ariel pérez

El café de la gente

Ariel Pérez es un hombre récord: está seis horas al aire todos los días en dos ediciones de Café Express en diferentes radios. Su carrera en ascenso lo llevó a FM del Sol, donde cumple el sueño de tener su espacio vespertino en el éter: “ahora estoy jugando en primera división”. Pero eso no es todo. Pérez es el único que ostenta haber ganado el Premio Iris del público dos veces seguidas. “Ahora vamos por el tercero”, advierte. Desde su nueva radio, el conductor se explaya sobre el fenómeno que muchos comunicadores no consiguen explicar: la fuerza de convocatoria de su programa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ariel Pérez, enojado por la nominación de Dos Bros y Dosogas. Foto: Agustín Martínez

—Café Express cuenta este año con dos emisiones diarias pero en radios distintas. ¿Cómo se llega a esta situación tan inusual?

—No hay otro programa de entretenimientos que tenga dos emisiones diarias, en radios distintas y en diferentes horarios, ¡es histórico! En FM del Sol se dio la posibilidad de probarme en la tarde que era el desafío que estaba esperando, pero yo no quería perder lo ya conquistado en la mañana. Eso había que conservarlo. Ante la imposibilidad de tener la mañana en Del Sol por la llegada de Emliano Cotelo, surgió la oportunidad en Latina FM 103.7.

—¿Te has encontrado con Cotelo en la radio?

—Nos hemos cruzado en los pasillos, yo no lo conocía personalmente. Es una persona muy simpática, muy agradable. Para mí es un orgullo compartir la radio con un periodista de su trayectoria.

—¿Pensaste en la posibilidad de cambiarle el nombre a una de las ediciones u optaste directamente por llamar "Café Express" a los dos programas?

—Siempre se pensó como dos ediciones de Café Express: una a las 6.00 por Latina FM, y otra a las 14.00 por FM Del Sol. Es una marca muy fuerte. Cuando la gente escucha mi nombre les suena conocido, pero cuando alguien dice "Café Express" inmediatamente lo conocen. La gente ya está acostumbrada, por eso no le quise cambiar el título.

—¿Seguís organizando fiestas para los oyentes del programa?

—Sí, vamos a hacer una en junio. No van a ser tantas sino tres en el año. Es importante seguirlas por el contacto directo con la gente. Yo disfruto las fiestas porque es el único lugar en el que nos podemos conocer con los oyentes, saludarnos y charlar cara a cara. Es lo que diferencia Café Express de muchos programas.

—¿Cómo se construyó ese vínculo tan especial con los oyentes?

—Las fiestas empezaron con la idea de un oyente de juntarse. Nos reunimos en una pizzería en la esquina de la intendencia a charlar, éramos 14. Después surgió un segundo encuentro en un club y fuimos 100. Pasó el tiempo y organizamos un baile, pero el salón nos quedó chico, ¡vinieron más de 300 personas! Después no paramos más.

—¿Qué significó haber ganado el Iris del Público dos años seguidos a través del voto de la gente?

—Fue muy importante. En primer lugar sirvió para que el programa se diera a conocer más, porque era muy conocido por la gente pero no por los medios. El segundo Iris me abrió mucho más las puertas y ya me empezaron a escuchar en las agencias y en muchos lugares en los que antes era un perfecto desconocido. Así pude llegar a estas radios.

—¿Cómo se explica que los medios no te conocieran?

—A veces los medios se encierran mucho en sí mismos. Yo intento escuchar a los colegas, pero no todos hacen lo mismo. Antes, muchos escuchaban nombrar "Café Express" y decían "cumbia", sólo porque estaba en La Ley FM, y yo siempre pasaba música en inglés. La gente de los medios y de las agencias deberían escuchar mucha más radio y mirar más televisión para conocer las cosas de primera mano.

—¿En la ceremonia de los Iris sentiste que había colegas que no sabían quién eras?

—Sí, me pasó. Un comunicador de la televisión me contó la anécdota de que estaba en la casa cuando nombraron "Café Express" y él preguntó quién era. Me contó que le saltaron la señora y los hijos porque todos me conocían y él no. Era Marcelo Fernández. La familia lo quería matar, le decían "¿cómo que no conocés a Ariel y Café Express?".

—¿Aspirás al tercer Iris del público este año?

—Sí, vamos por el tercero. En los últimos Premios Iris superamos los 17.000 votos, ahora hay que llegar a 20.000.

—Tuviste un fuerte cruce con Luis Alberto Carballo, ¿qué fue lo que pasó?

—Yo estaba en Trinidad, en el medio del campo, y de repente prendo la televisión y veo que él me está apuntando con el dedo diciendo "porque vos, Ariel Pérez". Era muy raro. Yo miraba y preguntaba "¿pero es a mí que le está hablando?" (risas). Todo empezó el día anterior, cuando Sofía (Rodríguez) dijo que yo era demasiado bizarro para estar al lado de una persona de la talla de Emiliano Cotelo. Me enojé porque quien lo dice no conoce mi carrera, así que les respondí en Facebook con mi currículum. Ella me llamó de mañana y me pidió que retirara mi respuesta. Lo hice porque soy caballero, después hablamos y quedó todo bien. Pero a la tarde, cuando supuestamente estaba todo laudado, salió Carballo con un montón de cosas. Dijo que no me iban a hacer más notas y yo tuiteé que estaba censurado. Entonces en la tanda me llamó muy enojado para decirme una serie de epítetos irreproducibles. Yo no paraba de reírme, no me quería burlar de él, pero no podía creer lo que pasaba. Me dijo de todo y cortó el teléfono. Después volvió de la tanda, totalmente sacado, mostraba mi foto y seguía hablando de mí.

—Pero volviendo al comentario inicial de Sofía Rodríguez, ¿no es natural que sorprenda que compartan la misma emisora dos perfiles tan diferentes como Ariel Pérez y Emiliano Cotelo?

—Si uno se fija, en Azul está Orlando Petinatti, y a la mañana están Miguel Nogueira y Jorge Gatti. Los estilos son perfectamente compatibles, la gente busca informarse a la mañana y divertirse de tarde.

—En la entrevista anterior de Sábado Show criticabas duramente a las medidoras de audiencia, ¿cuál es la situación ahora?

—La radio visitó una encuestadora para saber por qué había esa diferencia tan grande, por qué Café Express no tenía rating si lograba ese apoyo de la gente a la hora del Iris del Público. En unas charlas se descubrió que cuando la gente nombraba "Café Express", iba al segmento "otras radios" porque no vinculaban el programa con La Ley. Gracias a la difusión por los Premios Iris se supo qué era Café Express y ahí comenzamos a subir en las mediciones porque las respuestas empezaron a ir a la categoría correcta.

—¿Cómo fue la experiencia de llevar Café Express a la televisión en Canal U?

—Fue una experiencia dura. Tuvimos algunos problemas con la capacidad técnica del canal porque recién está empezando. En los primeros meses nosotros queríamos hacer más de lo que Canal U nos podía ofrecer. Esperemos que este año sea más fácil. La televisión tiene mucho impacto, y me gusta combinarlo con la radio.

—¿Te gustaría llevar el programa a un canal de aire?

—Sí, es la aspiración de cualquier comunicador, desarrollar un producto sin tener que adaptarlo a las restricciones de un canal chico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados