PLAZA COLONIA

Comunity hinchas

Sergio Fernández creó la cuenta de Twitter de Plaza Colonia con el mero fin de que su club tuviera participación en las redes. Jamás imaginó que conseguirían 72 mil seguidores, sobre todo porque los “Patas Blancas” tienen mil socios. Plaza descendió pero la gente reclama que no abandonen la cuenta.

Foto: Julieta Carballo
Sergio Fernández Pos y Rafael "Pacha" González. Foto: Julieta Carballo

Mariel Varela Fotos: Julieta Carballo

El sentido del humor y la ironía han hecho que la hoy oficializada cuenta @PlazaColonia gane cada vez más simpatizantes. 

Es hincha de Plaza Colonia, integra la comisión directiva y hace dos mandatos fue presidente del club que descendió a Segunda División el mes pasado tras caer 3 a 0 contra Peñarol en el Campeón del Siglo. Sergio Fernández Pos se crió adentro del club y siempre está dando una mano. Dice que cada dirigente vuelca el tiempo que puede para sacar adelante a Plaza Colonia.

Creó la cuenta de Twitter en 2011, cuando aún estaban en la B, y logró un crecimiento inesperado. Plaza Colonia tiene más de 72 mil seguidores en la red social del pajarito. Lo increíble es que los socios del club son apenas mil, pero han ganado adeptos de todos los cuadros.

El clic sucedió el 29 de mayo de 2016. Esa noche hicieron historia. Vencieron a Peñarol 2 a 1 en el Campeón del Siglo con goles de Milesi y Villoldo, y se coronaron ganadores del Torneo Clausura. Dieron la vuelta en casa de uno de los grandes, la prensa habló de los Patas Blancas, y les llovieron los mensajes de aliento y felicitaciones en la red social, empezando por Diego Lugano, exjugador y amigo del club.

Rafael "Pacha" González, vicepresidente de Plaza Colonia, es otro de los administradores de la cuenta y volvía con el plantel en el ómnibus rumbo a Colonia cuando se le ocurrió tirar un par de twits divertidos producto de la euforia por ese triunfo que "quedó tatuado en la piel del club". Esos mensajes generaron simpatía entre los fanáticos del fútbol a los que hoy se les hizo costumbre mirar el deporte a dos pantallas: por televisión y con el celular en mano. "Llamó la atención que usáramos sentido del humor e ironía desde la cuenta oficial de un club". Esa noche de gloria consiguieron nueve mil seguidores más.

La cuenta empezó a sonar en el mundillo de Twitter. Ganaban likes y retwits a lo loco. Tuvieron varios Trending Topic: un chiste que hicieron cuando le hackearon la cuenta al Barcelona generó aceptación mundial. Cuando Alejandro Acevedo, ayudante técnico de Defensor Sporting, simuló una caída tras una discusión con el línea del partido entre los Violetas y Peñarol por la Tabla Anual ellos tiraron, "and the Oscar goes to...", y lograron dos mil favoritos en el acto.

Jamás compraron seguidores ni lo harían. "El club nunca tuvo un peso y si lo tuviera no lo gastaríamos en eso".

Plaza querida.

Muchos les festejaron las humoradas desde el inicio pero hubo unos pocos que les recriminaron su estilo: "No pueden decir este disparate siendo una cuenta oficial". Pero de a poco comprendieron que la cuenta transmitía "el espíritu del hincha de Plaza. Estamos en contra de la violencia, a favor de la deportividad y de reconocer al rival. Nos alegramos cuando ganamos y nos entristecemos cuando perdemos pero no se nos va la vida en un partido de fútbol", señala Fernández.

Es un club querido y se los hacen saber. A Fernández le sorprendió la cantidad de mensajes de aliento y cariño que le llegaron la noche que descendieron. "Era impensado". Pichu Straneo les mandó un abrazo, Alejandro Spuntone les pidió que no perdieran ese humor y amor por el juego, Salvador Banchero les dijo que habían ganado en más categorías de las que habían perdido, Carlos Muñoz y Roberto Moar les auguraron un pronto regreso. Y Martín Charquero expresó una realidad que les consta: "Muchos empezaron a querer a este club por cómo maneja esta red social. No se vayan de acá y vuelvan pronto a Primera".

—Nos hemos dado cuenta de que es un club querido. Nos lo hacen saber. El club despertó esa simpatía en la gente y es auténtica. Nos encanta que la cuenta crezca porque crece Plaza Colonia.

