entrevista

Belén Marenales: Atrapada en la red

Belén Marenales es un auténtico suceso de internet local. Su éxito radica en haber irrumpido con una personalidad fuerte en Twitter antes que nadie, y conseguir vincularse con el medio hasta llegar a tener su propio programa de televisión por internet.“Uruguay es menos conservador de lo que parece”, sostiene. El fenómeno al desnudo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un adelanto de las fotos de Belén Marenales en Sábado Show.

Todo empezó con un tuit. "Explicame esto porque no lo entiendo jaja", le escribió Belén Marenales a una amiga el 3 de marzo de 2009. Fue su primer mensaje en Twitter y el inicio de un camino de ida. La excéntrica joven no sólo entendió la red social sino que la convirtió en una vidriera para hacer de su vida un reality show, cosechar miles de seguidores e insertarse en el medio artístico. Aparecieron invitaciones a eventos, ofertas para trabajar como RR.PP y hasta la posibilidad de conducir su propio programa de televisión en internet. Todo a fuerza de mostrarse auténtica con un estilo provocador, y de su constancia en las redes. "Soy la community manager de mi vida", ríe.

Belén no titubea al afirmar que es un producto de las redes sociales, donde se mueve como pez en el agua. "Hablaba de mi vida, escribía cosas en chiste, y haciendo eso me empezó a seguir cada vez más gente. Ponía una cosa y enseguida me respondían", explica sobre las primeras repercusiones.

Esto mismo ya había pasado. Marenales exhibía el mismo carisma en la primera etapa de su adolescencia, cuando no existían Facebook ni Twitter. En aquel entonces utilizaba Fotolog y su cuenta era igual de popular. "Lo que después me pasó en eventos, antes me pasaba en boliches. Me conocían del Fotolog y entraba gratis, tampoco me pedían documentos", recuerda.

Pero fue en Twitter donde floreció la posibilidad de un crecimiento profesional. Allí llamó la atención del empresario Colo Wolman, que la convocó para trabajar en eventos y restopubs. "Él me presentó a todo el mundo", destaca. Así se fue acercando a la farándula local y antes de darse cuenta "ya era amiga de todos": "No soy cholula, pero se fueron dando situaciones que me llevaron a ser amiga de mucha gente hermosa del medio".

Un ejemplo es el de Patricia Wolf. La modelo fue la primera estrella en cruzarse en la meteórica carrera mediática de Belén: "Me la encontré en el baño de un evento y dije ¡cómo me gusta esta mujer!". Luego, había una instancia para mandarse mensajes anónimos entre invitados y ella no dudó en escribirle a Wolf: "Se me ocurrió invitarla a un pijama party en mi casa, en chiste. Ella se mató de risa y respondió que sí". Una vez finalizada la fiesta, se cruzaron de casualidad en un restaurante: "Me acerqué y le dije que la que le había mandado la carta era yo. Ahí nos conocimos, y en las redes nos hicimos amigas".

El siguiente paso fue tener su propio espacio audiovisual. Tomó la idea de La palabra L, su serie favorita donde las protagonistas se juntan a charlar y suben el resultado a internet. Ella se puso a pensar en hacer algo similar junto a su amiga Mery Slinger y así nació Chusmas Tv: una charla improvisada y espontánea con la idea de sumar en cada entrega a una figura de la televisión. "Se hacía en la cama de mi cuarto. Armábamos un trípode con libros donde se apoya la tele. No había maquillaje ni nada", describe.

La primera invitada fue Manuela Da Silveira, y el resultado fue un éxito. La naciente estrella de las redes combinada a la populardad de una figura de los medios resultó una fórmula explosiva. El número de las reproducciones en You Tube se disparó al instante, y las motivó a subir material nuevo cada semana. El fenómeno online llamó la atención de Pablo Arriola y Soledad García, responsables del canal de televisión por internet Pop tv, que le ofrecieron conducir un programa con Gonzalo Cammarota e integrar Chusmas Tv a la programación.

Pero la concreción de ese proyecto estaba lejos de ser el techo. Recientemente las cabezas del canal le propusieron un cambio de formato: salir en vivo todos los días desde un estudio de televisión, y con la incorporación de Soledad Ramírez de Mala Tuya. "Obvio que dijimos que sí. Era un trabajo fijo y diario de un programa que empezó por la nuestra. Mery también estuvo de acuerdo", indica efusiva.

El programa se emite actualmente bajo el título Chusmas Tv Studio. "Amo la dinámica y la adrenalina del vivo todos los días. Es hermoso", resume. Y sobre la incorporación de Soledad, con quien tiene una química especial, apunta: "Es una genia, una capa, se integró enseguida".

Mirando en perspectiva, Belén no cree que haya una clave para alcanzar la popularidad en las redes. Simplemente aconseja "poner lo que uno quiere y no pelearse, no hay que darle cabida a la gilada". El próximo objetivo en la mira es tener un programa de radio propio. Y no duda en alcanzarlo.

Si no puede ver el video haga click aquí.

Sexo, droga y cumbia cheta.

