Piero Vittori Locatelli

El chico del violín

Tinelli compartió tres de sus videos, la página oficial de Aerosmith subió uno de un tema de la banda y Axel lo invitó a ser parte de su recital. En apenas año y medio, pasó de ser un simple estudiante de música y abogacía a subirse a un taxi y que le pregunten si es el que toca el Himno Nacional. 

Piero Vittori Locatelli
Su versión de "Bella Ciao" alcanzó el medio millón de reproducciones en 24 horas.

En la casa de Piero, en Fray Bentos (Río Negro), había un violín. El dueño era su tío abuelo por parte de padre quien, casualmente, había formado una orquesta con su tío abuelo por parte de madre, que era pianista. La orquesta Locatelli Vittori nunca imaginó que esos apellidos se volverían a juntar años después, aunque en distinto orden, cuando dos de sus descendientes, Carlos y Anna, formaran pareja.

"Es chico Fray Bentos, no era tan difícil", bromea Piero sobre el encuentro de sus padres y la posterior llegada al mundo de Franco (24 años) y suya (21). El violín estaba allí, pero fue el piano el primer instrumento con el que Piero tuvo contacto, cuando tenía apenas seis años. "Mi abuela Enir me enseñó a tocar un poco en su casa", recuerda.

Un año después entró a la escuela Alfredo Zitarrosa, otra señal de que su vida estaría marcada por la música. Entonces eligió la guitarra. "Fue una etapa bastante importante porque fue mi primer contacto con los instrumentos y el mundo de la música". A los once años ya se sentía preparado para interpretar temas de Los Beatles y armó una banda con sus amigos. Les fue tan bien que en el festival Jazz a la calle, en Mercedes (Soriano), ganaron una beca para estudiar dos instrumentos cada uno.

"Elegí la guitarra, pero no sabía cuál podía ser el otro", relata sobre lo que ocurrió cuando tenía doce años. "Macoco Acosta, en ese entonces director de la escuela, me aconsejó estudiar un instrumento más relacionado con la música clásica o más técnico. En un momento me dijo violín y fue cuando se me saltó la chispa de estudiarlo, antes nunca me había interesado". Fue recién ahí que aquel violín que estaba en su casa comenzó a cobrar importancia.

Empezaba un camino de mucho estudio y preparación que ocho años después le abriría la puerta a una serie de sorpresas, una más loca que la otra.

Ser viral.

La culpa fue de un amigo, que en marzo del año pasado le sugirió que comenzara a subir videos a las redes sociales. "Yo no estaba muy de acuerdo con la idea porque me parecía que era un poco banalizar la música. Hasta que subí un video y me di cuenta de que en realidad, si uno lo hace con seriedad y profesionalismo, está bien", comenta.

Ese primer video fue de Despacito, de Luis Fonsi y Daddy Yankee, en el momento de mayor furor de este tema musical. Casi de inmediato hizo otro de Hasta la Luna, del grupo uruguayo Toco para vos, y ambos se viralizaron. "Incluso tuve contacto con los chicos de Toco para vos y hoy en día son mis amigos, toco con ellos, tengo una banda con algunos de sus músicos. Seguramente van a venir cosas más adelante", anuncia.

Pero el momento de mayor viralización, cuando la cosa se disparó en serio, fue en marzo de este año. Piero subió el video de Bella Ciao, uno de los temas que identifican a la exitosa serie española La casa de papel. En 24 horas consiguió medio millón de reproducciones. Ya en esa oportunidad le agregó el producirse para la ocasión y apareció con la careta de Salvador Dalí con la que los ladrones de la historia asaltan La Casa de la Moneda. "Fue una producción bastante casera, tenía un buzo rojo en casa y compré la careta", detalla.

No fue la única experiencia que tuvo con La casa de papel, ya que también se animó a interpretar la cortina musical de la serie, My life is going on, provocando que su creadora, Cecilia Krull, le escribiera por Instagram para felicitarlo y pedirle que le enviara el video. Esa versión fue elegida por la cadena española Antena 3 como una de las seis mejores realizadas de esta canción.

Las sorpresas a nivel internacional no pararían acá, pues en abril el sitio oficial de la banda estadounidense Aerosmith posteó su versión del tema I dont wanna miss a thing. Fue justo el día después del concierto de Axel en el Auditorio del Sodre, al que Piero fue invitado a tocar por el artista argentino, otro que lo conoció gracias a las redes sociales.

"Me contactó a través de Instagram. Él conocía mis videos porque yo había tocado con las chicas que lo telonearon en el Luna Park, el año pasado. Subí un video de él, lo vio y me invitó a tocar. Fue una experiencia extraordinaria, me dio un lugar bastante importante en el show. Es una persona recálida, con un corazón enorme, que le está dando lugar a un montón de artistas emergentes", destaca Piero. Me mandó un audio de whatsapp, "yo quedé en shock". Ensayaron el mismo día del concierto, en el Hotel Radisson, donde se alojaba el argentino. "Me dio muy para adelante y supuestamente se pueden venir cosas bastante importantes", anticipa.

Siguiendo con los argentinos, otro pilar en su fama en redes fue Marcelo Tinelli. El animador compartió tres videos suyos: el tema Un vestido y un amor, de Fito Páez; la cortina musical de La casa de papel, y Te voy a amar, de Axel. "No tengo ni idea de cómo le llegaron los videos", dice el violinista, "lo que estoy seguro es que los sacó de mi Facebook porque están completos y es en el único lugar que los subo enteros ya que Instagram tiene limitado el tiempo de publicación. Tinelli sube muchos videos de ese tipo, de gente tocando un instrumento o cantando o de niños que se superan; es muy de compartir esas cosas. En este último tiempo ha tenido mucha notoriedad en las redes sociales por eso, incluso le dieron un premio por compartir ese tipo de contenido", agrega y dice que le mandó un mensaje por Facebook al que el comunicador le puso "Me Gusta", lo mismo que a otros comentarios realizados por él sobre los videos.