Sienten que lo lograron "siendo sinceros, amables, usando el sentido del humor, riéndonos de nosotros mismos cuando la situación lo amerita; saludando al rival cuando gana en buena ley, enviando mensajes a las instituciones en sus aniversarios, o cuando obtienen un campeonato". Usan el sentido común pero el fútbol también es pasión: "En algunos momentos de euforia debemos respirar hondo, ya sea por alegría o calentura" antes de twittear.

Momentos.

Es política de la cuenta no bloquear ni censurar a ningún seguidor. Tiempo atrás los bloqueó a ellos el hoy fallecido Julio César Gard. "Él daba una información bastante errónea en un mismo día, le pifiaba al nombre de algún jugador, nosotros lo corregíamos y nos bloqueó. Creo que tenía más bloqueados que seguidores. Pero no significó que fuéramos enemigos de un periodista de tanta trayectoria como él". Así que el día que falleció enviaron condolencias a su familia.

El cruce con Martín Liberman fue un "pico alto en la vida de la cuenta". Plaza debía jugar la final del Campeonato Uruguayo contra Peñarol y como el periodista argentino está tildado de "mufa" pusieron una foto de él diciendo que los aurinegros ganarían 3 a 0 esperando que sucediera lo contrario. Ellos no lo arrobaron pero sus seguidores sí, se enteró y "no le gustó nada que desde un club oficial se hablara así. Nos contestó diciendo que éramos una cuenta que mentía e inventaba. No le contestamos. No valía la pena porque no entramos en discusiones". Tampoco se meten en política ni religión. El 99% de la información de la cuenta es sobre fútbol y las actividades del club.

El conflicto entre la Mutual y el colectivo Más Unidos que Nunca lo manejaron con cautela. "Si bien creemos en el movimiento y que es necesario un cambio a nivel político - sindical, no podíamos volcar una opinión personal en una cuenta oficial. Mandamos algún mensaje cortito sin mucha insistencia pero no tomamos una posición firme y clara. Sí amagamos y dimos indicios de que apoyábamos al colectivo".

Más que un twit.

Cuando saludan a Peñarol se enojan los de Nacional y viceversa. Pero esos son los posts que mayor interacción generan. "En los comentarios se arrancan los corpiños entre ellos. Nosotros tiramos el twit pero no participamos más. Nos dedicamos a leer la polémica que se genera". Ganaron un grupo de seguidores en Arabia Saudita gracias a los saludos que le envían a Nicolás Milesi, exjugador de Plaza que hoy milita en el Al Hilal.

Se despidieron de Primera División con un twit optimista. "Sin llorar, sin dramatismo, sin culpar a los jueces y sin decir que el campeonato está arreglado", fueron algunas de las palabras que usaron. "El mensaje es desdramatizar, descontracturar. Es fútbol y no se nos va la vida en eso". Fernández dice que al aumentar la masa de seguidores empezaron a tomar más consciencia de lo que expresaban: "Estamos administrando una pasión popular y hay que manejarlo con mucha cautela. Hay una línea muy finita que separa el humor y el descanso de un insulto y después no hay marcha atrás".

—¿Cómo piensan que será el futuro de la cuenta y su presencia en las redes estando en la B?

—Creo que va a ser divertido. Se va a abrir un localcito nuevo para un público que hoy no está. Nos interesa la interacción con otros clubes y generar una movida que permita entender que se puede mandar un mensaje y trabajar en contra de la violencia a través de la red social. Nosotros comprendimos que es posible aportar un granito de arena desde ahí. Nos encanta que los clubes usen los ingredientes que usamos nosotros y ojalá crezca. La red social hoy cumple un papel fundamental en la sociedad y los mensajes son cada vez más certeros. Algunos clubes tienen comunity manager contratados que quizá ni siquiera son del cuadro al que le manejan la red social, y no van a tener el espíritu del hincha para transmitirlo. Pero los clubes que tienen administradores del club deben animarse. El mensaje llega. Si le cambiamos el chip a uno, el trabajo está logrado.

LOS FAVORITOS

Hoy nadie escapa a las redes sociales, y Plaza Colonia no podía quedarse por fuera. Sergio Fernández Pos creó la cuenta como un hincha más pero desde el día uno le puso la dosis de humor justa y necesaria. Alternar risas con información, desdramatizar el fútbol y saludar a los rivales fue clave para convertirse en la cuenta preferidas de muchos, entre ellos famosos. La noche que dieron la vuelta Olímpica en el Campeón del Siglo hubo un clic: ganaron más de 9 mil seguidores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)