NOTA DE TAPA

Andy Vila: "Soy una piba de barrio; no nací en cuna de oro"

Luego de sus primeras vacaciones en el Este, la conductora de Vamo Arriba (Canal 4) confesó que recibió invitaciones a fiestas clandestinas y reveló sus planes para el 2021. ¿Habrá casamiento?

Andrea Vila
Andrea Vila. Fotos: Javier Paciello de @studio_jp_fotografía. Estilismo: Jorge Cruz @jo_cruzmod 

—¿Cómo fueron tus días de vacaciones con los protocolos sanitarios por la pandemia?

—Los días de vacaciones fueron divinos, los necesitaba. Venía de un año y medio de trabajo intenso, y estaba cansada. Aproveché para desconectarme y dormir mucho. Además después del 2020 en el que no se pudo hacer nada, estar en Punta del Este y salir a la playa es un montón. Tomé sol y salí a cenar con amigos, manteniendo siempre la misma burbuja.

—¿A qué actividades renunciaste este verano por la pandemia?

—A viajar. Yo siempre me iba de vacaciones en invierno para poder viajar, y este año es la primera vez que me tomo la licencia en verano. Yo había venido a Punta del Este en verano a cubrir la temporada, pero nunca había venido de vacaciones. Lo más fuerte por la pandemia fue tener que renunciar a ver a mis padres. Vi a mi madre por su cumpleaños el 6 de enero, pero no pasamos con ella ni con mi padre Navidad ni Año Nuevo. Como hermanos decidimos no ir a verlos porque nosotros estamos muy expuestos y los queremos cuidar.

—¿Cómo has visto Punta del Este en esta temporada tan compleja?

—Encontré lugares que antes estaban llenos y ahora no tienen mucha gente. El Puerto, por ejemplo, está muy tranquilo. Sin embargo, también hay zonas de restaurantes en las que ahora veo más movimiento. Como no se puede salir a boliches, las calles de bares concentran más público y eso se nota.

—¿Has visto aglomeraciones?

—He visto que en la zona de Los Dedos se juntan muchos chicos de 15 a 18 años. Ahí he visto aglomeraciones, pero también vi a la policía sacándolos. Hay muchas inspecciones para que se cumplan los protocolos y eso me parece bárbaro. Nosotros funcionamos a rigor.

Andy Vila
Andy Vila

—¿Has ido a alguna reunión en la que se haya descontrolado la cantidad de personas presentes?

—Yo dejé de ir a casi todas las reuniones y en mi entorno siempre soy la exagerada con los cuidados sanitarios. Pero en abril, cuando la posibilidad de contagios parecía mínima, fui a un cumpleaños que se descontroló un poco. Yo creía que era una reunión íntima, pero de repente empezó a llegar gente y más gente. Yo quería pasar a saludar a un amigo, y resultó que ese amigo tenía muchísimos amigos. Cuando vi que estaba pasando eso, me fui. ¡Terminó siendo una fiesta clandestina!

—¿Recibiste invitaciones a fiestas clandestinas de forma explícita?

—Sí, me han llegado invitaciones pero yo no respondo. Las invitaciones dicen “hay un evento en tal lugar con todo el protocolo”. Y por el origen de la invitación, uno puede imaginar que el protocolo que anuncian no es tal.

—¿Has tenido que hacer cuarentena por estar en contacto con algún caso positivo?

—No, las balas me pegaron cerca pero hasta ahora soy una sobreviviente. Nunca me hice un hisopado. Igualmente me acuerdo que cuando tuve tuberculosis me sometí a un estudio mucho peor: para extraer mucosas me metieron un caño hasta los pulmones sin anestesia. Encima el que lo hacía era un inexperiente que se asustó porque yo estaba llorando, no pudo terminar de hacer el estudio y tuvo que venir otro a ayudarlo.

—Tuviste que hacer una suplencia en Vespertinas por casos de covid en Canal 4, ¿cómo fue esa experiencia en un formato tan distinto?

—Estuve súper cómoda. En pocas horas tuve que aprender al detalle la dinámica y las temáticas del programa, y me sentí muy bien. Me encantó la producción del programa, que me ayudó mucho y me contagió de buena energía. Las conductoras después me llamaron para agradecer que hayamos defendido el programa.

—La emisión en la que participaste despertó la polémica por la utilización de lenguaje inclusivo en un gráfico, ¿cuál es tu visión sobre este debate?

