BEN AFFLECK

Delante y detrás de cámaras

El ganador del Oscar, Ben Affleck (Argo) dirigió, produjo y protagonizó el thriller dramático Vivir de noche, que se estrena en Uruguay el jueves próximo. También escribió el guión, basado en el galardonado best-seller de Dennis Lehane. Esto marca la segunda colaboración de los nativos de Boston, tras el aclamado drama Desapareció una noche. Cuenta la historia de Joe Coughlin, veterano de la Primera Guerra Mundial que, a pesar de ser el hijo del Superintendente de la Policía de Boston, se transforma en un gángster. Sin embargo, no era lo suficientemente malo para la vida que eligió. Tenía un sentido de la justicia y un corazón abierto que lo volvían vulnerable tanto en los negocios como en el amor. Affleck relata detalles del film en la siguiente entrevista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ben Affleck

El elenco de Vivir de noche se completa con Elle Fanning, Brendan Gleeson, Chris Messina, Sienna Miller, Zoe Saldana y el oscarizado Chris Cooper.

Detrás de las escenas, Ben Affleck colaboró con el tres veces ganador del Oscar, Robert Richardson (JFK, El Aviador, La invención de Hugo Cabret); el diseñador de producción nominado al Oscar, Jess Gonchor (Temple de acero, Foxcatcher); el editor ganador del Oscar, William Goldenberg (Argo), y la diseñadora de vestuario nominada al Premio de la Academia, Jacqueline West (El curioso caso de Benjamin Button, Argo). La partitura fue compuesta por Harry Gregson-Williams.

-Vivir de noche es su segunda película basada en el trabajo del autor Dennis Lehane. ¿Qué cosa de esta novela lo hizo querer llevarla a la pantalla?

-Leí el libro y me encantó la idea de hacer esta película como un homenaje a las viejas películas de gángsters de Warner Bros. Es el tipo de película rica, pulposa, sexy, que ya no se hace, pero que realmente echo de menos ver. Es lo que solía llamarse el blockbuster de Hollywood. Eran definidos por el alcance y la escala, y por todos los grandes temas que hicieron que esas películas se sintieran tan épicas: crimen, asesinato, amor, traición, castigo, redención. Quería hacer Vivir de noche como una carta de amor a las películas que realmente me encantan y para honrar ese tipo de cine.

-¿Cuáles consideraría que fueron los mayores desafíos que enfrentó al trasladar esta novela épica y extensa a la pantalla grande?

-Bueno, el mayor reto fue intentar averiguar cómo sacar tanto como teníamos que sacar para tener un tiempo razonable para una película, mientras se preservaba lo que es genial sobre el libro. Eso es complicado. Hay una especie de división larga que tenés que hacer en términos de romper un libro que tiene cientos de páginas y darle forma a un guión de 120 páginas [risas]. No querés una película pequeña o disminuir la historia de ninguna manera. Por lo tanto, hubo muchos de esos momentos difíciles en los que tuve que descartar una escena que realmente amaba, simplemente porque no teníamos el espacio para ella. Definitivamente hay cosas del libro que no están en la película simplemente porque no podíamos ponerlas.

-Además de escribir, dirigir y producir, también actúa como Joe Coughlin, un hombre que acaba de regresar de la Primera Guerra Mundial cuando lo conocemos. ¿Cómo cree que esa experiencia lo moldeó y lo puso en el camino que toma en la película?

-Creo que entró en la Primera Guerra Mundial creyendo en las trivialidades que le dijeron, y suscribiéndose a lo que todos los demás suscribieron cuando se fueron a la guerra, que era su deber patriótico. La Primera Guerra desilusionó a millones de personas que experimentaron horrores, pero ni siquiera pudieron decirles por qué estaban luchando.

Una historia muy bien ambientada en la época de la Ley Seca.
Una historia muy bien ambientada en la época de la Ley Seca.

En Joe, la desilusión se configura alrededor de la idea de seguir órdenes de otras personas. No va a escuchar a ningún jefe, no va a marchar hacia su muerte porque algún tipo le dijo que lo hiciera. Él va a armar su propia mente, ser su propio hombre y hacer sus propias reglas. Y se convierte en un proscrito. Esto es justo cuando la Ley Seca ha sido promulgada, por lo que no solo se convierte en un proscrito, también lo hacen millones de estadounidenses que son ciudadanos respetuosos de la ley, pero que están bebiendo alcohol, que de repente es ilegal.

La prohibición realmente creó una pendiente resbaladiza en términos de respeto a la ley en Estados Unidos. Era un tiempo en que los gángsters realmente florecieron, eran las celebridades del día. Ese es el mundo en el que Joe vuelve a ser el hombre por sí mismo de los años 20.

-Joe tiene dos relaciones muy significativas en la película: con Emma, interpretada por Sienna Miller, y con el personaje de Zoe Saldana, Graciela, pero su experiencia de amor es diferente con cada una de ellas. ¿Qué impacto tienen estas mujeres en su vida?

- Con Emma es la clase de amor más joven, imprudente y despreocupado. Es un amor ciego, y hace cosas locas, imprudentes, por eso. Es simplemente barrido por ella emocionalmente, no hay pensamiento racional involucrado. Con Graciela es una versión adulta mucho más madura del amor. Se trata más bien de reconocer que hay cosas que uno ama de otros y que también hay fallas que cada uno tiene, y llegar a una visión de compromiso de que esto es realmente la felicidad. Es una especie de versión real del amor y eso eclipsa todo lo demás; eso es el cielo.

-¿Qué cualidades aportan Sienna, Zoe y también Elle Fanning, que interpreta a Loretta Figgis, a sus papeles y a la película como un todo?

-Sienna tiene esta increíble chispa y el espíritu que trae a todas las cosas que ella hace. En la película, trajo a la vida esta energía conspirativa, esta especie de espíritu de Bonnie y Clyde, que derivó en escenas realmente mágicas. Con Zoe, su humanidad es tan evidente que simplemente simpatizás con Graciela y sentís que en cada centímetro es una persona tridimensional plenamente realizada. Zoe es una profesional y una experta en lo que hace. Es tan dedicada y trabajó muy duro para asegurarse de que todo estaba bien, hasta la última gota, punto y coma. Era una alegría trabajar con ella. Y Elle es casi un prodigio como actriz. Lo interesante de ella es que está justo en la cúspide de una mujer joven. Con una mirada, puede parecer infantil y entonces dar la vuelta y parecer completamente adulta. Fue una dicotomía fascinante en la película y era realmente importante capturar esa calidad en Loretta.

-Brendan Gleeson interpreta al padre de Joe, Thomas Coughlin, quien es Superintendente Adjunto de la Policía de Boston. ¿Por qué lo eligió para este papel?

El protagonista se debate entre la mafia irlandesa y la mafia italiana.
El protagonista se debate entre la mafia irlandesa y la mafia italiana.

-Brendan es un gran actor. Aporta un matiz y sutileza, una resolución y una especie de integridad moral a la película. Thomas es solo esta gran y fuerte presencia en la película. Está yendo en la dirección que va y no va a ser disuadido. Pero, al mismo tiempo, Brendan es tan delicado y preciso con su actuación, y le pone tanto detalle y textura a esa parte.

-¿Qué lo atrajo de la estrella de teatro Robert Glenister y de la veterana estrella italiana Remo Girone para los papeles de Albert White y Maso Pescatore, respectivamente, los jefes de las turbas irlandesas e italianas de Boston?

-Robert y Remo son conocidos en sus países y muy respetados, pero no eran tan conocidos mundialmente como los tipos de actores que se esperan en esos papeles, y pensé que era bueno. Yo no quería a alguien que fuera una estrella de rock famosa en todo el mundo, porque para el público sería más cómodo ver caras que conocía. Necesitaba creer que estos personajes eran capaces de hacer cualquier cosa, así que quería conseguir a gente que no se pudo haber visto antes. Y Robert y Remo son actores increíbles para arrancar.

-Mirando hacia atrás en la experiencia de hacer esta película, ¿hubo un momento en el set que fue particularmente memorable o simplemente un aspecto de esta producción que usted disfrutó especialmente?

-Bueno, la historia cubre una buena parte de la vida de Joe, así que la producción fue un poco episódica en el sentido de que un actor se presentaría y sería su película durante dos semanas, y luego otro actor aparecería y sería su película durante otras dos semanas. Así que se sentía un poco como hacer una serie de cortometrajes interconectados: uno con Sienna Miller, uno con Zoe Saldana, uno que protagoniza Brendan Gleeson, etc.

Fue una experiencia maravillosa porque fue como si cada uno de los actores fuera el protagonista de la película durante dos semanas, y llegamos a dedicar toda nuestra atención a realmente trabajar muy duro y congelando las escenas. ¡ Y luego el boom! Eso desaparecería y tendrías algo nuevo para mostrar. Y cada actor traía algo tan especial y único que me sentía refrescado y animado por la nueva energía cada vez que cada uno de estos actores llegaba. Fue un placer. Esta fue una película muy divertida para trabajar y creo que eso se debe a la forma en cómo se actuó.

-Los actores hablaron de cómo sin esfuerzo usted parecía pasar de director a encarnar su personaje. ¿Está acostumbrado a estas dos funciones o es todavía un poco un acto de equilibrio?

-Es parte del trabajo y es a lo que estoy acostumbrado. Cuando dirigís, hacés el tipo de investigación que se debe hacer para cada parte, pero no tenés el tiempo. Por lo general, estoy meses y meses preparando un personaje y, al momento de llegar al set, el personaje es mi segunda naturaleza. Yo no debería estar ahí pensando en "¡Oh, ¿cómo voy a actuar esto?!". Ya he tomado esas decisiones. Así que paso la mayor parte de mi tiempo pensando en los otros actores y los retos que surgieron en la producción.

Brendan Gleeson encarna al padre del protagonista, el Subjefe de la Policía.
Brendan Gleeson encarna al padre del protagonista, el Subjefe de la Policía.

-Saliendo del rol de director por un momento, y hablando solo como un fan de esta era y de las películas de gángster en general, ¿cómo fue ponerse esos trajes, conducir esos coches y actuar en ese ambiente?

-Quizás una de las mayores alegrías de esta película fue estar inmerso todos los días en ese mundo. Los trajes de Jackie West eran tan fabulosos y tan específicos, y el diseño de producción de Jess Gonchor era tan abarcador. Quiero decir, todo, desde los extras hasta los automóviles, los trajes y los sets. Se trabajó para estar en esta otra época y en otro lugar, y eso fue muy divertido.

-También trajo al aclamado director de fotografía Robert Richardson para rodar la película. ¿Qué tipo de huella visual cree que aportó?

-Bob es un genio, un maestro. Siempre he sido un gran fan de él y ha sido un sueño de toda la vida tener la oportunidad de trabajar con él en una película, en particular una que yo estuviera dirigiendo. Fue tremendamente especial para mí y eso hizo que la película fuera mucho mejor. La fotografía es extraordinaria. Es hermosa y, sin embargo, no es pretensiosa, y es realista. Bob es uno de los mejores. Aprendí mucho trabajando con él porque es realmente muy talentoso.

-¿Qué espera que el público reciba de Vivir de noche?

-Solo espero que les resulte una experiencia muy agradable, que se diviertan y se sientan tan atraídos por esta historia como lo hice viendo esas otras películas en el pasado. Supongo que cualquier director espera que el público encuentre algo en la historia que resuene en ellos, y que pueda proyectar temas de su propia vida y sus eventos. Y que al ver la película le traiga a colación recuerdos y conciencia, en el sentido de permitirles ver esas cosas hechas realidad, pero tal vez de una manera fresca. Pero, en su mayor parte, espero que la gente disfrute tanto como lo hicimos nosotros filmando este maravilloso tipo de película de fantasía.

-Filmó Vivir de noche intercalando su interpretación de Batman en cine. ¿Cómo cree que los dos personajes se relacionan?

- [Risas] Bueno, ambos universos son algo moralmente complicados. Ésta es una película más realista que las películas de Batman, pero creo que los dos personajes probablemente existen en un lugar similar en el espectro moral, que está profundamente en el gris.

Emma (Sienna Miller)

Joe la conoce cuando ella está de novia con un gángster y se convierte en el primer amor del protagonista. Es un amor ciego.

El primer amor de Joe.
El primer amor de Joe.

Graciela (Zoe Saldana)

Una cubana muy culta se convierte en la segunda mujer de Joe. Ella ve su posible redención. Es un amor adulto.

El segundo amor de Joe.
El segundo amor de Joe.

Loretta (Elle Fanning)

Una joven que se interpone en los negocios de Joe.
Una joven que se interpone en los negocios de Joe.

Es la hija dulce, a veces ingenua, del jefe de policía de Tampa. Será una piedra en el zapato para los negocios de Joe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error