Agente Encubierto

Botinera por casualidad

El agente vino entusiasmadísimo de su paso por Buenos Aires, donde estuvo invitado a un par de eventos y gracias a un amigo de un amigo.... de un amigo, llegó a Montevideo con una historia de amor que no tiene desperdicio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
agente encubierto

El agente vino entusiasmadísimo de su paso por Buenos Aires, donde estuvo invitado a un par de eventos y gracias a un amigo de un amigo.... de un amigo, llegó a Montevideo con una historia de amor que no tiene desperdicio.

El famoso es él, un uruguayo que actualmente se desempeña en un grande del fútbol europeo y que conoció a una argentina gracias a los papás de él que estaban perdidos en un aeropuerto.

La chica, una estudiante muy viajera, ofició de traductora para que los padres de este player talentoso superara los inconvenientes que genera la barrera del idioma.

En forma de agradecimiento, ellos invitaron a la joven a la casa de su hijo que falsheó con la belleza de ella que, vale aclarar, no tenía idea que se trataba de un futbolista de elite y, menos, del proceso Tabárez. ¡Hasta pasaron las fiestas juntos en familia y convivieron unos días! Botinera por casualidad, lindo título para una película ¿no?

"Es lo que hay...", diría Alberto Kesman y, también, Dady Brieva. Sí, como lee, es una de las frases de cabecera del ex Midachi luego que se la tomó prestada al Mariscal. Según contó Dady, él la aplica cuando se enfrenta a una heladera y tiene que cocinar.

"Somos todos guapos si vamos al supermercado, pero cuando estás en tu casa y tenés que cocinar con lo que hay, ahí los quiero ver", desafió Dady a los presentes durante el lanzamiento de la semana de la Cerveza de Paysandú, en la casa del embajador uruguayo Héctor Lescano, en Argentina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error