cine de género for export

Un cine que asusta

Gustavo Hernández e Ignacio García Cucucovich, director y productor de las películas de terror psicológico La casa muda y Dios local, fundaron la productora Mother Superior Films, que trabaja en varios guiones de cine y televisión de terror y comedia, con el fin de exportarlos a otros mercados. Aquí, argumentos de estos proyectos, directores involucrados y galería de imágenes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ignacio García Cucucovich y Gustavo Hernández

Mariángel Solomita Foto: Marcelo Bonjour

En el cine nacional la ambición no se mide en metros cuadrados. Gustavo Hernández e Ignacio García Cucucovich fundaron en 2012 Mother Superior Films, una productora cinematográfica que recién está armando su oficina pero que ya trabaja junto a guionistas y directores locales en proyectos de cine de terror, comedia, animación y series televisivas con el objetivo de venderlos por el mundo. De cómo se crearon los contactos, qué tiene el país para ofrecer en estas negociaciones, cómo son estos guiones, cuáles son las estructuras de producción ideales y qué cambios traerían al sector, hablan en esta nota.

"Pensamos en vender cine y televisión de género de acá para el mundo", dice Gustavo Hernández cuando comienza esta charla. "Todo empezó con La casa muda (2011), casi por accidente descubrimos este hueco y armamos una red de vínculos con productoras y con distribuidores del exterior. Vimos que más allá del gusto personal que nos lleva a hacer este tipo de cine, hay un negocio viable."

La ópera prima de Hernández fue un mojón dentro de la filmografía local: el primer acercamiento profesional al cine de terror, "una de las películas más baratas realizadas en el país" y de las más vendidas; la compraron en 30 países, HBO, se estrenó en Buenos Aires con 50.000 espectadores y se hizo una remake en Hollywood. Entre varios, se exhibió en el Festival de Cannes y en el más grande de Europa vinculado al cine de género, Sitges. En estos espacios empezó a armarse ese mapa de contactos interesados en sus próximos proyectos.

"Trabajamos al revés que la mayoría. En lugar de pensar una idea, escribirla, presupuestarla y salir a buscar el dinero, primero definimos un monto y en base a eso pensamos una idea", confiesa Hernández. La casa muda y Dios local, su segundo film, costaron menos de 20 mil dólares. El primero lo financió la productora, para el segundo contaron además con apoyos de inversores privados de Canadá y España, "eso nos permitió acortar los tiempos de realización. No buscamos la financiación de una película de tres millones de dólares pero rescatar 20 mil en el mundo es fácil, incluso en Uruguay. Y si la película es interesante luego se transforma en una internacional. Cómo se hace: vas a tener dos o tres actores, pocas locaciones, pocos días de rodaje, vas a trabajar con pocos técnicos y sobre todo, tenés que tener una gran idea. Esas limitaciones nos encantan porque te obligan a ser creativo", explica.

La gran idea de Dios local fue utilizar como escenario central del rodaje y de la pesadilla fantástica que viven sus personajes una locación olvidada: una mina de oro ubicada en Lavalleja que siglos antes era explotada por esclavos. En ese espacio peligroso, húmedo, oscuro y plagado de murciélagos se sumergió el reducido equipo para dar forma al infierno que acecha a los tres protagonistas del film, que en el lugar donde pensaban grabar un video clip para su banda se encuentran con un culto antiguo que los enreda en sus peores traumas.


No todos los proyectos se encaran con la misma estructura de producción. En el caso de la historia post apocalíptica Albatros, el proyecto más ambicioso de Mother Superior, "con el que sentimos que vamos a dar otro paso", necesita casi obligatoriamente coproductores que aporten facilidades para rodar escenas complejas y caras y trabajar los efectos especiales.

SUERTE DE FESTIVAL

El estreno de Dios local en salas locales en mayo no les preocupa demasiado, la ganancia económica que podría significar la taquilla nacional no tiene peso en el armado del negocio. De hecho estrenar fuera del país es una decisión a evaluar: "está lleno de películas enormes de superhéroes, pero ahí es donde el coproductor puede ayudar a que esto suceda". También se deben considerar los altos costos de publicidad que significa darle visibilidad a un film uruguayo en una cartelera del exterior. "Dios local va a tener estreno mundial igual porque la vendimos muchísimo. También la compró un importante canal de cable. Las ganancias sobre todo vienen de las ventas para TV, Dvd o Blu-ray", aseguran.