Detrás del éxito de Belén en internet está su personalidad extrovertida, inconfundible carisma y unos enormes y cautivantes ojos verdes. Pero también un estilo excéntrico y transgresor con el que logró impactar: pelo corto, tatuajes, y una apertura discursiva sin tabúes. Estética, amor, música y vicios en un diálogo íntimo con la twitstar uruguaya.

—¿En qué te ayudaron las redes sociales, además de potenciar tu carrera en los medios?

—Yo me he puesto mal y cuando escribo tengo un día bajón, todo el mundo me pregunta qué me pasa, pero capaz que voy a trabajar y nadie se entera. Todo se maneja en las redes.

—¿Te tiran lances por Twitter?

—Sí, todo el tiempo (risas). Pero estoy muy tranquila. Me encanta conocer gente pero no estoy esperando nada al respecto.

—¿Cuándo fue la primera vez que te enamoraste?

—La primera vez que sentí algo re intenso por alguien yo era muy chiquita, tenía 14 años. Pero no sé si fue la primera vez, porque después sentí otro tipo de amor más fuerte. Tuve otras novias, y no se pueden comparar. Yo soy una enamorada del amor, capaz que dura una semana, pero puede ser una semana intensa.

—¿Te enamoraste de un hombre alguna vez?

—No. Tuve algo, pero era como un novio que era mi amigo. Él me ayudó a darme cuenta de un montón de cosas.

—¿Cómo fue la elaboración de esta estética tan particular de tu imagen?

—Yo siempre me vestí igual, uso ropa negra, camisetas. Me corté el pelo, que es lo mejor que hay. El cambio físico responde a un proceso interno. Yo no cambié como persona, sólo crecí y dejé de pretender ser alguien que no era. Mandé todo a la m… y dije ésta soy yo. Fue cuando terminé una relación hace dos años y me fui a Nueva York sola. Fue como un retiro espiritual y sané un montón de cosas que tenía. Me sentí más fuerte y me di cuenta de que ésta era yo. Hoy en día estoy completamente segura de mí misma.

—¿En ese mismo proceso te empezaste a hacer tatuajes?

—Los tatuajes me gustaron siempre, pero una decisión madura que tomé de chica fue esperar para tatuarme de grande. Fue lo mejor, sino iba a terminar con esos típicos tatuajes que se hacen a los 15. Hay que ser consciente que cuando una se hace un tatuaje es para siempre. Ahora tengo 19 en los brazos y me quiero hacer más. Algunos significan algo, hay frases, tengo a Nueva York que es el lugar donde tuve el cambio, están mi familia y mi perro.

—¿Sufriste alguna mala reacción de alguien por tu estilo?

—No, nunca me sentí discriminada. Ni por tener el pelo de esta manera, o vestirme de alguna forma o lo que sea. Tuve suerte porque a veces es un mundo de m… Me pasa al revés, me escriben cosas positivas todo el tiempo: "gracias por ayudarme en tal cosa", o me piden consejos. El feedback siempre fue positivo, y me hace muy bien. Lo agradezco mucho.

—¿Hubo alguna decisión de tu vida con la que tu familia no haya estado de acuerdo?

—Nunca. Me mandé cag… en la vida pero mis padres siempre estuvieron, me entendieron y son mis mejores amigos. Yo les cuento todo, adónde voy, de dónde vengo. Nunca oculté nada.

—¿Por qué resolviste dejar de trabajar en boliches?

—No me gusta, odio salir a bailar. No voy desde que tengo 15 años. Disfruto de salir a cenar y tomar algo. Además no me gusta la música electrónica.

—¿Qué música escuchás?

—Ahora estoy para el rock argentino. Me gusta Deja vu de Gustavo Cerati. Pero escucho de todo, la cumbia cheta me encanta.

—Tuviste un cruce con la banda Rombai cuando no se presentaron a tu programa.

—¡Me sé todas sus canciones! Aquello fue un juego, hay que tener sentido del humor.

—¿Consumís algún tipo de droga?

—Sólo consumo cerveza. Eso es lo más gracioso, la gente tiene tantos prejuicios… No fumo cigarrillos, no fumo marihuana, nada. Me ha pasado que pensaron que soy una dura, o cuando me ofrecen un pucho y les digo que no fumo, me dicen "¿cómo que no fumás?". Yo estoy mal de la cabeza, no preciso ninguna droga. Tengo una personalidad extremista, entonces siempre estuve segura de que si yo llegaba a probar algún tipo de droga, se iba todo al carajo.

—Para finalizar, ¿cómo ves a la sociedad uruguaya en cuanto a la aceptación de la diversidad?

—Bien, yo siento que se naturalizó. Se cree que Uruguay es conservador pero no es tan así. Está bueno porque cuando yo era chica no era tan abierto. Mi generación vivió esa transición.

SABER MÁS

Multifacética.

Belén Marenales estudió relaciones internacionales, trabajó como dj en eventos, RR.PP en boliches, vendió autos y escribió pornografía. Sobre esta última actividad, recuerda: "Era espantoso. Tenía que inventar 200 descripciones de películas por día en una oficina". Hoy es toda una celebridad en las redes sociales y conduce Chusmas TV Studio (Pop Tv) junto a Soledad Ramírez y Mery Slinger.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados