"GAME OF THRONES"

Cuatro actores hablan del final definitivo de la serie de HBO

El consejero Varys (el norirlandés Conleth Hill), el caballero Sir Jorah Mormont (el escocés Iain Glen), la sacerdotisa Melissandre (la neerlandesa Carice Van Houten), y la heredera Asha Greyjoy (la inglesa Gemma Whelan) son cuatro de los muchos personajes de Game of Thrones

Game of Thrones
Iain Glen habla de su papel como eterno enamorado de Daynerys.

Carice Van Houten (Melissandre) y Conleth Hill (Varys) comenzaron contando dónde encontramos a sus personajes al inicio de la octava y última temporada.

Conleth Hill: Todavía estoy en Dragonstone. Acabamos de regresar de la reunión en King´s Landing que vieron al final de la séptima temporada y estamos esperando instrucciones.

-¿Y Melissandre?
Carice Van Houten (CVH): Fui desterrada y... puedo dar una pista. Vuelvo a aparecer, hay gente que piensa que es posible que no regrese, así que supongo que eso es un problema.

-Varys siempre ha sido un personaje con objetivos que no están del todo claros...
CH: Es raro que todo el mundo diga eso. Para mí siempre ha sido obvio que sus motivos son para bien. Esa fue una de las primeras notas que G.R.R Martin me dijo: en última instancia, es bueno. Eso es todo lo que mantuve durante todo el camino. Es muy complicado para él porque le han dado una profecía. No sabemos exactamente lo que se le dijo, pero todas las sacerdotisas rojas y los sacerdotes rojos parecen saber que está involucrado de alguna manera. Ella me dijo, en nuestra hermosa escena juntos la temporada pasada [episodio 3], que debería haber ganado un Bafta, que tiene que volver una vez más como yo, para morir aquí.
CVH: Me he equivocado antes.
CH: Es cierto. Pero siempre ha sabido de la profecía, es solo que no sabe en qué contexto o quién o por qué o lo que sea. Cuando ves lo que pasa, decís: "Él lo sabía". Hace algo muy desinteresado porque ve que lo que eligió no es como debe ser, que es peligroso, y tiene que hacer algo.

-¿Cómo fue cuando descubrieron lo que iba a pasar?
CH:
Estaba absolutamente deprimido.
CVH: El grupo de lectura fue mágico, pensé.

-¿Qué se perderán con el final de Game of Thrones?
CH: ¡El frío! Y tener que afeitarme la cabeza cada temporada.
CVH: No quiero quejarme demasiado, pero tenía un vestuario complicado. Al final, todas las chicas de vestuario a mi alrededor decían: "Quiero quemar este maldito vestuario". No podés verlo, pero hay un chal largo y yo soy muy pequeña, así que todo lo que es grande se me cae encima. Y era muy pesado. Tuve que sujetarlo con las manos a través del barro. Fue un poco de entrenamiento de brazos.
CH: Y tuviste que montar caballos. Recuerdo que eras alérgica...
CVH: Alérgica y un poco temerosa. Una de las cosas, y no es una queja, es que a medida que la serie se hacía cada vez más grande, sentía que yo era cada vez más pequeña. Te sentías como un extra a veces.
CH: En los primeros tiempos, eran como seis o siete camionetas, el remolque y la camioneta de maquillaje. Esta temporada fue como un festival de rock. Debo admitir que mis escenas favoritas siempre fueron con mis laderos y Littlefinger o con los laderos y Peter [Dinklage] o incluso yo y Diana [Rigg, Olenna Tyrell] en esas primeras temporadas. Prefiero las cosas más íntimas. Creo que la mayoría de los actores lo prefieren.

-¿Cómo fue su último día?
CH: Todos recibimos el regalo de nuestra escena favorita en formato de historieta y una nota de David Benioff y D.B. Weiss detrás.

-¿Qué ven al mirar hacia atrás la serie?
CVH:
Fue una cosa enorme. He hecho otras cosas de las que estoy orgullosa, pero esta experiencia fue algo que nunca había tenido antes. Las personas que he conocido y el equipo te dan ese sentido de familia. Los extrañaré a todos.

-¿Cómo han logrado mantener todo en secreto?
CH:
La gente no me reconoce, así que no me preguntan qué sucedió. Esa es la alegría de no tener cabello en la serie, pero sí mucho en la vida real. Solo un conductor me preguntó: "¿Quién termina en el trono?". Yo dije: "¿Creés que te lo voy a decir?". De hecho, me sorprende que no haya aparecido nada porque cuando recibimos los guiones, todos los jefes de departamento ya los habían visto. Mucha gente sabe lo que está pasando y tienen que ser igual de callados. Lo bueno es que los verdaderos fanáticos no quieren saber.

-¿Hay algo de la serie que recuerden especialmente?
CH:
El mío fue con la señorita Carice, en Fair Head, a cinco minutos de donde crecí. Simplemente fue muy surrealista, muy brillante, y no podría haber estado con una mejor compañía. Esa escena en la cima del acantilado donde solía jugar de niño era muy extraña... pero brillante.

-¿Para Carice?
CVH:
Quien se me aparece siempre es Liam [Cunningham, Davos Seaworth], ¿cómo puede no hacerlo? Aparece cada vez que pienso en la serie. Liam y yo estamos muy unidos, así que puedo decirle que se calle cuando quiero. Me hizo reír tantas veces. Cuando no estaba, podía sentirlo, me estaba perdiendo su locura.

Heredera y Caballero.

Gemma Whelan y Iain Glen interpretan a Asha Greyjoy y Sir Jorah Mormont.