Mientras, esperan ansiosos la respuesta del Festival de Cine Fantástico de Corea, Pifan, el más influyente de Asia. "Con Dios local participamos de la selección oficial de los festivales más importantes de este tipo de cine: Fantastic Fest (Texas), Sitges (Catalunya), Río, entre otros. Nosotros no podemos creer que con una película filmada en 12 días con una cámara de fotos, 10 técnicos y pocos miles de dólares, estamos compartiendo grilla con películas que son obras maestras del género", y Cucucovich enumera: "The Babadook (Jennifer Kent), It follows (David Robert Mitchell), Alleluia (Fabrice du Welz), Over your dead body (Takashi Miike)"...

Entre los pasillos del Fantastic Fest también se paseaba Manuel Facal con Relocos y Repasados (que consiguió excelentes críticas) y Juma Fodde, que ganó el Work in progress con su film Frondoso edén del corazón. "El actor Elijah Wood tiene una productora y su socio fue uno de los jurados. Dijo que la de Juma fue una de las mejores películas que vio en el concurso y que quería leer otros guiones suyos; cosas que pasan en festivales", lanza el productor de la dupla.

PURO GRITOS

"Es que el cine gore y trash, ese de sangre y tripas, ya pasó de moda. Ahora lo que interesa es el terror psicológico, el crear la atmósfera para que caiga un alfiler y vos saltes de la butaca. Este cine necesita más habilidades técnicas y más cabeza. Te puedo asegurar que Dios local tiene ocho o nueve momentos en los que saltás del asiento", prometen. El interés por el cine de género abarca el terror, la ciencia ficción y la comedia "alocada". "A tal punto que los festivales más importantes del mundo están abriendo secciones específicas para este tipo de películas", Cannes inauguró el espacio de programación Midnight Galas y Sundance el Midnight Madness, "la Berlinale está preparando la suya".

Las pujantes cinematografías latinoamericanas, con una generación de cineastas que se suma al plantel, se van corriendo hacia estas historias sin abandonar su perfil más característico de cine costumbrista. El Instituto del Cine publicó un resumen de diagnósticos en relación a las fortalezas y debilidades de las distintas áreas que implican la realización de cine (Compromiso Audiovisual) del que se desprende que un 5% del público elige ver cine uruguayo cuando paga una entrada. El propósito para el próximo quinquenio es al menos duplicar ese número. La opinión al respecto de Hernández es extrema: "Hoy en día lo que pasa con el cine uruguayo es para prestar atención porque cada vez se venden menos entradas. Hay algunas películas que funcionan en la taquilla y otras que no y esas son la mayoría. En cierta forma eso está mostrando un camino: hay un público que se cansó de cierto tipo de cine y está más abierto a uno de género y eso hay que explotarlo. Fijate que dentro de los estrenos locales lo que mejor funcionan son las comedias, las animaciones y a La casa muda le fue muy bien. En los festivales los programadores nos dicen lo mismo, que se alegran de que haya otro cine que muestre novedades desde Uruguay".

Según su socio, la cantidad de proyectos de este tipo que se presentan a fondos de financiamiento públicos dejó sorprendidos a sus gestores. Hace apenas unos años muchos de los nombres que hoy figuran ligados a estos proyectos manifestaban su frustración: de nada servía presentarse a concursos que no creían merecedor de un premio a este tipo de cine; la mayoría abandonaba la idea o la realizaba en pésimas condiciones, lo que dio lugar a un cine fantástico amateur que podría explicar el bagage creativo que sostiene la posibilidad de hacerlo profesionalmente ahora.

"La cosa está cambiando", afirma Cucucovich, "el siguiente proyecto de Juma Fodde en el que estamos trabajando, Hielo para las águilas, ganó los Fondos de Fomento para guión, desarrollo y ahora vamos a aplicar para producción". Mother Superior, aclara, presenta casi todos sus proyectos a los fondos locales aunque habitualmente la suerte no los acompaña.

EL MISMO BARCO

"Como es un cine que no tiene tradición local sus creadores están a la deriva y nosotros lo que queremos es traerlos para el mismo barco". En la charla se suceden los proyectos, muchos de los cuales quedaron fuera de esta nota por tratarse de alianzas muy verdes aún. Entre los territorios más interesados en trabajar con esta productora están Francia, Suiza, México, Argentina, Brasil, España y Estados Unidos. México y España, por ejemplo, son países que consumen muchísimo cine de género. "Estamos en conversaciones con la productora cinematográfica más grande de Argentina para coproducir tres o cuatro ficciones, y estamos siendo selectivos porque incluso nos pasó de recibir un guión de dos escritores argentinos interesados en que realicemos su película. Queremos apuntar a escalones que nosotros podamos controlar". En la meca del cine, el contacto implica a un par de uruguayos que hacen cine allí, uno es Pablo González Mella, hermano de Santiago González y el elogiado escritor Daniel Mella; dos de los guionistas de Mother Superior.

