la calle a formularte preguntas?

—Todo el tiempo y desde el libro más. Es impresionante lo que me sucede en la calle. "Che, ¡qué caro que está todo!" O "¿A cuánto va a estar el dólar?". También pasa algo muy singular con los comentarios y se puede ver una evolución: primero era "¿va a haber crisis?", luego vino el "che, ¡qué crisis hay!" y ahora: "¿Cuándo termina esta malaria?". Me divierten todos los comentarios y siempre respondo. Lo único que me pone incómoda es cuando me piden que asesore sobre cómo ahorrar o hacer inversiones. Es un tema muy personal; no me animo a dar consejos en la fila del supermercado.

—Te formaste en economía y en 2003 ingresaste a la TV con Zona urbana, ¿buscabas la proyección que tuviste luego como comunicadora?

—No, fue todo muy inconsciente. Yo empecé en Zona Urbana en 2003 porque el productor Iván Ibarra es amigo de mi hermano y buscaba a un periodista especializado en economía y me convocó. Él me conocía y sabía que era medio histriónica y que no me iba a dar vergüenza. Pero me contrató a mí como podía haber contratado a otro. Fueron tiempos muy divertidos. Nacho Álvarez me peleaba y dudaba de lo que yo le decía. Llamaba a otros periodistas para chequear lo que le decía. Hasta hoy nos reímos de eso.

—En estos años como analista, ¿has tenido algún tipo de enfrentamiento con autoridades?

—En general siempre me llevé bien. Pero cierta vez tuve una mala experiencia con el secretario de un ministro. Di una noticia económica y comenté: "Se están prendiendo luces de alerta en la economía". Al otro día recibí un mail de este funcionario que comenzaba así: "Laura, te tengo que dar un tirón de orejas..." ¿Te imaginás mi respuesta? Fue muy chocante. Seguramente haya sido cosa de él, no del ministro. No puedo decir quién es, pero no está ahora en funciones.

—¿Se viene un segundo libro?

—Tengo ganas pero lo escribiré el año que viene. Estoy pensando bien en el tema. Hay un interés grande de la gente en finanzas personales, ahorro, inversión. A lo mejor me vuelco hacia ese lado. Lo tendremos que definir y pensarlo bien.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)