El francés que unió laS torres GEMELAS

Criminal del arte

En la película En la cuerda floja, Joseph Gordon-Levitt interpreta a Philippe Petit, el célebre artista francés de performance que en 1974 cometió el “crimen artístico del siglo” al caminar sobre una cuerda entre las Torres Gemelas de Nueva York.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En la cuerda floja

La historia fue tema del oscarizado documental Man on Wire (2008), mientras que en el cine la dirigió el ganador del Premio de la Academia por Forrest Gump, Robert Zemeckis, logrando una de las realizaciones más ambiciosas de su carrera. Con innovadoras técnicas fotorrealistas, es un film para la gran pantalla, una oportunidad de experimentar visceralmente la sensación de alcanzar las nubes. También es una carta de amor a París y a la Nueva York de la década de 1970, pero sobre todo, a las Torres Gemelas.

Nacido y criado en Los Ángeles, Joseph Gordon-Levitt comenzó su carrera como actor infantil y logró el éxito temprano con la serie de televisión 3rd. Rock from the Sun. Después de sus estudios en la Universidad de Columbia, regresó a la actuación con películas como (500) Días con ella, (nominado al Globo de Oro como Mejor Actor), El origen, El Caballero de la Noche asciende, 50/50 (nominado al Globo de Oro como Mejor Actor) y Looper: Asesinos del futuro, y marcó su debut como director en 2013, con el film aclamado por la crítica Don Jon.

En En la cuerda floja, encarna a Philippe Petit, el único hombre que ha caminado, o habrá caminado, en el inmenso vacío entre las Torres del World Trade Center. Guiado por su mentor en la vida real, Papa Rudy (Ben Kingsley), y ayudado por un cuestionable grupo de reclutas internacionales, Petit y su banda superaron grande obstáculos, traiciones, desacuerdos y numerosas decisiones difíciles para concebir y ejecutar su alocado plan. De todo esto habla el actor en la siguiente entrevista.

-¿Qué fue lo que te atrajo de En la cuerda floja?

-Tantas cosas aunque, para ser honesto, en primer lugar fue Bob Zemeckis. Las películas son mucho el dominio de un director de cine y me encantan las suyas. Probablemente a todo el mundo... Volver al futuro fue una de las primeras películas que recuerdo que me hizo sentir muy, muy emocionado. Y después, cómo continuó su carrera con Forrest Gump. Volví a ver La muerte le sienta bien, que es extremadamente inteligente. Y El vuelo, que pienso que es realmente genial también. Solo hace grandes películas.

-¿Qué tan familiarizado estaba usted con la historia de Philippe Petit?

-Había visto el documental (Man on Wire, 2008; ganador del Oscar). Eso es lo que yo sabía. Me encantó. Solo la idea de realizar ese tipo de actuación, fuera de cualquiera de los estándares normales... Quiero decir, ¿qué está haciendo? No es exactamente un acróbata. No es exactamente un bailarín. Es diferente, incluso de un caminante sobre alambre normal, porque se acerca con una elegancia y una especie de poesía que no es el tipo estándar de cosas circo. Cuando hacía su acto de calle, él iba a hacer malabares y estar en el monociclo, pero también hacía cosas que no tenían nada que ver con trucos o acrobacias en absoluto, solo era una conexión pura con el público y la improvisación.

-¿Es similar actuar a caminar sobre un alambre?

-Hay mucho similar al respecto. Son claramente diferentes, por supuesto. Pero gran parte de ambas es un juego mental. Cuando estás actuando en una película, está todo ese caos pasando. Hay una cámara delante tuyo, cinco chicos que se ocupan de las luces -y todo eso-, y hay que abstraerse y no pensar en ello. Es lo mismo en el alambre. He aprendido un poco acerca de cómo caminar sobre un alambre y es lo mismo. Si usted comienza a pensar "Oh, estoy en lo alto" o "Podría perder mi equilibrio", está perdido.

