Entrevista

Carla Scutti: modelo de desnudos uruguaya en Alemania

A los 31 años, esta oriental residente en Munich (Alemania) aparece en cada vez más fotos en calendarios, publicidad y exposiciones germanas. Oriunda de Las Piedras, también trabaja como traductora de cinco idiomas. Conocé su historia.

Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti
Carla Scutti

Cuando la uruguaya Carla Scutti se separó del padre de su hijo, en 2012, descubrió una vocación casi sin querer: modelo de desnudos. Dueña de una silueta envidiable, a los 31 años, esta oriental residente en Munich (Alemania) aparece en cada vez más fotos en calendarios, publicidad y exposiciones germanas. Aquí cuenta su vida como inmigrante y qué siente ella con la exhibición del cuerpo sin nada puesto.

Carla Scutti, uruguaya criada en la ciudad canaria de Las Piedras, tiene 31 años, y vive hoy en Munich (Alemania) donde además de trabajar como traductora de cinco idiomas, es modelo de desnudos. Madre de un niño de 5 años, Carla se separó del padre de su hijo en 2012 y entonces descubrió que exhibir el cuerpo es un arte y una vocación.

"Jamás lo había hecho anteriormente pero una chica conocida me presentó a su jefe y me contrató", relata en diálogo con Sábado Show desde la ciudad alemana donde reside.

"Mostrar a la mujer en su simple naturaleza como vino al mundo sin ningún prejuicio sexual: eso es lo que para mí significa este trabajo. Sí me he sentido discriminada por él, pero no me interesa lo que la gente piensa", añade.

Carla Scutti nació en 1984, en el hospital Pereira Rossell. Se crió en el barrio Obelisco de la ciudad de Las Piedras. Cuando tenía 11 años, su familia emigró a Europa por motivos económicos: el primer destino fue Italia y luego partieron a Munich, adonde llegaron en 1996.

Hoy, las fotografías de Carla aparecen en calendarios, publicidades de fiestas y de ropa interior, en exposiciones y libros a lo largo y ancho de Alemania.

"En las fotos trato de trasmitirle al observador lo que sentí el momento de la sesión: una inspiración musical, o situaciones recientemente vividas o mi estado de ánimo, también lo que transmita el sitio de la producción, el clima, lo que lleve o lo que no lleve puesto", dice

Y añade: "para mí es importante que las fotos atraigan a la persona y las deje observando mi trabajo y más que nada que las incite a pensar y que su pensamiento sea de amor, paz, alegría, provocación sexual... Mis fotos hablan... Sin hablar".

Carla Scutti también se refiere a su rol familiar. Su pequeño está al tanto del trabajo de la madre, aunque según aclara: "Es muy chico".

Su historia con el traductorado comenzó con su innato interés por los idiomas y por su propia historia de vida. El español es su lengua materna, pero a los 11 años residía en Italia, donde aprendió ese dialecto. También comenzó a estudiar inglés. Una vez en Alemania, con 13 años, comenzó a aprender esa lengua y continuó con el inglés. El francés lo adquirió en la universidad.

"Trabajo para una empresa como traductora en los 5 idiomas que hablo. En este trabajo no hacen preguntas ni plantean inconvenientes sobre mis tareas como modelo", dice.

La joven uruguaya se declara también como deportista y amante de la música. Por su trabajo en el modelaje, también ha emprendido diversos viajes. "Me encanta conocer lugares", asegura.

En agosto pasado estuvo en su Uruguay natal por tres semanas junto a su hijo.

"Me siento Uruguaya por lo simple que soy y por mi humildad y porque me gusta mucho el dulce de leche", dice entre risas.

"Me fui hace más de 20 años, pero cada vez que vuelvo parece que nunca me hubiese ido. Es como que el tiempo solo se hubiera detenido durante mi estadía en Alemania y al regresar a Uruguay, todo continúa de manera normal", añade.

Carla mantiene muchos parientes en Uruguay, en especial por parte de su padre.

¿Regresaría definitivamente? "Tal vez cuando me jubile. No sé... Nunca se sabe en la vida".

Un viaje sin vuelta.

Carla Scutti nació en Montevideo el 1 de diciembre de 1984. Se crió en Las Piedras hasta que cuando ella tenía 11 años su familia decidió emigrar a Europa. Primero vivió en Italia y un año y medio después, pasaron a Munich (Alemania), donde vive. Además de modelo, es traductora y madre de un hijo de cinco años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)