"En esta etapa lo más importante es tener guiones sólidos para presentar a los potenciales coproductores y distribuidores, hoy ya no se vende con el póster, un teaser y el nombre del director, se vende con el guión", opina Cucucovich. Entre los guionistas que esta dupla reclutó están Santiago González Mella y su hermano Daniel Mella, Juma Fodde, Santiago Paiz (director en Adicciones), Nicolás Ciganda, Manuel Facal y Javier Serradilla (escribió para Adicciones).

Santiago González escribió el guión de Dios Local y trabaja con su hermano en la adaptación de la novela corta Derretimiento, oscurísimo relato protagonizado por un asesino. El film, que llevaría el mismo título, sería dirigido por González. Mella, además, escribe el guión de Pueblo chico, una historia que utilizó a Derretimiento como punto disparador y creó otro universo, que de concretarse estaría bajo la dirección de Hernández. Paiz y Ciganda trabajan en sus propios proyectos, los cuales dirigirían; el de Ciganda es una comedia llamada El corto ganador.

Fodde recibió el apoyo de Mother Superior en la última etapa de finalización de Frondoso edén del corazón, un film pequeño para el que prevén un estreno en eventos específicos. Trata sobre un publicista que espera su primer hijo, futuro idílico que empieza a romperse cuando comienza a consumir una sustancia alucinógena que le genera una adicción y lo lleva a la locura. "Una película que va y viene entre el paraíso y el infierno, oscilando entre el humor negro, el romance, la psicodelia y el terror, que reflexiona sobre las dinámicas del amor y los miedos más profundos en torno a la paternidad", cita el argumento.


También es el autor y director de Hielo para las águilas. "En un pueblo del interior, una adolescente marginal, solitaria y andrógina con una historia familiar ligada a la brujería, vive una serie de fenómenos místicos que la llevan a descubrir su identidad y su espiritualidad. En medio de este despertar, una maestra rural aprovecha la mala reputación de esta familia y manipula la fe de los vecinos para desviar su responsabilidad sobre un accidente y conversar su status en la comunidad".

Por otro lado es quien escribió el ambicioso guión que quiere dirigir Hernández y que buscar apoyos en Estados Unidos: Albatros, "en el que una joven parapléjica lucha por la supervivencia en un mundo devastado por una pandemia de violencia irracional que vuelve a sus víctimas presas de una furia incontenible."

Manuel Facal consiguió socios para su productora Prysa. Entre abril y mayo rodará Fiesta Nibiru, "una película de ciencia ficción con toques de humor negro y suspenso" que se desarrolla en un apartamento y con cinco actores "en un futuro cercano en el cual la marihuana ya se comercializa en las farmacias. Peetee y Galaxia son dos jóvenes desinteresados con las actividades del sábado a la noche, incluyendo una fiesta de disfraces con temática extraterrestre llamada Fiesta Nibiru. Mientras pasan el rato en su casa comiendo porquerías y filmándose, comienzan a sucederse una serie de extraños eventos, incluyendo la aparición de unos amigos desconfiables, algo que vive en el ropero de Galaxia y unas misteriosas luces en el cielo, donde la verdadera fiesta parece llevarse a cabo." Otro proyecto que lo implica es la "comedia romántica de terror" El grano: "René conoce a René. René (él) la invita a salir. A René (ella) le sale un grano en la cara. Al crecer la atracción, crece el grano y con él una aberración del pasado que la persigue."

Pensando en otros formatos, Hernández y Cucucovich citaron a Pablo Turcatti para que desarrolle el proyecto de animación El viaje secreto. Por otro lado escriben los guiones de dos series de ficción que se enfocan en el mercado local y regional: El Perro, sobre un cobrador de cuentas incobrables y El Salvaje, que hilvana la vida y obra de Horacio Quiroga.

"Cada proyecto tiene su camino único", concluye el productor cuando se le pregunta qué tiene Uruguay para aportar en las negociaciones de coproducción. Explica que ideas, guiones, excelentes técnicos y hasta es posible que dinero. Pero existe la eventualidad de que socios fuertes quieran participar del guión, de la elección del elenco o de cuestiones técnicas, "incluso es muy difícil vender películas habladas en español, más allá de los subtítulos, porque en muchos territorios es una rareza". Así como sucede en Chile con algunas productoras locales que filman cine de género para ser exhibido en el norte, no se descarta rodar algunos de los proyectos mencionados en inglés. "Siempre es una negociación, vos tenés la materia prima pero todos quieren poner su sello. El mayor objetivo es hacer una buena película, ahora, hacer una buena película y que se pueda vender...doble laburo."

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)