ENTREVISTA

China Suárez: "Benjamín tiene un gran corazón"

La actriz María Eugenia Suárez, de 24 años, le dio un brutal giro a su carrera al cambiar las tiras juveniles por papeles jugados y complejos. Lo hizo en Abzurdah (2015) y repitió el desafío en la recién estrenada El Hilo Rojo.La película habla sobre amor e infidelidad, y tomó notoriedad en los programas de chimentos por la relación amorosa entre ella y su coprotagonista, Benjamín Vicuña. El romance nació en el medio del rodaje, mientras el actor enfrentaba una tormentosa separación de la modelo Pampita. “Él tiene muchas cosas positivas como para enamorar a cualquiera”, lo elogia María Eugenia, que se ganó al público de varias generaciones como “la China Suárez”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
China Suárez. Foto: Julmart Bueno.

—¿Cómo fue cambiar los personajes livianos de comedias televisivas por papeles muy fuertes como los que interpretaste en Abzurdah y El Hilo Rojo?

—Tiene que ver con que van pasando los años y una se va convirtiendo en mujer. No puedo seguir haciendo el personaje de la preadolescente luminosa porque mi vida ya no es eso. Soy madre y la gente también me ve como una mujer más grande. Además, a mí me gusta tomar riesgos con papeles jugados. Apuesto a lo distinto y disfruto de salir de la comodidad de interpretar a una chica que vive una historia de amor y está todo bien. Siempre dije que si algún día hacía cine, quería que fuera con un personaje difícil, no en algo liviano. El cine da la posibilidad de lucirse, y hay un equipo grande atrás para que todo salga bien.

—¿No sufrís nada de la exigencia de estos papeles?

—No, me encantan. La televisión y los personajes más livianos también tienen lo suyo pero llega un punto en el que se hacen de forma automatizada, y eso puede llevar a aburrirse. Estos personajes hacen que una no se pueda relajar porque son tan distintos a cómo soy yo que estoy todo el tiempo en el personaje. Eso es lo divertido.

El hilo rojo incluye varias escenas de sexo, ¿cuestan más que otras?

—No me las tomo como una escena más pero tampoco es que me tengo que preparar una semana psicológicamente para hacerlas. No sé qué me pasaría si lo tuviera que hacer con otro equipo y otra directora, sé que con éste me siento muy cuidada. Aparte, el tema del cuerpo no me cuesta, lo veo como algo súper natural.

—¿Ayudó la química con tu coprotagonista y pareja Benjamín Vicuña?

—Para mí no fue fundamental. Recién me contaban que en Diario de una Pasión los actores se odiaban, pero los ves en la película y parecen la mejor pareja del mundo. Yo puedo trabajar perfectamente con alguien con quien no me lleve bien y no tenga química.

—¿Te pasó?

—No. Me pasó de trabajar con gente de la que me habían dicho "cuidado que es complicado" pero después yo me llevé bien. La gente conflictiva sabe con quién meterse, yo nunca tuve un problema con alguien trabajando.

—La película tiene una importante carga de sensualidad, ¿cuál es tu arma de seducción en la vida?

—No soy una mina que busque seducir. Soy muy de mi pareja, me gusta que mi pareja se muera por mí y después el resto no importa. Lo que me elogian es la personalidad. Soy tranquila, no soy zorra ni competitiva. También soy bastante torpe. La gente que no me conoce piensa que soy una lady, tranquila, femenina. Pero después me conocen y me dicen que parezco un pibe.

—¿Lamentan que la película haya quedado asociada a tu relación con Benjamín en la vida real, o por el contrario sienten que ayudó a que más gente fuera a verla?

—Todos tuvimos la misma postura: "nos pasó todo esto, es una cag… Pero ya está, estamos seguros de la película que estamos haciendo". Y yo rescato mi relación con Benjamín, me siento una bendecida por haber encontrado a alguien que quiero, que me quiere, y el amor hay que celebrarlo en todas sus formas.

—¿Cómo hizo para enamorarte?

—Eso es algo muy personal. No sé cómo hizo puntualmente, fue algo que sucedió. No voy a entrar en detalles, son cosas que me guardo para contarle a mis nietos.

—¿Qué te gusta de él?

—Es una muy buena persona, un muy buen compañero y tiene un gran corazón. Siempre está pensando en el equipo, en los demás, y en cómo puede hacer para que todos estén mejor. También es un gran padre. Tiene muchas cosas positivas como para enamorar a cualquiera.

—¿Les costó asumir la relación públicamente después de la escandalosa separación de él?

—No, yo no soy muy de mostrarme públicamente pero lo tomamos como algo normal. Es mi pareja y no tengo nada que esconder. Nunca me enganché mucho en el tema, capaz que de afuera se vio de otra manera pero yo estaba en mi casa tranquila con mis cosas. Fue algo de lo que no me puedo hacer cargo, fue mucho más tranquilo de lo que muchos piensan.

—¿Qué aprendiste de tu hija Rufina?

—Todo. Los hijos le enseñan más a uno que uno a los hijos. Hay que observar más a los chicos, que son una fuente de sabiduría espectacular porque no están contaminados, no tienen prejuicios. Son pura ingenuidad, dulzura, amor. Entregan amor sin pedir nada a cambio, eso es lo más lindo.

—¿Qué cambió ella en vos?

—Una se corre mucho del foco. Antes una se separaba y sufría, no conseguía el trabajo que quería y sufría. Después de tener una hija, lo único que una quiere es estar con ella. El resto puede esperar: el trabajo, los noviazgos, los amigos, la familia. Soy demasiado apegada a mi hija y de verdad mi vida gira en torno a ella y me encanta.

—¿Fue difícil encarar la maternidad soltera y joven?

—No, lo mejor que hago en mi vida y me elogian es cómo soy con mi hija. Obviamente que me equivoco como cualquiera pero me sale bastante natural. Nunca me agarró la inseguridad de decir "¿qué hago con esto?". Además, nunca estuve sola porque el padre (Nicolás Cabré) siempre ocupó el lugar que tenía que cumplir.

—¿Tenés ganas de volver a ser mamá?

—No por ahora, a lo mejor en un futuro sí. Todo tiene sus tiempos, estoy muy fascinada con Rufina y con mucho tiempo para ella.

—¿Has visto a tu amiga María Del Cerro en Bailando por un Sueño?

—Me dijeron que la está rompiendo. No la pude ver en vivo, miré un video que me mostró ella.

—Siempre le caen con que es amiga tuya.

—No sé, mi vida no pasa por Bailando por un Sueño, la prensa, las redes sociales. Nada me importa menos que todo eso.

—¿Tenés pensado retomar tu carrera musical en algún momento?

—En un futuro sí, me encantaría. Ahora estoy enfocada al cine pero quisiera volver porque es algo que disfruté mucho.

Trailer de "El hilo rojo"

Si no puede ver el video haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)