ENTREVISTA

El argentino Coqeéin Montana habla de las letras de sus canciones, nacidas de la vida

El trapero argentino se encuentra grabando un disco en Uruguay y anunció la fecha de su primer concierto en Montevideo, en marzo

Coqeein Montana. Foto: Francisco Flores
Coqeein Montana. Foto: Francisco Flores

Su nombre se lo asocia al trap argentino, ese movimiento musical que cada día conquista más espacios. Coqeéin Montana es uno de los artistas argentinos más importantes de la escena del trap, y parte del éxito del hit “Tumbando el club” que ya cuenta con más de 140 millones de reproducciones. También ha participado con artistas reconocidos en Uruguay y Argentina como Néstor En Bloque y El Villano. En esta entrevista con Sábado Show, Coqeéin Montana habla sobre sus inicios en el trap, su pelea con el Youtuber Yao Cabrera y el show que brindará el 15 de marzo en Montevideo.

—¿Cómo es la movida del Trap en Argentina?

—Fá!, está explotando, ya está llegando al nivel de Puerto Rico y suena en las radios, en todos lados.

Coqeein Montana. Foto: Francisco Flores
Coqeein Montana. Foto: Francisco Flores

—Sonar en las radios es el termómetro de que el Trap se convirtió en música mainstream.

—Sí, también en las propagandas están los cantantes. Paulo Londra hizo una publicidad para Serenito, igual bien porque el pibe, con la cara de él, vende ese producto. Imaginate yo con mi tapa en la tapa de Serenito. La mamá no lo compra, porque en vez de confites viene con Clonazepam.

—¿Cuándo empezaste con la música?

—Con la música de chico, vengo por mi tío que tenía una banda de rock que hacía tributo a Patricio Rey y la Renga, pero con el Trap me metí desde el 2010, cuando tenía 15 años.

—Así que surgían el Trap y Rap en Estados Unidos y vos ya lo estabas cantando.

—En Argentina no sonaba, sí en Estados Unidos, y lo escuchaba por un amigo, Neo Pistea que ahora está en el Top Ranking, está despegado. Por suerte se dio que le metímos tanto a este género que está sonando. Nosotros le teníamos alta fe, porque todo lo que se comercializa en Estados Unidos en algún momento baja, primero para Europa, Puerto Rico y después Argentina.

—¿Fue difícil hacerse un nombre en el género?

—Sí, fue mucho tiempo. Yo arriesgué todo para esto, me fui de mi casa, pasé hambre y sueño pero valió la pena hermano, siempre metiéndole a la musica, llega un momento que la gente te ve activo y te lo valora. Ahora ya estamos copando la música underground y estamos apuntando a ser mundial. De a poquito se va a ir consiguiendo. Hoy en día no soy rico pero como de esto, ya pasó a ser prácticamente mi trabajo gracias a Dios. Imaginate, si me tengo que poner a llenar un currículum con estos tatuajes y los pocos estudios que tengo, ni de peon de albañil puedo ser.

—¿Qué tenés tatuado en la cara?, ¿tienen algún significado?

—En mi cara solo me tatúo cosas importantes. Tengo el nombre de mi hija, tengo la palabra “sufrimiento” que no es porque esté re sufrido, sino que quiero explicar que el que no sufre no es feliz. Porque si no sufriste, ¿cómo sabés lo que es la felicidad? Si toda tu vida tuviste todo te vas a deprimir por boludeces, pero si sufriste, la pasaste mal, la felicidad la vas a vivir el triple. Después tengo YOLO que es un anacronismo de “You Only Live Once” (solo vives una vez), tengo la palabra FE, porque puede faltar platao o comida, pero la fe intacta.

Coqeein Montana. Foto: Francisco Flores
Coqeein Montana. Foto: Francisco Flores

—¿Fe en vos o en algo en especial?

