CURIOSIDADES

Cinco cosas que no sabías de Michelle Williams

Saltó a la fama con la serie Dawson’s Creek. Interpretó a Marilyn Monroe y ganó un Globo de Oro por ese rol. Actuó en Secreto en la montaña, Blue Valentine y Manchester by the sea. Es madre soltera de Matilda desde que falleció Heath Ledger, diez años atrás.

Michelle Williams
Michelle Williams

1 - SE EMANCIPÓ A LOS 15 AÑOS.

Lo hizo para poder trabajar más horas como actriz.

Obtuvo su primer papel en cine con 14 años. Era April en el filme Lassie (Daniel Petrie, 1994). No creció en una casa con música cool, ni con obras de arte, según contó, pero su padre tenía muy buenos libros y se hizo fanática de la literatura. Con 15 años y al terminar 9° grado optó por emanciparse para dedicarse por completo a su carrera actoral. La decisión no se debió a la falta de apoyo de su familia, sino a que quería trabajar más horas, y esa era la forma de esquivar la ley que protege a los actores infantiles limitando sus jornadas laborales. Saltó a la fama con el rol de Jennifer Lindley en la serie Dawsons Creek. Aunque su personaje moría al final, siempre estuvo afín al retorno: "Tendría que volver como un fantasma pero me encantaría hacerlo".

2 - MEJOR MADRE QUE ACTRIZ.

Cada vez se siente más humilde y no se siente nada especial.

Su hija Matilda no la considera una estrella de cine. "Para ella soy alguien que trabaja y paga las facturas". Michelle Williams cría a su hija sola desde que el actor Heath Ledger apareció muerto en un apartamento de Nueva York diez años atrás. Ellos estaban separados cuando sucedió el trágico episodio pero seguían unidos por Matilda: "Soy madre de una niña que es la viva imagen de su padre. Todo a lo que me puedo aferrar es a la presencia de Heath dentro de ella", confesó. Michelle y Matilda son muy conocidas en la sección de quesos y en la panadería del supermercado del barrio. Es que la actriz de 37 años hace las compras, cocina y limpia su hogar. "Disfruto de ocuparme de la casa y ser mamá. Es algo que está más cerca de mi naturaleza que actuar y viajar. No estoy hecha para eso, pero así es mi trabajo". Dice que si no la llamaran para actuar más no derramaría ni una lágrima y no considera hacer algo especial. "Soy más útil como buena madre de lo que jamás sería como actriz".

3 - VACACIONES TRAS SER MARILYN.

Se aisló después de ese rol porque se sintió agobiada.

Confiesa que cada vez que acepta sumarse a un filme se asoma al abismo de su propia capacidad y siempre se guía por lo que dicta su corazón. "Es probable que haya algo de masoquismo en esta obsesión mía por embarcarme en proyectos que me meten en aprietos". Después de interpretar a Marilyn Monroe en Mi semana con Marilyn (Simon Curtis, 2012) debió tomarse siete meses de vacaciones. Era su referente de niña y "encarnarla ha sido como volver a nacer como actriz. Al principio fue muy duro. Tenía que estar a la altura de su belleza, su inteligencia, su imagen, su gracia y su talento". Marilyn había fabricado su personaje de forma minuciosa así que Michelle Williams comenzó por aprender a imitar esa imagen para luego construir al ser real que se escondía detrás de ella. "Llegué a sentir sofocos y mi cuerpo comenzó a desmoronarse. Según leí, a la propia Marilyn también le pasaba eso. Fue un verdadero horror".

4 - FAN DEL TRANSPORTE PÚBLICO.

Anda en metro y bus como una más en NY.

Eligió vivir en Nueva York para que su hija Matilda (13 años) pudiera continuar yendo a la misma escuela y creciera rodeada de amigos. Quería dar estabilidad a la niña tras la muerte de su padre, el actor Heath Ledger. Además, en esta ciudad no debe proteger tanto su vida privada como lo hacía en Los Ángeles. "O quizá soy una persona muy aburrida. No hay nada que contar de mí", bromeó Michelle Williams. Pero lo que más disfruta de NY es el transporte público, y leer durante los trayectos. "Me dan ganas de besar a los conductores del autobús o del metro. Me invade una felicidad al estar sentada entre extraños. No estar atrapada en el tráfico es maravilloso. Ya no conduzco nunca", contó la actriz.

5 - LLEGÓ ASENTIRSE UNA FRACASADA.

Ser madre soltera la hacía tener ese desasosiego.

Supo enojarse y sentirse fracasada porque en el colegio de su hija solo había dos madres solteras y ella no tenía un compañero en quien apoyarse, pero dice ser "afortunada" por contar con una familia, aunque no sea la tradicional. Ya no cree en el amor romántico, ni idealiza las relaciones. "Nunca pensé que seguiría teniendo citas con 36 años y una hija de 11. Me siento muy a gusto sola". Si bien cree que hay que aceptar las situaciones como se dan, jamás podrá asimilar la idea de que su hija se críe sin su padre, el actor Heath Ledger. "Soy más fuerte de lo que pensaba. No puedo negar que he pasado situaciones muy difíciles pero salí adelante y aprendí mucho. Decidí que ante todo quiero ser feliz".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)