La francesa Charlotte Le Bon interpreta al interés romántico del protagonista.
La francesa Charlotte Le Bon interpreta al interés romántico del protagonista.

-¿Era importante que usted lo experimentara?

-Sí, y mucho... Philippe y yo pasamos ocho días seguidos juntos, todo el día, con él enseñándome a caminar sobre el alambre y hablándome de sí mismo, de su estilo de actuación, y de su acercamiento al arte, la vida y la magia. Así que al final de esos ocho días estaba caminando en el alambre solo. Pero en la película es una mezcla de mí con Jade Kindar-Martin (Cirque du Soleil), que es un excelente caminador sobre la cuerda floja.

-¿Asumimos que no tiene miedo a las alturas?

-¡Ciertamente tengo más miedo de lo que Philippe Petit hace en las alturas! (risas).

-¿Cómo fue el encuentro con Petit? ¿Fue una experiencia extraña conocer a alguien que deseaba retratar en la pantalla?

-Fue una nueva experiencia para mí... Cuando interpreté un soldado, fui y pasé tiempo con los soldados. En The Lookout, encarné a alguien que había sufrido una lesión cerebral traumática leve, así que compartí tiempo con personas que habían sufrido lesiones similares. Pero eso es diferente a interpretar a una persona real: usar su nombre, peinarte para parecerse a ella y contar su historia. Me sentí obligado a honrar a Philippe. Pero al mismo tiempo, creo que la mejor manera de un actor de honrar a una persona real es internalizar, en lugar de servilmente imitar, para absorber lo que me encanta y lo que admiro de Philippe y desarrollar mi versión de él.

Esto es algo que Bob (Zemeckis) y yo hablamos. Fuimos relativamente precisos. Pero la precisión no era nuestro objetivo número uno... Para mí no se trata tanto de los pequeños detalles técnicos, se trata en general de lo que Philippe estaba diciendo al caminar sobre este hilo: usted puede hacer cualquier cosa que pueda imaginar. Puede crear lo imposible. Eso es la magia. Eso es el arte. Expresando lo que, para mí, es lo más importante. Y para mí eso es realmente la interpretación más representativa de Philippe Petit, más que obtener todos los detalles superficiales.

-¿Cómo fue encarnar a un francés?

-(Risas) ... Soy un francófilo. Estudié francés en la escuela. Me encantan las películas francesas. Siempre he querido ser capaz de hablar algo de francés en una película. Ésta resultó ser la oportunidad perfecta para eso. Estoy interpretando a un francés, pero es un francés que está obsesionado con los Estados Unidos y un francés al que realmente no le gusta hablar francés (risas)... Así que él solo habla en francés a veces, cuando tiene que hacerlo. Hay un poco de diálogos en ese idioma en la película. Estudié duro para tratar de perfeccionar el acento y pronunciar lo más correctamente posible. Los otros actores franceses, Clément [Sibony], César [Domboy] y Charlotte [Le Bon], fueron de gran ayuda.

-¿Qué es lo más atrevido que ha hecho?

-Caminar sobre un cable entre las dos torres del World Trade Center es hermoso y físicamente atrevido. Pero hay una metáfora allí. Se necesita valor para hacer algo realidad. Creer en ti mismo lo suficiente para... [simplemente] levantarte por la mañana y poner atención. Es tan fácil y, creo, cobarde decir "no me importa" o "yo realmente no puedo lograr nada" o "no puedo ser la persona que quiero ser".

Para mí, En la cuerda floja es una metáfora de eso. Y si bien no creo que las cosas más valientes que he hecho fueran físicamente peligrosas, todavía, con una saludable cuota de auto-desprecio, me doy el crédito para hacer algunas cosas valientes.

-Usted mencionó que era fan de Robert Zemeckis, que sus películas fueron una de las principales razones para decidir hacer En la cuerda floja. ¿Cómo ha sido trabajar con él?