—En mí y en todo lo que me rodea, porque si estás trabajando con una persona a la que no le tenés fe, nunca vas a llegar a ningún lado. Hay que tener fe y siempre estar positivo.

—¿A quién considerás como tu referente en el Trap?

—En el Trap a Young Jeezy y Three 6 Mafia, son leyendas de la vieja escuela, casi todos están retirados. El que quedó de Three 6 Mafia es Juicy J. Ellos son mis referentes principales y a quienes escuchaba de niño. Ahora casi que ni los escucho.

—Tenés que estar escuchando lo que va a sonar mañana.

—Sí, exactamente. Ahora investigo mucho lo que suena en Estados Unidos, también cómo se visten. Soy muy fanático de USA, re vende patria (risas).

—¿Qué andás haciendo por Montevideo?

—Vine a grabar un disco con mi productor, Jowa Beatz que lo traje. También estamos organizando un tourcito, por ahora de una sola fecha, será el 15 de marzo, es un ATP, apto para todo público, las entradas están en RedTickets y la info va a estar por mi Instagram. Vinimos a hacer música y a hacer el show, a robar sin pistolas (risas). Ya teniendo el nombre que me gané hoy en día, más viniendo de otro país, podemos salir a vender fechas y estamos activos.

—¿Cómo nace el nombre de Coqeéin Montana?

—Nace de una variable de dolor increíble. Es que Coqeéin Montana es una mezcla de pasarla mal y pasarla bien pero mientras la pasás bien, pasarla mal. Podés estar de joda y distraerte todo lo que vos quieras, pero al otro día te vas a levantar y los problemas van a seguir ahí. Y esos problemas son lo que trato de transmitir en mi música. Coqeéin Montana es una mezcla de emociones, rabia, sufrimiento y dolor, y también felicidad que al fin y al cabo es lo que buscamos todos, ser felices.

—Así que tu música es autoreferencial.

—Sí, si. Yo hablo sobre mi, mis experiencias y sobre mi vida. Hay gente a la que le llega porque tuvo el mismo estilo de vida que yo, y al que no le gusta lo que hago es porque no tuvo mi vida, y se lo respeto. Cada uno vive a su manera y sufre a su manera. Capaz que yo sufro por un plato de comida, pero otro que tiene un plato todos los días sufre porque tiene padres que son una mierda. Yo no tenía comida, pero sí tenía a mi mamá que se rompió 12 horas laburando para llevarme un plato de arroz y a la noche me daba un beso. Esos pibes por ahí tienen la heladera llena pero sus padres no están nunca. Por eso cada uno sufre a su manera. La mayoría de la gente como yo vemos a la gente con plata y pensamos que la pasan re bien, pero uno no sabe la historioa de vida de atrás. No hay que juzgar a la gente por lo que tiene o por lo que no. Eso te lo va enseñando la vida de a poco.

—¿Vos eso lo aprendiste a los ponchazos?

—Sí, mirame la cara (risas). De eso se trata la vida, porque te pueden dar el manual, las instrucciones y todo, pero si no tenés la experiencia personal, por más que hayas leído un libro de karate, si nunca te cagaste a palos en tu vida, no va a servir de nada. Yo aprendí dándome de cabeza contra la pared, más ahora en la música como que ya salió de la escena underground y me metí en la industria, y cometí algunos errores que me llevaron a perder mucho dinero. La vida es una exeperiencia y hay que curtirse.

—Siempre hay que caerse para poder levantarse.

—Lo importante es levantarse, ir con la cabeza derecha mirando adelante. Yo no soy millo pero tomo mis propias decisiones y soy mi jefe. Y además no tengo que hacer maldades para sobrevivir. Esquivando la reja.

—¿Qué pasó con Yao Cabrera?

—Nada, mucho Youtube y malentendidos. El chabón habla mucho. Ya no estoy para eso, en ese momento genera bronca, pero ahora estoy feliz así que le mando un saludo. Con eso también aprendo mucho para manejar el temperamento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error