ENTREVISTA

Camy G, cantante uruguaya en México: "El gobierno de Uruguay implica un retroceso"

La uruguaya Camy G lleva seis años de crecimiento en México, con apariciones en TV y temas con más de un millón de reproducciones. Sus últimas noticias provienen del corazón y del vientre.

Camy G.
Camy G.

En pareja con el rapero mexicano Sargento Rap (Luis Carlos Sánchez), Camy G comunicó hace unos días su embarazo, que ya lleva cuatro meses y medio. La noticia conmocionó sus vidas y sus redes sociales, donde decidieron compartir el día a día de la dulce espera. El bebé será varón y nacerá a fines de setiembre o comienzos de octubre. “Al principio pensamos que no era el momento, pero este hijo es lo mejor que nos pudo pasar. Nos va a ayudar a ser mejores personas”, asegura desde Monterrey, donde vive.

-Por fuera de la cuarentena, ¿cómo era tu día a día en México?

-Tengo un programa de TV en ExaTV donde estuve entrevistando a Carol G, Nati Natasha, entre otros artistas del pop urbano. Además, en paralelo desarrollo mi proyecto musical, al que le ha ido súper bien. La canción Nadie me controla llegó al puesto número 5 de las 50 canciones más virales de México. Va para el millón de reproducciones en Spotify, estuve sacando otros sencillos también con muchas reproducciones. Además, preparaba conciertos y videoclips con mucha frecuencia. Yo hago todo para mis videos: desde las coreografías al diseño de vestuario. Hasta agarro la cámara y me pongo a filmar.

-La historia de amor con Sargento Rap, ¿cómo nació?

-Nos conocimos hace cuatro años. Teníamos una amiga en común. Él me vio en una foto y le pidió el contacto, con la excusa de hacer una canción juntos. Pero eso nunca se dio. Empezamos a salir pero la relación fue y vino en estos cuatro años. Al principio me encontré en una relación tóxica: él estaba pasando por muchos temas personales de depresión que llevaron a que fuera de una manera conmigo. No era falta de amor, pero pues tenía sus cosas. Al mismo tiempo, cada uno estaba buscando su momento de fama y pegarla con nuestra carrera. En ese sentido los dos somos muy iguales, de estar detrás de todo lo que implica nuestra música.

-O sea que en el comienzo no avanzó mucho el vínculo...


-No. Tuvimos idas y vueltas. Pero cada vez que nos volvemos a encontrar es como si el tiempo no hubiese pasado. Ahorita desde octubre pasado nos reencontramos. Hoy está en su mejor versión de él y con la sorpresa de que quedé embarazada. Pensamos que era como el peor momento, pero en realidad es lo mejor que nos pudo pasar porque eso está ayudando a él a ser mejor persona.

Camy y su novio rapero.
Camy y su novio rapero.

-¿Cuánto tiempo de embarazo?

-Cuatro meses y medio. Va a ser un varón. Hace unos días hicimos la revelación del sexo, la cual se hizo viral en Tik Tok. Tuvo 5,3 millones de reproducciones en dos días. Increíble. Yo sentía que iba a ser varón. Estamos explotados de felicidad.

-¿Cómo estás transitando el embarazo?


-Ahorita bien. En las primeras semanas estaba como muy decaída pero ya me siento bien. Los controles han dado todos muy bien.

-¿Cómo se vive el período de cuarentena en México?


-Aquí no se están tomando muchas medidas. Al principio, el presidente (Andrés Manuel López Obrador) no se lo tomó muy en serio. Luego hubo un pedido de que la gente trate de permanecer en sus casas. En Monterrey, en concreto, todo el mundo está en la calle. Es verdad que ha bajado la circulación, pero todo el mundo sale. A nosotros, en particular, no nos afectó mucho porque con el embarazo yo decidí parar salidas y presentaciones.

-¿La cuarentena cortó alguno de tus proyectos?


-Lo que cortó o aplazó fue un viaje que mis papás tenían previsto para este mes de mayo. Venían a México a visitarme. Pensaba decirles del embarazo en persona pero por el maldito coronavirus, se los dije por Skype. Fuera de eso, mis padres están en Uruguay y felices de la vida por la llegada de un nuevo nieto. Mi papá está especialmente feliz porque en la familia somos todas mujeres. Ojalá puedan estar para el nacimiento del bebé.

-¿Qué es lo que más extrañás de Uruguay?


-Primero, a mi familia. Están las redes sociales o el Skype pero cuando se corta la videollamada, ellos siguen en familia y yo me quedo sola. Extraño la contención. En este país crecí mucho con mi carrera, pero también pasé por momentos complicados. Enfrenté demandas, agresiones, fui víctima de violencia de género y de acoso laboral. Todo eso lo tuve que afrontar sola, sin mi familia.