El director, Robert Zemeckis, junto a Ben Kingsley y Gordon-Levitt.
El director, Robert Zemeckis, junto a Ben Kingsley y Gordon-Levitt.

-Es brillante. Me encanta trabajar con él. Es muy divertido; me recuerda a un niño que llega a jugar todos los días, a jugar un juego que sabe jugar muy bien. Y eso es inspirador y alentador. Con las películas que ha hecho y reconocido como es él, podría fácilmente ser indiferente. Podría dormirse en los laureles. Pero no lo hace. Viene cada día y muy emocionado de estar donde está.

-Recientemente usted dirigió su primera película, Don Jon. Como director, ¿hay algo que ha aprendido de Robert Zemeckis?

-He aprendido mucho trabajando con Bob. Una cosa segura es la forma en que maneja la cámara... En esta película, la coreografía entre el movimiento de la cámara, la narración del cuento y la actuación es tan grande y tan majestuosa; es hermoso verlo. Bob trabaja con una cámara tan bien como ningún director lo ha hecho, en mi opinión. Es realmente inspirador con tan solo mirar por encima del hombro y verlo trabajar los rodajes... He aprendido mucho.

-¿Por qué cree que Philippe Petit decidió caminar entre las Torres Gemelas? ¿Sabe por qué realmente lo hizo?

-Le pregunté a Philippe... ¿Por qué? ¿Por qué hiciste esto? Le pregunté: ¿Estabas pensando en cómo esto podría afectar a la gente? ¿En cómo podría afectar al mundo? Recuerde que hizo esto en 1974. El mundo estaba muy agitado. Caminó, me parece, un día después de que Nixon renunciara [Nixon renunció el 8 de agosto; Philippe Petit terminó su caminata entre las Torres Gemelas el 07 de agosto]. Estábamos en medio de esta guerra muy controvertida. La gente estaba protestando. El movimiento de los derechos civiles... El movimiento feminista... Todas estas cosas estaban sucediendo. Y yo le pregunté: "Cuando te fuiste e hiciste eso, cuando caminaste entre las dos torres del World Trade Center, ¿lo viste como un símbolo? ¿Como que todo es posible, que esto podía afectar la forma en que vemos el mundo?". Y él respondió: "No. No, en absoluto". Lo que dijo fue: "Creo que para un artista como yo, no depende de mí. Yo no soy lo suficientemente inteligente para saber cómo cambiar el mundo. Lo que sé es que me sentía atraído por esa hermosa idea que simplemente no podía sacar de mi cabeza. Y confiaba en que si seguía, si era fiel a ella y ponía todo de mí mismo en tratar de hacer este trabajo de la belleza, eso tendría algún tipo de impacto. No depende de mí averiguar lo que el impacto causa".

-Las Torres Gemelas eran un símbolo en 1974. Se convirtieron en un símbolo diferente después de los acontecimientos del 9/11. ¿Cómo los eventos en esta película se relacionan con el mundo en que vivimos ahora?

-Creo que es importante recordar que la tragedia no borra lo que era hermoso. El desastre así lo llama Philippe-, el desastre del 11 de setiembre de 2001, es una tragedia terrible. Pero no es lo único que ocurrió allí. Creo que es importante también recordar este hermoso momento que también pasó allí. Considero que eso le hace mayor honor, no dejar que esas torres acaben convertidas en un símbolo de ese desastre; también hay que recordarlas en este momento de belleza.

Philippe Petit.

El acróbata francés se hizo famoso por su paseo en una cuerda floja entre las Torres Gemelas de Nueva York, el 7 de agosto de 1974. También hizo equilibrismo en la Catedral de Notre Dame (París), el puente del puerto de Sídney, el Louisiana Superdome, el Hennepin County Government Center y el espacio que va desde el Palais de Chaillot a la Torre Eiffel.

El verdadero Philippe Petit, un acróbata que realizó varios desafíos.
El verdadero Philippe Petit, un acróbata que realizó varios desafíos.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error