—Mi novio me mandó la imagen de algunos portales que hablaban de esa polémica con mi foto, y yo no tenía nada que ver. Yo no uso lenguaje inclusivo, aunque respeto a los que lo hacen. Entiendo que las acciones más extremas son las que terminan ayudando a que algo finalmente se mueva. Pero yo no me identifico con esas acciones y pienso que el feminismo va por otro lado. El feminismo está en la igualdad de derechos, y en las acciones de la vida cotidiana.

—En otras oportunidades has hablado de la importancia de que las mujeres no se critiquen entre sí, ¿seguís recibiendo críticas especialmente del género femenino?

—Sí, es que la mayoría de críticas hacia mujeres vienen de mujeres. He visto muchas feministas a ultranza que van a las marchas y después critican a otras mujeres. Eso me parece horrible y es lo primero que hay que cambiar. Si estás en una reunión con mujeres que están criticando a otra, cuestionalo y decí que no querés participar de la conversación. Yo lo he hecho. Ayer fui a comer con amigos que estaban hablando de una colega de una forma que no me gustó, y les dije lo que pensaba. Trato de actuar de la misma forma que me gustaría que actuaran conmigo.

Andy Vila
Andy Vila

—¿Representás cierto estereotipo por el cual te critican? Es decir, rubia, de buen pasar económico...

—La gente te ve por un rato en un rol, entonces saca sus conclusiones. Muchas pueden ser reales y otras no. La gente cuando me conoce me dice “yo pensé que eras de tal forma”. Eso yo lo entiendo y lo naturalizo. La gente tiene derecho a pensar lo que quiera, pero hay estereotipos, apariencias engañosas y preconceptos. Yo no soy de clase alta, vengo de una familia trabajadora que realmente hacía mucho para poder darme la educación que quería. Soy una piba de barrio, no nací en cuna de oro y todo lo que tengo me lo gané trabajando.

—Se te ha visto muy comprometida con la causa de la adopción de mascotas, y hasta le dedicaste un tema musical, ¿cuál es el próximo paso?

—Yo descubrí este movimiento después de la adopción de Jenga, y admiro mucho a los que trabajan hace años por la causa. La experiencia de adoptar una mascota es impresionante. Los animales son muy inteligentes y agradecen mucho esa acción. Quise sacar una canción que tuviera que ver con ese descubrimiento (”Te voy a rescatar”), y cuando la terminé surgió la idea de hacer un documental. Lo estoy haciendo con Max Argibay y estamos recogiendo el testimonio de muchos rescatistas y de personas que comparaban perros y ahora empezaron a adoptar. La idea es lanzarlo en unas semanas.

—Hace unos meses diste a conocer la reconciliación con tu novio Emiliano después de varias idas y vueltas, ¿qué tuvieron que ceder para reconstruir la relación?

—En muchos aspectos éramos inmaduros y tuvimos que dejar de lado algunas chiquilinadas. Yo era muy idealista y trabajé la aceptación. Resetearse y volvernos a elegir fue lo mejor. Después de estar juntos tantos años, uno puede dudar si la pareja sigue por costumbre, entonces elegirse de vuelta después de una separación tan prolongada es muy importante. Significa que hay un amor muy fuerte. Claro que cuando se dio la posibilidad de volver, tuvimos que ver qué ofrecía cada uno y los primeros meses fueron de prueba. Ahora siento que la pareja está más consolidada que nunca.

—Cuando una pareja se reconcilia después de muchos meses, ¿tiene que blanquearle al otro todo lo que hizo durante ese período o es mejor no hacerlo?

—Nosotros lo hicimos. De mi parte se blanqueó todo, y de su parte él sabrá si lo hizo. Elegimos contarnos algunas cosas que habían pasado durante esos meses. Pero no sé si es lo mejor, creo que depende de cada pareja.

—¿Te gustaría convertirte en mamá este año?

—No lo estoy buscando, pero no estoy cerrada. En este momento de mi vida me siento preparada para ser mamá. Es una responsabilidad enorme y un paso que me cuesta dar porque soy muy amante de mi libertad y mi independencia, pero sí me empiezo a imaginar formando una familia. Antes de eso me gustaría casarme. Si no estuviera la pandemia, me imaginaría casándome este año.

—¿Está hablado?

—Él ya lo sabe. Ahora estoy esperando el anillo (risas). Sería lindo hacer una buena fiesta. Nos gustaría casarnos en una playa fuera del país. Pero para poder hacer eso va a haber que esperar un tiempo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error