CURIOSIDADES

Cinco cosas que no sabías de Daniela Vega

Es chilena, tiene 29 años y fue la primera transexual en ganar un Oscar por el filme Una mujer fantástica. En su documento aún figura su nombre de varón pero prefiere no recordarlo. Dejó su trabajo en una peluquería para actuar. También es cantante de ópera.

Daniela Vega
Daniela Vega, la primera transexual en ganar un premio Oscar. 

1 - LA ABUELA, SU PRIMERA DIVA.

Dice que la inspiró, le dio gran personalidad y la copiaría

Cuando Daniela Vega todavía era un varón se metía a escondidas en el ropero de su abuela y navegaba entre su estrafalaria ropa. Le encantaban sus joyas y "moría por usar sus tacos altos". Su momento favorito en la niñez era cuando salían juntos de paseo y "trataba de hacer calzar mis pasos con los de mi abuela imaginando que eran mis pisadas las que hacían ese ruido de los tacos sobre el cemento", recuerda. Esa mujer fue su primera gran diva y quien la inspiró: "Se sube al auto, maneja hasta la playa, usa bikini y se pinta las uñas. Mi abuela es intrépida. Dice lo que le viene a la cabeza y me dio mucha personalidad. Copiaría todo lo que ella hizo", declara Daniela, la primera actriz transexual en ganar un premio Oscar.

2 - SIEMPRE SUPO QUE SERÍA MUJER.

Empezó a sentir que la masculinidad le haría daño en su cuerpo

A los siete años empezó a percibir que algo le ocurría pero no lograba identificar de qué se trataba Guardó el secreto sin saber qué era y construyó una estrategia que luego fue desentramando. Cuando sus padres la anotaron en un colegio solo de varones conoció el terror y el miedo. Se burlaban porque era demasiado femenina: la empujaban en la escalera y le rompían los cuadernos. Recuerda haber sentido que ser hombre era malo, que la masculinidad le haría daño a su cuerpo porque no podría "zafar" de que le crecieran pelos y barba y se engrosara su voz. "Tuve claro desde el día uno que iba a terminar siendo una mujer". Empezó por negarse a cortarse el pelo y cruzaba las piernas frente a su familia. A los 15, sus padres le dijeron, "conocemos gente gay pero nunca tanto". Ella contestó no sentirse gay, sino que quería ser mujer. Sus padres se fueron a la playa a pensar y dos días después volvieron con una caja de maquillaje. "Los tres nos pusimos a llorar. Todavía la conservo y ahí guardo mis joyas".

3 - DEJÓ PELUQUERÍA POR ACTUAR.

Cortó el pelo, tiñó y cocinó en bares antes de actuar

Había debutado en cine con La Visita (Mauricio López) en el rol del hijo transexual de una familia tradicional. Sebastián Lelio no contactó a Daniela Vega para que protagonizara Una mujer fantástica sino porque una amiga en común le recomendó que hablara con ella para que le diera información sobre cómo es ser transexual en Chile. Se juntaron en un bar y hubo un "flechazo cinematográfico", pero ella siguió trabajando como peluquera. Mantuvieron el contacto vía mail, hasta que una tarde él le envío el guión de Una mujer fantástica en un correo y le contó que era la elegida para ser Marina, una mujer transgénero que se enfrenta a la muerte de su pareja, 20 años mayor. Ese día renunció a la peluquería. "Voy a hacer otra película que es un poquito más grande, entonces me voy a tener que ir por un tiempo", les contó. Le dijeron que tenía las puertas abiertas pero "si te vas, tratá de no volver, que sea el paso para algo mayor".

4 - CANTANTE LÍRICA DESDE EL LICEO.

La profesora de música descubrió su voz

Su mejor recuerdo del colegio Benjamín Claro Velasco es haber sido reclutada por la profesora de música para cantar en el coro. Así se metió en el género lírico, conoció la ópera y no se desvinculó más del canto. En aquel entonces, todavía no se había declarado gay, ni era transexual pero soñaba con ser como María Callas. Daniela Vega y su maestro de canto propusieron a Sebastián Lelio, director de La mujer fantástica, que su personaje (Marina) interpretase arias de ópera y así sumó otro desafío. El próximo reto como cantante será preparar el Ave María para cantárselo a sus abuelos que han decidido casarse por iglesia después de muchos años de amor: "Ese será mi regalo de bodas", confesó.

5 - FORMAR UNA FAMILIA NO ES PRIORIDAD.

No se siente preparada para ser madre al día de hoy

Se considera demostrativa y súper apasionada. Abraza a sus amigos todo el tiempo y asegura que no puede concebir la vida sin amor, pero no se refiere solo al de pareja, sino al de su familia y sus seres queridos. Daniela Vega confesó a un amigo que formar una familia no ocupa un lugar fundamental en su vida hoy. "No es mi tema. No veo cercana la posibilidad de ser madre porque con suerte me hago cargo de mí misma. Creo que mis hijos son y van a ser mis películas, mis obras de teatro, mis óperas y mis conciertos. Esos son mis hijos: los quiero, los defiendo y los odio como tales", aseguró quien ha repetido en varias ocasiones que el arte salvó su vida, y sueña con ser dirigida por Pedro Almodóvar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)