-¿Cómo comienza la temporada final para sus personajes?
Gemma Whelan (GW): Estoy cautiva [de Greyjoy] de Euron en un barco.
Iain Glen (IG): Bueno, creo Sir Jorah ha vuelto al abrazo amoroso de Daenerys, que es en el que ha estado trabajando durante las últimas dos temporadas. La Gran Guerra es inminente. Ha habido movimientos hacia el final de la última temporada para tratar de enfrentar al Ejército de los Muertos y persuadir a las personas de su existencia. Ahí es donde está él. Es el jefe de los militares de Daenerys, pero creo que ha aceptado que Tyrion es ahora su sabio asesor y que él tiene un papel diferente. Creo que está muy contento donde está, ha perdido cualquier pasión sexual por ella.

-¿Cómo trata a su nuevo amante, Jon Snow?
IG: Bastante bien en el sentido de que obviamente no perdió completamente los sentimientos que tenía por ella, pero se sintió tan alejado y quiso estar con ella durante tanto tiempo, que no querría poner en peligro eso. Es un alma noble y no quiere dar la sensación de que está herido. En el fondo, por supuesto, algo debe estar desgarrándose dentro de él.

-¿A dónde van sus personajes?
IG:
Tenemos que enfrentarnos a lo inmejorable. Es lo que estamos tratando de hacer. Es como el humano contra el sobrehumano, pero hay otras variables, incluidos los dragones, y uno de ellos trabaja para el otro lado. Es la batalla de todas las batallas y podemos tener éxito. Hay disputa y confusión, incluso dentro de las alianzas. Es un grupo muy dispar de personas que han estado en desacuerdo durante ocho temporadas, y ahora están tratando de unirse y cumplir el mismo propósito. Cualquier cosa podría ocurrir de cualquier manera.

-¿Para Asha?
GW:
Tengo la esperanza de que habrá una circularidad, en términos de la relación con su hermano y de cómo ella ha estado constantemente tratando de salvarlo. ¿Él se pone de pie para ayudarla ahora que ella lo necesita? Eso estaría bien.

-¿Estuvieron en la mesa en la que se leyó el guión junto a los demás actores?
GW:
Todos fuimos invitados, pero acababa de tener un bebé, así que no pude estar. Bryan Cogman [productor] amablemente leyó por mí.
IG: Fue increíble, nunca lo habíamos hecho antes. Esta fue la primera vez que se leyeron los seis episodios a la vez. Nos sentamos alrededor de una mesa enorme con todos los directores, todos los jefes de departamento. Lo leímos de principio a fin en el transcurso de dos días. Fue una experiencia realmente unificadora y muy conmovedora. Cuando escuchás la lectura, principalmente de la gente que interpreta los roles, obtenés un arco encantador y escuchás la historia. Incluso con la lectura de todas las instrucciones de escenario de Bryan, tenías una idea de lo imposible que estábamos tratando de filmar. Luego, saltás dos meses en el tiempo, y ves qué se está preparando y qué se ha hecho, y no podés creerlo.

-¿Qué escena en historieta recibió cada uno?
GW:
La mía fue la introducción de Yara en el caballo con Theon [temporada uno]. Siempre ha sido la escena por la que la mayoría de la gente me pregunta.
IG: La mía fue la secuencia de gladiadores en el Gran Foso de Meereen, frente a Daenerys. Estaba muy bien hecha. Luego hubo algunas palabras muy dulces de David y Dan.

-¿Hay algo que piensen que no van a extrañar?
IG:
Suena grosero porque, en realidad, no hay mucho que no se vaya a extrañar. A veces, lo que se requería significaba que tenías que estar cerca para salir a trabajar un minuto o no ser utilizado o esperar. En el momento, podías sentirte frustrado como actor por el hecho de que no fuiste capaz de ejercitar tus músculos de actuación en ese momento, pero luego retrocedés un paso y recordás que es parte de un todo más grande. Aprecio eso.
GW: Lo único que me alegra es no tener que correr a lo largo de una playa de arena con ese disfraz, porque no hay una forma delicada o digna de hacerlo. Hay muy poco apoyo en esas botas. La arena, por naturaleza, no es muy favorable, y tratar de correr por la playa con un aspecto convincente y luego saltar a un bote... fue todo un desafío. Estoy muy contenta de no tener que intentarlo y parecer convincente corriendo por la playa otra vez.
IG: Pero en cierto modo, es la dificultad lo que lo hace tan placentero.
GW: Sí.
IG: Cuando estábamos en Islandia, teníamos que levantarnos muy, muy temprano para tratar de aprovechar al máximo la luz del día. Te estabas levantando temprano, arrastrándote, cubriéndote de mierda... es difícil cuando hacés eso día tras día. Pero estabas en el paisaje más impresionante. Lo hacés, y te sentís alto y exhausto. Luego, hacés el viaje de regreso a casa para tomar una copa con todos. Eso lo hace Tronos. En el fondo, no envidiás un segundo.

-¿Hubo un momento decisivo en el que se dieron cuenta de que Game of Thrones se había convertido en un fenómeno global?
IG:
Fue en algún momento de la temporada tres o cuatro. Estaba filmando algo más en Sudáfrica y me fui a dar una vuelta por un pueblo. Tengo esa mirada en los ojos de alguien cuando sabe que lo reconocen. Quiero decir: ¿allí?, ¿cómo?
GW: Todavía muy rara vez me reconocen, lo cual es una gran cosa. Lo que obtendré es una doble toma o alguien pensará que fue a la escuela conmigo, pero no podrá ubicarme. Mi día a día es como siempre, pero si vas a una convención o un estreno, es bastante abrumador. Sin esos fanáticos, por supuesto, la serie no significa nada, ¿verdad? Son muy importantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)