CURIOSIDADES

Cinco cosas que no sabías de Eva Mendes

Es norteamericana pero de herencia cubana. Eva Mendes fue modelo de Calvin Klein y de diversas marcas. Actuó en Hitch, The other guys, Lost river y muchas otras. Lanzó su línea de productos de decoración, dirigió un corto y produjo la película Life.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

1. QUERÍA SER MONJA Y FAMOSA

Eran incompatibles y se decidió por la actuación

Nació en Miami y es hija de inmigrantes cubanos. Eva Mendes es muy unida a su familia y siente particular admiración por su madre. Dice que ella es su ideal de belleza, la define como una "mujer maravilla" y generosa. Eva tiene profundo respeto hacia su madre por haber mantenido la alegría a pesar de los malos tragos. "Ella me enseñó que hay que reír más".

La niña Eva tenía dos grandes anhelos: soñaba con ser famosa para poder comprar un chalet y pasear con su madre en limusina, y a la vez le gustaba la idea de ser monja. Ese deseo se hizo humo con un comentario de su hermana Rebecca "¿Sabes que a las monjas no les pagan?", le dijo. Y bastó para que nunca más hablara de ponerse el hábito.

2. QUIERE DIVERTIRSE EN LOS SETS

Le pide a su agente roles donde no se la trate solo como un adorno

Eva Mendes comenzó su carrera filmando publicidades. Fue la cara del perfume Angel de Thierry Mugler y posó desnuda para Calvin Klein. Participó de varios clips, entre ellos de los Pet Shop Boys. En 2005 dio un paso al estrellato con su participación en Hitch (Andy Tennant) junto a Will Smith. Aprendió mucho de él, lo acribilló a preguntas y se sintió como una estudiante de actuación.

Cuando le tocó filmar The other guys (Adam McKay, 2010) repitió la experiencia con Will Ferrell. Absorbía todo lo que podía de su co protagonista y sentía que era como ir a clases de improvisación. Ese filme le fascinó porque su mayor pretensión es hacer algo "chistoso". Se siente muy cómoda en el género comedia.

Le pide a su agente que le busque papeles donde pueda divertirse. Y con este dio en la tecla porque fue la primera vez que pudo hacer de "payasa". Le planteó al director que no quería ser solo la chica sexy. "Dame algo que hacer, quiero jugar", le dijo. Cantó, se vistió de vieja y se río a carcajadas.

3. ES UNA MUJER HIPPIE Y LIBERAL

No tiene ningún reparo en potenciar su faceta sensual

Las primeras veces que vio a Cindy Crawford en las portadas de revistas quedó fascinaba. La idolatraba, igual que a Sophía Loren, Gina Lollobrigida y Claudia Cardinale. Se identificaba con estas actrices por ser "mujeres de gran integridad pero con una fortísima carga erótica". Eva Mendes se define como un espíritu libre y no se pone frenos.

No se quita la ropa "a la primera de cambio" pero no tiene tapujos cuando le toca encarar un desnudo. "Encuentro frustrante vivir en Estados Unidos, donde la sexualidad siempre es censurada", dice. No tiene problema en sacar a la femme fatale de adentro, pero si un director le da instrucciones para ser sexy se marcha del plató.

Le hubiera gustado ponerse bajo las órdenes de Federico Fellini. Dice que lleva una hippie dentro y su lema es no herir al prójimo ni física ni emocionalmente. Practica yoga, senderismo y en su dieta está prohibida la carne porque no está de acuerdo con las fábricas cárnicas.

4. NIEGA SER COMPRADORA COMPULSIVA

Se hizo fama de cargar con ese mote y no le va

No le obsesiona ir de shopping. Varios la catalogan como compradora compulsiva pero ella se esmera en aclarar que no es así. "El lujo en el que gasto más dinero es en darme masajes". Los faciales son su perdición. Las carteras y zapatos también figuran en su Top 3 de accesorios preferidos. Y aunque la etiqueta de compradora compulsiva no le cabe,

Eva Mendes reconoce que disfruta al elegir y adquirir todo tipo de cosas para su hogar. Es una apasionada del diseño de interiores y la arquitectura. Ambas disciplinas le entusiasman más que la moda. "Me encanta cualquier cosa que esté bien diseñada". Es más, su libro de cabecera es El manantial de Ayn Rand, una novela cuyo protagonista es precisamente un arquitecto.

5. RECLAMA A GRITOS PRIVACIDAD

Se empeña en cuidar su intimidad y la de su familia

La cultura de las celebridades le resulta asquerosa. Evita los lugares públicos que están repletos de paparazzi e incluso le molesta que sus fans conozcan el nombre de sus perros. Eva Mendes nunca da detalles sobre su relación con Ryan Gosling y ambos mantuvieron oculto el embarazo de su primogénita, Esmeralda Amada (2 años), para darle la máxima privacidad posible. "Creo que hay un yo público y un yo privado".

La actriz cumplió 41 años en 2015 y su flamante esposo le organizó un mega festejo en la pista de patinaje de Glendale. Si bien Esmeralda estuvo presente en el evento, ambos padres la resguardaron de las cámaras y flashes en una cuna tapada con una manta para evitar que pudieran captar su imagen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados