presentan segundo hijo

Dinami-Rock

Hace cinco años que Federico ‘Dinamita’ Pereda se escapa del invierno y quietud montevideana para refugiarse en Nueva York. Esas temporadas le han servido para empaparse del ambiente musical en el norte, entablar contacto con talentosos artistas e incluso tocar allá.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
DInamita & la Swing Factory cantarán en la Vaz Ferriera

El plan de Dinamita no es mudarse definitivamente a Estados Unidos, pero esos viajes personales lo nutren y abren su mente.

Aquí lo ata la Swing Factory, su banda estable compuesta por sus hermanas y amigos. Juntos presentarán su segundo álbum titulado No hay más tiempo que perder el 14 de marzo en la sala Vaz Ferreira.

Esta modalidad de viajar anualmente apareció como una búsqueda personal para conquistar aventuras, enriquecerse y abrir puertas que le permitieran tocar en invierno, ya que el circuito local se satura. Dinamita se tomó un avión para visitar a un amigo, le gustó Nueva York, se rodeó de músicos y percibió la importancia que se le da a la corriente artística, "se valora mucho el arte, que hagas lo que te gusta".

En el último viaje se presentó en dos ferias de música (Los Ángeles y Nueva York) como artista invitado de la marca loog guitar y fue el responsable de mostrar ese instrumento en el stand de ambas convenciones. Le sacó jugo a la geografía de California y eligió un hermoso camino entre las montañas que termina en un río para filmar un clip acústico de una de las canciones del último disco, aunque prefiere no adelantar cuál es. "No consideramos que sea un video oficial, simplemente es una producción y pronto la vamos a colgar en Youtube".

—Antes de irte a Nueva York contabas que No hay más tiempo que perder estaba en la cocina, ¿cómo se redondeó a tu vuelta?

—Se terminó hermoso, estoy muy contento con el resultado. Es un disco de rock and roll, no es rock, es rock and roll: te hace bailar, swingear. Es un disco en español, es una patada, quise presentarlo como un rock más rioplatense, para la gente de acá. En el primer disco también teníamos temas en español pero cuando te escuchan cantar en inglés pueden llegar a pensar que es lo único que hacés; en realidad el rock es un idioma en sí mismo, nació en inglés, es mucho más difícil hacer rock en español por las rimas y la fonética, así que estoy muy orgulloso del disco que logramos.

—Por eso lo comparaste con una tesis…

—En cierta manera es para mí una tesis poder decir, bueno, no es difícil parir el segundo hijo, ponerle el pecho y seguir haciendo lo que a uno le gusta. No le cambiaría nada al primer disco, nos abrió muchas puertas, pero no es fácil dar el paso y sacar otro disco que continúe y estén buenos los dos. Considero que mantuvimos muy bien la línea.

Están ansiosos por presentar los nuevos temas en vivo. "Confió en la gente que nos sigue. Hemos tenido muy buenas repercusiones a nivel humano, gente que se siente muy identificada con nuestra música porque los mueve un estilo que acá no se escucha mucho en vivo, ni se ve en los bares".

El 14 de marzo en la Vaz Ferreira cantarán las canciones y se lanzará el disco de forma peculiar. El público podrá adquirir una remera diseñada especialmente por un artista plástico, inspirada en la estética de la banda y en ella habrá un código de descarga del álbum que también incluye fotos del arte. Ese paquetito cuesta 400 pesos.

La alternativa de distribución se conoce como formato algodón, se realiza a través de Nuevos Discos y permite dotar de un valor simbólico al álbum. "En vez de que el disco muera en una biblioteca toma vida desde el momento en que la persona se lleva la remera puesta. La gente es fetichista y le gusta tener un souvenir de la banda. Las remeras y el rock and roll siempre fueron de la mano, las remeras de bandas son un clásico. Elegimos esta manera más moderna, más vanguardista porque la industria del disco es muy difícil".

Escuchá un adelanto del último trabajo discográfico de Dinamita & La Swing Factory

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)