curiosidades

Cinco cosas que no sabías de Cate Blanchett

Quería triunfar en teatro y se convirtió en una estrella de Hollywood. Ganó su primer Oscar al interpretar a Hepburn en El aviador (Scorsese, 2004), luego lo obtuvo por Blue Jasmine (W.Allen, 2013) y estuvo nominada con Carol (Todd Haynes, 2015).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Google Images

1 - ADOPTÓ UNA NIÑA HACE UN AÑO.

Se tomará el 2016 sabático para dedicarlo a su familia.

Cate Blanchett lleva 18 años en pareja con el guionista y dramaturgo Andrew Upton. Tenían tres hijos biológicos (Dashiell, Roman e Ignatius), disfrutaban de ver cómo "crecía la prole" cuando decidieron adoptar una niña.

Iniciaron los trámites en Estados Unidos y no en Australia debido a que las leyes en su país natal son "intratables, deberían desplazarse hacia los mejores intereses de los niños", apunta Cate. Edith Vivian llegó a sus vidas en febrero de 2015 y "ha sido un absoluto regalo, estamos locos con ella". De hecho, la talentosa actriz de 46 años y su esposo se tomarán un año sabático junto a sus cuatro hijos. Aún no saben dónde irán pero el plan de Cate es sentarse en una isla desierta a leer, pensar y charlar.

2 - INTERPRETÓ A VARIOS HOMBRES.

Nunca supo si Bob Dylan quedó conforme con su actuación.

Jamás se niega a una aventura. La profesión debe seducirla al concluir cada proyecto, ya que siempre comenta, ahora que he terminado, no vuelvo a actuar, pero recae. Le fascina asumir desafíos que impliquen esfuerzo, "si no trato de ir a un lugar nuevo, mejor me quedo felizmente en casa".

En 2007 apareció Todd Haynes y le ofreció que encarnara a Bob Dylan en Im not there. "La idea me pareció tan ridícula que, por supuesto, le tuve que decir que sí. Era una propuesta muy arriesgada y estuve nerviosa antes del rodaje".

A Cate Blanchett solo le daban papeles masculinos en el secundario, así que cuando se convirtió en actriz profesional fue un alivio poder hacer de mujer. No le resultó simple meterse en la piel de un hombre para construir a Dylan y confesó que le ayudó ponerse un par de calcetines en la entrepierna para sentirse más masculina. Nunca se cruzó con el músico y la vez que alguien quiso transmitirle qué había dicho sobre su interpretación, había tanto barullo que no logró escuchar. "Nunca supe si le gustó la película".

3 - ANTI GLAM Y REDES SOCIALES.

El único espejo que hay en su casa se ubica en el baño.

No tiene un estilo definido. Cate Blanchett puede pasar toda una tarde de domingo en pijama junto a sus cuatro hijos, vestirse sin siquiera llevar ropa interior debajo o quedar espléndida para una alfombra roja. Confiesa que todas las veces que luce radiante en los eventos es gracias a un "equipo de personas que han invertido todo el día en preparar mi pelo, mi maquillaje y mi traje. Es una ilusión maravillosa".

Su vestuario preferido es un buen traje pantalón con un lindo zapato masculino; no usa medias. Tampoco participa de las redes sociales porque le harían estar demasiado pendiente de sí misma. Solo usa correo electrónico; no tiene Twitter, ni Facebook, ni Instagram. "Me gusta compararlas con los grafitis: quizá leas una o dos cosas interesantes, pero la mayoría no son muy útiles". Prefiere invertir su tiempo en leer libros que le regalan o le recomiendan personas que admira. Murakami es uno de sus autores preferidos.

4 - NO QUERÍA DEDICARSE AL CINE.

Su plan era hacer una larga carrera en teatro.

Egresó de la escuela de actuación con un sueño entre manos: lograr una trayectoria en las tablas. Ella dice estar segura de que el teatro la ha hecho actriz. "Cada película que hago es una pequeña sorpresa que mi yo del pasado no se esperaba", confiesa.

Un día, Cate Blanchett abandonó la pantalla grande y partió rumbo a Australia donde dirigió en la Compañía Nacional de Teatro de Sydney y trabajó junto a su esposo. Muchos le decían que su vuelta al cine sería difícil pero no le importó. Tenía más de 40 cuando se planteó retomar y creyó que no había lugar para ella, pero el teléfono no tardó en sonar. Tuvo suerte de campeona: Woody Allen la convocó para protagonizar Blue Jasmine (2013) y se llevó su segundo Oscar por esa actuación.

5 - AHONDA EN LA ESENCIA DE LOS ROLES.

Su objetivo es entender acciones, reacciones, emociones.

Fue la reina Isabel (Elizabeth, 1998), una reina elfa (El señor de los anillos, 2001), Katharine Hepburn (El aviador, 2004), hizo de lesbiana (Carol, 2015) y de madrastra en La Cenicienta (2015). Se metió con los guiones para investigar cada rol; buscó comprender motivaciones, deseos y frustraciones.

En Notas de un escándalo (Richard Eyre, 2006) se preguntó, ¿qué pensaba Sheba para meterse en una relación enfermiza con un adolescente? Y al indagar en su soledad entendió la desesperación de esa esposa y madre. Le interesó descubrir por qué la madrastra se había vuelto tan malvada: "se trata de una mujer que intentó rehacer su vida y tiene unos celos incontrolables del cariño de su nuevo marido por su hija, Cenicienta". Y desde ese lugar construyó a la villana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados