ENTREVISTA

Vidas de hotel: Nelson Vicente y Eliana Shkurti

El periodista especializado en automovilismo y su pareja empresaria están al frente de un hotel emblemático en la rambla de Piriápolis.

Nelson Vicente.
Nelson Vicente y Eliana Shkurti.

Todo empezó con las carreras y con los números. En los tiempos en que había competición en un circuito callejero de Piriápolis, el periodista Nelson "Pelo" Vicente fue al balneario a cubrir las instancias de la jornada automovilística y se alojó en el histórico Hotel Colón. Allí conoció a su propietaria, Eliana Shkurti, quien además de su rol como empresaria se dedica a la numerología.

Interesado por el asunto, el conductor de Vértigo (Teledoce) y periodista de Ovación le pidió una consulta numerológica y a partir de entonces quedaron en contacto. Era el año 2006 y así nació la relación entre la empresaria y el comunicador.

Hoy la pareja está al frente del mítico hotel en el final (o el comienzo) de la rambla de Piriápolis. El emblemático edificio, con aires de castillo normando, data de 1910 y fue construido por Francisco Piria para uno de sus hijos. El heredero lo usó poco tiempo y luego lo vendió. Desde 1921 funciona como hotel por lo que el año que viene cumplirá 100 años de antigüedad en funciones de alojamiento.

El Hotel Colón es uno los edificios emblemáticos del balneario fernandino. Con su torreta y tejado característicos, tiene 25 habitaciones y piscina climatizada. La construcción ha sido ampliada y modernizada conservando su estilo original, que incluye mayólicas francesas y orfebrería italiana.

Nelson Vicente
Nelson Vicente y Eliana Shkurti. 

La historia de Eliana Shkurti es bien particular. Su padre compró el hotel en 1961 y ella ha vivido en él prácticamente toda su vida. Hace cuatro años apenas resolvieron junto a Vicente mudarse a una casa (también en el balneario) con el objetivo de separar un poco la vida del trabajo y tener mayor intimidad.

Pero la familia Shkurti está acostumbrada a vivir en el hotel. Eliana utilizaba una de las habitaciones como dormitorio y pasaba el día detrás de la recepción y atendiendo a los huéspedes. "Es mi casa. Acá crecí y crie a mis hijas. Más que una empresa, lo siento como mi hogar", asegura. A Nelson Vicente le costó acostumbrarse al principio.

Eliana recuerda huéspedes de cuando las vacaciones de verano eran más largas y que venían todos los veranos desde que ella era niña. "Hace poco vino una mujer a hospedarse que dijo que venía porque sus padres habían pasado acá la luna de miel”, cuenta Vicente. Y Eliana se acuerda de una pareja de veraneantes argentinos, ya fallecidos, que vinieron todos los años por más de cuatro décadas.

En Nochebuena o Año nuevo era común que se celebrara con los huéspedes. “Había un cordobés que venía en su auto con toda su familia. Lo estacionaba y ahí quedaba parado dos meses”, cuenta Shkurti.

Las dimensiones y el trato directo hacen del Colón un hotel con características de familiar. Es común que Shkurti recuerde los días de estadía y hasta los números de habitación donde estuvieron sus clientes más recurrentes.

Después de tres meses cerrado por la pandemia, el Hotel Colón reabrió en julio siguiendo el nuevo protocolo, con turnos para el desayuno y la piscina, y acatando todo lo dispuesto en el protocolo sanitario aprobado por el Ministerio de Turismo, incluyéndose, medidas extra con la higiene, como la aplicación de productos virucidas específicos, contando también para la desinfección de los ambientes con equipos de ozono.

El movimiento en Piriápolis, como en otros destinos de turismo interno, ha crecido en las últimas semanas, en especial con huéspedes provenientes de Montevideo y del interior. En verano, la gran mayoría de los pasajeros solían ser argentinos. “Tenemos muchos clientes fieles, pero también hay que ir abriendo el mercado. Hoy por hoy se vende mucho por internet”, asegura Shkurti.

El mantenimiento de una construcción con 110 años frente al mar es todo un desafío. Las tejas del techo, por ejemplo, son de fabricación francesa y es muy difícil conseguirlas en el mercado local. La pareja está muy atenta a remates para adquirirlas y tener en stock para reemplazar a las defectuosas. Además, destacan, que es importante contar siempre con el mismo equipo de colaboradores, quienes conocen al detalle las instalaciones.

“Es un orgullo para nosotros mantenerlo y es fundamental la labor que realiza diariamente nuestro equipo de trabajo, con sumo esmero y amor”, asegura Eliana Shkurti.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error