CURIOSIDADES

Cinco cosas que no sabías de Sarah Jessica Parker

La dirigió Harold Pinter en The Innocents, integró varios musicales en Broadway, pero Sarah Jessica Parker tenía mejores dotes para actuar que para cantar. Sex and the city la consagró y Carrie fue un regalo del cielo: le valió un éxito que jamás imaginó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sarah Jessica Parker, la actriz de Sex and the city

1 - NO SE MUDARÍA DE NY

Nació en Ohio pero la Gran Manzana es su hogar.

Se instaló en esta ciudad y allí filmó las seis temporadas de Sex and the city. Esa serie y su personaje, Carrie Bradshaw, la catapultaron al éxito. A Sarah Jessica Parker le fascina caminar por Nueva York, y si es en otoño, mejor.

Adora viajar y el país que más veces visitó fue Grecia. Le gustaría tomarse un año sabático y recorrer el mundo, pero sabe que siempre volverá a la Gran Manzana, porque es su hogar y el de su familia. Allí vive con quien es su pareja hace dos décadas, el actor Matthew Broderick, y los hijos de ambos (James y las mellizas, Marion y Tabitha).

"Esta ciudad tiene todo lo esencial para nosotros; está la familia, hay buenos teatros, y mi trabajo". La taquillera actriz dice que Carrie se convirtió en un sinónimo de Manhattan.

2 - ES DISEÑADORA DE ZAPATOS

Su marca SJP se vende también en Chile, Perú y Colombia

La actriz estuvo varias veces en el armado de los infinitos modelos de zapatos que lució Carrie en Sex and the city. Por eso, cuando le llegó el turno de ponerse a diseñar su propia línea no le resultó extraño, ni novedoso.

Este desafío divierte y motiva a Sarah Jessica Parker. Está involucrada en cada detalle de la fase creativa que se realiza en la empresa de calzado que dio en llamar SJP. El precio del producto varía entre 200 y 600 dólares. La actriz dice que aprende de quienes tienen más experiencia y sabiduría en el negocio.

Si bien su vestidor no es tan amplio como el que tenía Carrie en la serie, confiesa que su interés por la moda estuvo siempre: "Me encanta saber, por ejemplo, cómo Oscar de la Renta construyó un determinado vestido".

En casa de herrero cuchillo de palo: Jessica Parker no puede usar más zapatos con taco por prescripción médica. No se bajó de ellos por diez años y su pie se deformó. Ahora paga las consecuencias y solo se da el gusto de lucirlos en alguna fiesta de gala o celebración especial.

3 - ALQUILÓ UN VIENTRE

Tenía 44 y su esposo 47 cuando nacieron sus hijas mellizas.

Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick cumplen dos décadas de amor el año próximo. El primogénito James Wilkie llegó en 2002 para cambiarles la vida, luego pasaron un tiempo largo buscando la nena. Probaron diversas alternativas, pero ella no quedaba embarazada. La pareja de artistas deseaba con ahínco ampliar la familia, discutieron múltiples posibilidades hasta que se decidieron por una, y alquilaron un vientre.

En 2009 nacieron las mellizas Marion y Tabitha, "y todo se paró. No puedo ni decir qué otros sonidos había en el cuarto. Me enamoré de ellas desde el primer momento", declaró feliz. Y agregó, "todo era nuevo para mí: su tamaño, la forma de sus cabezas, el color de su pelo, sus ojos. Eran completamente distintas a James, algo que no habría imaginado nunca". Exprime al máximo el tiempo con sus hijos, los lleva al colegio, y solo se niega a sacarse fotos con sus fanátios cuando va con los tres pequeños.

4 - NO SALE A LA CALLE SIN PRODUCIRSE

Convive con un equipo de estilistas.

La gente confunde a Sarah Jessica Parker con Carrie Bradshaw, pero ella se encarga de separar a la persona del personaje. No son lo mismo. La actriz dice que la protagonista de Sex and the city era el icono de la moda, no ella. Pero adora la ropa, estar a la moda y su vestidor es amplio.

Confiesa que no se deja ver a cara lavada, que jamás sale de su casa sin maquillaje o sin estar peinada de peluquería. Por eso tiene un equipo de estilistas que conviven con ella y la ayudan a quedar impecable cada vez que tiene que arreglarse, ya sea para ir a una gala o a buscar a sus hijos al colegio.

"Mi vida está mucho más documentada de lo que me gustaría, pero es mi realidad y por eso necesito tiempo para producirme antes de salir".

5 - POBRE EN LA NIÑEZ Y ANTI OSTENTACIÓN

Muchos vestidos que luce son prestados.

Su infancia distaba muchísimo de ser glamorosa. La actriz de 51 años proviene de una familia numerosa (siete hermanos) y llegaron a vivir de la beneficencia pública en Ohio. A veces faltaba la luz en su casa, y no siempre podían festejar cumpleaños y Navidades. De ahí su relación ambigua con el dinero: pasa de querer ahorrar lo que gana a desear comprarse todo lo que le gusta.

Transmite a sus hijos el valor del sacrificio. "Llevamos una vida sin mayores excesos. James dice que quiere ser actor y me gustaría que viera lo difícil que es este trabajo, cuánto hay que luchar", dice quien recibe ropa de modistos de alta costura para posar en fotos o lucir en fiestas de gala y la devuelve muy prolija.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)