Curiosidades

Cinco cosas que no sabías de... Julia Roberts

Julia Roberts es la reina de la taquilla: Mujer Bonita, La boda de mi mejor amigo, Notting Hill, Novia fugitiva, La gran estafa, Erin Brockvich (Oscar). Pronto se la verá en la versión norteamericana de El secreto de sus ojos. No le tienta dirigir ni escribir.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Julia Roberts

1- EN SU CASA NO SE MIRA TV.

Julia y su esposo priorizan las actividades familiares.

Julia Roberts y Daniel Moder tienen tres hijos: los mellizos Phinnaeus y Hazel (11) y Henry (8). La actriz coleccionaba libros hasta que un día se dio cuenta de que era mejor donarlos a que reposaran en sus estantes. Trasladó el gusto por la lectura a sus pequeños que disfrutan de las grandes ilustraciones pero Julia prefiere inventarles cuentos antes de dormir y de paso comparten instancias juntos. Le gusta imaginar historias auténticas, cambiar las voces, hacer gestos. Actuar pero en casa. Otros de sus pasatiempos son cocinar, caminar y jugar. Eso sí, se exponen muy poco a la pantalla chica. En su hogar no está prohibido pero entienden que "en exceso puede evitarnos construir memorables recuerdos familiares". En casa de herrero...

2 - SUSPENDIÓ DOS BODAS.

Huyó del compromiso igual que su personaje en Novia Fugitiva.

Tuvo varios romances con figuras de Hollywood, entre ellos Liam Neeson, Daniel Day Lewis, Jason Patric, Matthew Perry. El affaire con el actor de Friends resultó fugaz, se conocieron cuando ella grabó unas escenas para la serie de Warner, se vieron un par de semanas pero no prosperó. Con Dylan McDermott fue más intenso. Empezaron a salir durante el rodaje de Magnolias de acero (1989), se comprometieron pero él la dejó mientras filmaba Mujer Bonita (1991). La soltería le duró poco. Se enamoró de Kiefer Sutherland, fijaron fecha de matrimonio pero Julia rompió la relación tres días antes de la boda: lo acusó de haberle sido infiel con una stripper. Se casó con el cantante Lyle Lovett en 1993, se divorció en 1995 y tiempo después se vinculó con el actor Benjamin Bratt. Las malas lenguas dicen que él la dejó porque ella le escapó al casamiento. El rodaje de La Mexicana (2000) cambió su vida. Conoció a Daniel Moder, formaron una familia y tienen tres hijos.

3 - GANÓ UN PAPEL POR SU DULZURA.

Consiguió el protagónico de Mujer Bonita por un post it.

En 2015 se cumplió un cuarto de siglo del estreno de la exitosa y romántica Mujer Bonita, que marcó el primer hito de taquilla para Julia Roberts (el filme recaudó 460 millones de dólares en todo el mundo). Gary Marshall, director, llevó a Julia a casa de Richard Gere para que se conocieran. El actor aún no había confirmado si aceptaría el rol, pero la actitud de la veinteañera apuró su decisión. Marshall llamó a los diez minutos para saber qué tal marchaba el encuentro, Julia percibió dudas en Gere, entonces se apresuró a escribir en un post it por favor, diga que sí. Él se río, "fue tan dulce que simplemente dije que sí", relató meses atrás en el programa Today (NBC). Tiempo después, Julia se enteró que Gere había rechazado el papel varias veces porque no había encontrado a la compañera ideal. Por ese casting pasaron Meg Ryan, Kim Basinger, Melanie Griffith, Sharon Stone, Michelle Pfeiffer, Heather Locklear y Diane Lane.

4 - TIENE UNA HUERTA Y CRÍA GALLINAS.

Su vida de artista no se parece a su día a día.

Si la vieran rodeada de platos sin lavar no creerían que es una estrella de Hollywood. Es artista en materia doméstica. "La fama es una brisa de verano, va y viene", confesó. Se refugia en su castillo en Malibú donde cocina con las verduras que planta en su jardín, cría gallinas (siempre hay huevos frescos en su heladera) y agasaja a su marido con repollos de bruselas. Tiene paneles solares, recicla y quiere que sus hijos sean vegetarianos. Diciembre es su fecha preferido: hace galletitas caseras y cocina durante días para la cena navideña.

5 - ADMIRA LA BELLEZA NATURAL.

Solo se mira al espejo para lavarse los dientes.

No se detiene a pensar cuánto afecta su figura el paso del tiempo, "estoy en paz con lo que va a ocurrir, lo quiera o no". Jamás se hizo un lifting, ni cirugías, "te hacen lucir algo fabricada", pero no critica a quienes eligen el bisturí. Cree que las mujeres maduras son las que más brillan. Y está tan convencida que hizo un pedido especial desde que es la cara de Lancôme: "les dije que quería ser una modelo que envejeciera". No invierte horas en su imagen: a la mañana se lava los dientes, la cara y se pone bloqueador. Su mayor cuidado es en alimentación: come sin gluten y prefiere lo orgánico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error