CURIOSIDADES

Cinco cosas que no sabías de Matt Damon

Será siempre recordado por su papel de agente secreto en la saga de Bourne, pero Matt Damon también actuó en Ocean’s Eleven, El talentoso Señor Ripley, Invictus, Interstellar, Marte, Elysium y ganó un Oscar como guionista por Good Will Hunting.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

1. SPIELBERG LO ACONSEJÓ

Aprendió dirección por rodar con grandes talentos

Le interesa dirigir, estuvo a punto de hacerlo pero no encontró un hueco en su agenda ¿Qué le falta? Un buen guión. Y no lo escribe porque le demanda tiempo y necesita una idea. Hace años, Steven Spielberg le dijo, "lo más importante para los directores primerizos es encontrar una historia simple y contarla". Retuvo ese consejo y lo maneja como premisa para su debut detrás de cámara.

Matt Damon es íntimo amigo de Ben Affleck y él si se animó a meterse en ese rol. Juntos hicieron el guión de Good Will Hunting (Gus Van Sant, 1997), que les valió un Oscar. Y Damon declaró que no le importaría dejar de ser el agente secreto Bourne para hacer a un superhéroe si Affleck lo dirigiera, "me metería de cabeza, me encanta trabajar con él".

2. BOURNE ES SU AMULETO

Es un personaje que le encanta y al que le debe mucho

La primera vez que encarnó a Jason Bourne en El caso Bourne tenía 29 años. Volvió a hacerlo dos años después en La supremacía Bourne dirigido por Paul Greengrass. Y continuó bajo sus órdenes en El ultimátum de Bourne (2007) y nueve años después, cuando se estrenó Jason Bourne. El último filme lo hicieron por el público, ya que Matt Damon no paraba de recibir consultas de fanáticos que le preguntaban cuándo volverían a verlo en ese rol. Eso significó gran presión porque debía estar a la altura de las anteriores. "Estamos muy orgullosos de las tres primeras y queremos que encaje a la perfección", confesó.

En 2002 tenía 29 años, en 2016 interpretó a Bourne con 45 y eso le significó una preparación física mucho más intensa: iba al gimnasio dos veces por día. Está convencido de que haga lo que haga, siempre se lo asociará con este rol, sabe que lo seguirá eternamente, pero lo asume como algo natural. Es más, "Bourne me cae realmente bien. Si Universal quiere que vuelva a hacerlo con Paul (Greengrass), ahí estaré".

3. LOS PAPARAZZI NO LO SIGUEN

Se define a sí mismo como una mala estrella de Hollywood

Está seguro de que la prensa amarilla no pierde el tiempo con él porque es "un padre suburbano que va a entrenamientos de fútbol". Ocupa el noveno lugar como uno de los actores más rentables este 2016, según Forbes, pero los fotógrafos ya no montan guardia en su mansión porque carece de historias turbias o complejas. Eso le permite disfrutar de una vida relativamente normal con su mujer y sus hijas.

Lleva once años de casado con la argentina Luciana Bozán Barroso y tienen una regla: no pueden pasar más de quince días separados. Por eso, cada vez que le toca filmar lejos de casa, se lleva a todo el clan. El hermano de Matt Damon encontró su alma gemela a muy temprana edad y el actor pensó que a él no le sucedería jamás. Pero un día entró a un bar huyendo de las fans y todo cambió. Luciana era mesera del lugar, lo miró y no lo reconoció. "Se puso a gritar como una histérica, entonces me pasó algo extraño, me enamoré".

4. CASI SE TERMINA SU CARRERA

Por suerte, fue solo una mala racha

El caso Bourne se estrenó en 2002, fue la primera película de la saga, la dirigió Doug Liman y hubo inconvenientes en el rodaje. Matt Damon estaba radicado en Londres por una obra de teatro y hacía seis meses que nadie le ofrecía un rol en la pantalla grande cuando se estrenó este filme. "Todo el mundo pensaba que mi carrera se había terminado".

Sus últimos trabajos (Todos los caballos bellos y La leyenda de Bagger Vance) habían fracasado en taquilla y El caso Bourne estaba predestinado a hacerlo también. A pesar de que se retrasó el estreno porque se tuvieron que volver a filmar varias escenas, el director no bajó los brazos y logró un buen producto. El público tardó en descubrirlo pero la película fue un éxito: recaudó 214 millones de dólares en todo el mundo.

5. LE ENCANTA TOMAR MATE

Su mujer es Argentina y le contagió esta costumbre

Él dice que lo suyo con Luciana Bozán Barroso no fue amor a primera vista pero lo cierto es que desde que cruzaron miradas en 2002, no se separaron más. Tuvieron tres hijas (Isabella, Gia y Stella) y han desmentido varios rumores de separación.

Como buena argentina, Luciana le enseñó a tomar mate y ahora lo comparten. Él aún no comprende los enojos desmedidos de su mujer cuando pierde Boca. El año pasado presentó Marte (Ridley Scott) en la vecina orilla y sorprendió con un español muy rioplatense: "A la gilada ni cabida", "vamo a calmarno", "¡aguante Jason Bourne, vieja!, fueron algunas de las frases que lanzó. Y dijo que le encantaría trabajar en Argentina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados