soltera

Clarisa Abreu: "No me gusta que me encaren en los boliches"

Después de dos años y medio en pareja con el futbolista Giovanni Zarfino, la modelo Clarisa Abreu volvió a la soltería. Dice que la relación terminó en buenos términos y que los problemas de la convivencia fueron el desencadenante para el final.La “loca” añade que en sus escala de prioridades está su trabajo y sus amigos, aunque no descarta que si llega el príncipe azul se dejará enamorar. Sin embargo, apronta las maletas porque recibió una propuesta laboral para un programa de TV en Chile. “Estoy muy contenta y enfocada en eso”. Respecto al príncipe dijo que puede ejercer cualquier profesión y que el único requisito es: “Que me guste y me haga pasar bien”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Clarisa Abreu. Foto: Felipe Benoit

—¿Cuál fue el determinante de la separación?

—La convivencia fue difícil. La gente se aburre y listo. Estuvimos dos años y medio juntos y fue con el primer novio con el que conviví.

—¿Pero qué fue lo más difícil de la convivencia?

—El desorden. Yo soy muy desordenada y él todo lo contrario. La cocina era otro problema: yo no cocino y además, estoy a dieta. O sea, que lo mío era un ensalada o sopita y él quería una comida más contundente. Era difícil cocinar algo que me dieran ganas de comer. Entonces, no. No había solución a ese problemas.

—Ahora que han pasado varios días, ¿qué sentimientos tienes en este momento?

—Raros.

—¿Te sentís sola?

—No. Es verdad que ahora vivo sola. Siempre viví con amigas, pero ahora soy grande. Maduré. Estoy pasando lo mejor que puedo una experiencia que nunca la había vivido. Y trabajando mucho, por suerte.

—¿Dirías que estás defraudada de las relaciones amorosas o estás abierta a conocer a alguien?

—En realidad estoy más para salir con amigos. Se viene el tiempo lindo y está bueno para disfrutar sin que nadie te pregunte dónde estás, qué vas a hacer. Claro que si llega alguien que me enamore, pondré buena onda y energía en esa relación. Pero no estoy en la búsqueda de eso.

—¿En búsqueda de qué estás?

—Me surgió una propuesta de trabajar afuera. En Chile, concretamente. Me llamaron de un programa de TV que se lanza a fin de año. Tengo ganas de hacer cosas nuevas así que fascinada.

—¿La propuesta te surgió mientras estabas en pareja?

—Sí, y cuando se lo consulté no le gustó mucho la idea. Él juega al fútbol y si le surge una posibilidad, yo tenía que dejar todo e ir atrás de él. Muchas no tienen problema y lo hacen, pero yo no iría. Prefiero trabajar en lo mío: voy por mis metas y no por las de otros. Lo acompañaría en lo posible, pero no dejaría todo lo que me gusta hacer por acompañar a alguien.

—¿Querés decir que ese alguien que eventualmente te enamore nuevamente no podría ser futbolista?

—No tengo problema en que sea futbolista o no. Puede ser.

—¿El carnicero, plomero o verdulero que está leyendo tiene chances?

—Yo soy cero interesada y siempre me valí por mí misma. Claro que ese hombre hipotético tiene que hacer algo en la vida, tiene que tener sus aspiraciones pero que sea lo que sea. El carnicero tiene chances también.

—¿Alguien del medio?

—Sí, también puede ser.

—¿Entonces no tenés muchos requisitos?

—Soy muy sencilla: solo me tiene que gustar, me tiene que agradar, caerme bien. Tiene que ser divertido, con chispa. Me muevo mucho, soy muy inquieta, así que también debería ser así, que me siga el ritmo.

—¿Alguna característica física?

—Tampoco. Los únicos que no me gustan son los rubios de ojos celestes. Ellos están descartados.

—¿Sos de las personas que cree que en los boliches no puede nacer un romance?

—Sí, sí. Yo creo que ir a levantar a un boliche es lo peor que te puede pasar. Nunca me pasó de conocer a alguien en un boliche. Nunca me vi en la idea de salir con alguien de un boliche, porque así como te encaró a vos, encaró a otras. No, no, y no. No me gusta. Salgo a divertirme con amigas, pero nada más.

—Pero te habrá pasado que vienen chicos a hablarte...

—Sí, pero siempre les doy salida. En esos momentos es cuando dicen que soy mala onda y la verdad es que en esas situaciones me pongo muy mala onda. Porque en realidad salgo a divertirme con mis amigas, no a que me vengan a llevarme la carga.

—¿Y dónde debería nacer una historia de amor?

—Para mí, las personas deben encontrarse en otros ámbitos de la vida.

—¿Cómo sigue tu año en materia laboral?

—Sigo con las clases de modelaje, con mi marca de ropa y con desfiles a beneficio en el Interior. También estoy tomando clases de stand up. Me divierte y en cualquier momento me largo a los escenarios. Y también estoy muy entusiasmada con la oportunidad de trabjar en Chile. Allá la chicas altas son muy valoradas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)