-A fines de 2018 hiciste pública una denuncia contra un productor de TV mexicano por acoso sexual. ¿Te sentiste respalda en ese momento?


-Antes de sacar el video me dieron como tres ataques de pánico. Pero en el momento en que hablé, fue como una liberación. Y tuve mucho respaldo. En el canal (Multimedios) le pasó a todas las mujeres y niñas. Lo hice porque no podía dormir sabiendo que había un pedófilo suelto diciéndole a las niñas que no iban a ser nada en la vida si no estaban con él, que fue lo que me dijo a mí. Realmente, fue mucho el apoyo. Si bien en ese momento no pasó nada, unos meses después, este productor fue despedido del canal. La garra de charrúa me sirvió de algo. Tendría que estar preso pero por lo menos salió de ese lugar. A partir de esa denuncia, me han escrito muchas mujeres que son víctimas de violencia y de acoso. Aquí en México el machismo está cabrón. Hay 10 feminicidios por día. Realmente es una lucha muy importante y ser un vehículo para que las mujeres hablen es para mí un gran logro.

-Tenés mucha presencia en redes sociales. ¿Qué te gusta compartir?


-Por mí estaría subiendo mi música todo el tiempo. Pero a mis seguidores les encanta saber de mi vida. Ahora con Luis Carlos decidimos ponerlos al tanto del embarazo y de la historia de amor. Y les encanta. Creo que les hace volver a creer en el amor y en la familia. También me gusta hablar de mucho de feminismo, aunque aparecen muchos críticos.

-¿Hay más machismo en México que en Uruguay?


-Sí, por supuesto. México es número uno en machismo y patriarcado cabrón. Uruguay está muy adelantado, a pesar de que también hay muchos feminicidios y es un problema que se tiene que visualizar cada vez más. Pero están mucho más avanzados en educación y en cultura. Realmente, Uruguay es un ejemplo. Aquí en México hablan de Uruguay como un gran país avanzado, aunque ahora señalan una especie de un retroceso. Acá aman a Pepe Mujica, por ejemplo. "Ojalá tuviéramos un presidente como él", dicen. En México recién están tomando conciencia con esto del feminismo. Queda un camino mucho más largo.

-¿Crees que hubo un retroceso en Uruguay con la llegada de Luis Lacalle Pou en algunos aspectos?


-Claro que sí. Para mí es un retroceso total. Yo vengo de un barrio de clase media, de Belvedere. En los últimos años, vi un avance increíble con el Frente Amplio, sobre todo en materia de derechos. Éramos un ejemplo de América Latina. Los que están dentro de Uruguay se pasan criticando porque es lo que ven, pero al salir de Uruguay, el país es considerado un ejemplo. Está al nivel de los países más avanzados de Europa, con los derechos de los trans, de las mujeres, el aborto legal... es un ejemplo. Así que el cambio de signo en el gobierno me parece un retroceso. Espero estar equivocada, pero Uruguay iba muy bien. Quizás el país necesita perder cosas valiosas para volver a valorarlas.

-Estará quien te diga que tú emigraste de ese Uruguay "avanzado"...

-Me fui porque surgió una oportunidad de crecer en mi carrera. En Uruguay ya estaba en disyuntiva entre irme a trabajar ocho horas a un escritorio o cruzar fronteras para cumplir mi sueño. Sí intenté alcanzar las metas en Uruguay pero no dio. No fue culpa del gobierno. Fue tal vez que a la gente no le gustó lo que yo hacía o todavía no estaban preparados para mi música. Entonces, como no tuve ese apoyo, decidí irme. Me fui pero está toda mi familia allá. Y los veo sufrir si no llegan a fin de mes.

-¿Sargento Rap conoce Uruguay?


-Sabe muy poquito. Queremos ir para allá a visitar. Lo que sabe es lo que yo le he contado.

-¿Qué es lo que más te gusta de vivir en México?


-Que aquí puedo vivir de lo que yo amo que es cantar y de mi imagen. Además, están los lugares turísticos más hermosos del mundo. Y la gente es muy bonita con los extranjeros. Te reciben muy bien.

-¿Qué te costó más en la adaptación? ¿La comida picante?


-Nunca me adapté a la comida picante. No salgo a comer casi nunca. Me hago yo la comida. En Monterrey, al estar cerca de la frontera, hay mucha oferta gastronómica de Estados Unidos. A mi novio tampoco le gusta mucho el picante.

-¿Definieron el nombre?

-Por ahora no. Tenemos algunos en mente pero aún no nos ponemos de acuerdo. Ya pedimos que nos envíen sugerencias por redes sociales. Tenemos tiempo. La fecha de parto es para la finales de setiembre, comienzos de octubre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error