Versiones uruguayas.

A Piero no le gusta el fútbol, pero le debe a Nacional y Peñarol las primeras viralizaciones de temas nacionales gracias a las versiones que hizo de las marchas de estos equipos uruguayos. "Conocía las canciones y un tío me incentivó a hacerlas. No soy hincha de ninguno, directamente no miro fútbol", aclara quien, con la fiebre mundialista, sumó recientemente la interpretación de Descolgando el cielo, la canción de Pitufo Lombardo dedicada a la selección uruguaya.

También aprovechó el Mundial de Rusia para colgar en redes el Himno Nacional de Uruguay el que toca junto a su amigo, el acordeonista Horacio Arbiza. "Lo subimos porque alguien ya lo había bajado y se había empezado a viralizar por otro lado. En 24 horas tuvo casi 150 mil reproducciones. Varias páginas la han subido y se viralizó por whatsapp también. En promedio, lo vio uno de cada dos uruguayos".

El himno uruguayo hizo que le pidieran el argentino. "Muchas de las cosas que subimos lo hacemos por una estrategia que tenemos muy bien pensada, en este caso por ser época de Mundial. Tenemos pensado hacer el himno de Brasil, el de los Estados Unidos y vamos a ir viendo", anuncia.

Todo suma en una lista en la que hay de todo un poco: Astor Piazzolla, Queen, el tema de la serie Game of Thrones, Charly García, Gustavo Cerati, Frank Sinatra… hasta Mario Bros., que es uno de los ejemplos de que la producción también importa, ya que Piero aparece con el disfraz del famoso personaje, que alquiló especialmente para la ocasión. "En realidad los videos son bastante sencillos, los hago en el living de mi casa. Ahora tengo pensado hacer el de Harry Potter y quiero conseguir los lentes… Me encantan esas cosas".

Recorrido.

Piero confiesa que cuando empezó a tocar el violín "era horrible". Por eso no se olvida de sus grandes maestros, esos que lo fueron formando y perfeccionando su técnica. Dice que Emilio González fue el gran responsable de todo lo que le está pasando y el que le despertó su amor por la música clásica, que antes no escuchaba. Que el maestro Jorge Risi fue el culpable de que viniera a estudiar a Montevideo, hablando con sus padres, quienes de inmediato lo apoyaron. "Se la jugaron sabiendo que, si mi futuro iba a ser la música, era el paso que tenía que dar".

Con 16 años se vino a vivir a Montevideo con su hermano Franco, que estudia Administración de Empresas. Terminó el liceo y concursó para entrar en la Escuela Universitaria de Música, en la que cursa Licenciatura en Violín y tiene el privilegio de recibir clases de Nicolás Giordano, un gran violinista uruguayo que toca en el Teatro Colón de Buenos Aires. "Con él aprendí muchísimo y es alguien súper importante en mi formación", destaca.

Paralelamente estudia la carrera de Abogacía, su otra gran pasión. "Soy de los que se apasionan por el Derecho, pero lo tomo con mucha calma, porque en este momento de mi vida la música está en primer lugar. El violín es un instrumento muy técnico y el cuerpo aprende de una manera a los veinte años y después de otra. Entonces nunca quise hacer eso de me recibo y después me aboco a la música, sino al revés", explica quien está en tercer año de Derecho y nunca perdió un examen.

En Montevideo le empezaron a surgir toques con distintas orquestas, y presentaciones en eventos y casamientos. "Empecé a tener un montón de eventos vinculados a la música popular, que es lo que a mí más me gusta y a lo que me quiero dedicar". La fama actual hizo que su agenda explotara, al punto que ya tiene casi todo reservado para fin de año, en principio todos casamientos.

Claro está que también están las repercusiones a nivel personal, como que en la Facultad de Derecho le pidan que toque el violín en clase, que se suba a un taxi y el conductor le pregunte si es "el del Himno Nacional", o que vaya a un boliche y la gente quiera sacarse fotos con él.

Igual aclara que tiene los pies sobre la tierra, que sabe "que hoy en día las redes sociales han generado la facilidad de llegar y la dificultad de mantenerse". Y nunca se olvida de su Fray Bentos natal y de su gente, que lo ha apoyado siempre. Hace tres años, tuvo la satisfacción de tocar en la reinauguración del Teatro Young, en el que creció y al que volvió en otras dos oportunidades. "Fue uno de mis mejores conciertos, sin duda. Ver la platea y conocer todas las caras desde que tengo cero año, fue increíble".

En cuanto a presentaciones, tiene prevista una con el pianista Javier Toledo de música clásica y popular. "Me encantaría hacer actuaciones en teatros", dice.Y el año que viene le gustaría concretar el sueño de producir un disco con composiciones propias y covers.

"Mi objetivo es llevar el violín a la música popular y hacerle sentir a la gente lo que yo siento cuando toco. Amo lo que hago, lo siento naturalmente y no lo fuerzo. Te juro por mis padres que, ni bien pongo el arco en las cuerdas, se me cierran los ojos y no sé qué hice, no tengo ni idea. Pienso solo en la música, en nada más".

Redes Sociales

En Facebook: Piero Vittori Locatelli
Instagram: @pierovittorilocatelli

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)