Rhegina Esnal Baker

Alma de pasarela

Ella es uruguaya, oriunda de la ciudad de Pando. Dueña de un gran espíritu aventurero, 15 años atrás decidió irse del país y formó una impactante carrera como modelo en Londres, Nueva York, California, Santiago... Desfiló para marcas como Armani, Oscar de la Renta, Carolina Herrera y Victoria’s Secret, entre otros.En una visita que está haciendo a Uruguay, Rhegina Esnal Baker (38 años) habla de sus comienzos, de racismo y de cómo hace para mantener vigente su espíritu inquieto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rhegina Esnal Baker. Foto: Santiago Colinet

—Hace 15 años emigraste de Uruguay, ¿por qué tomaste esa decisión?

—Una mezcla de cosas, pero principalmente me fui por inquieta. En Uruguay estaba trabajando como modelo pero yo necesitaba más y siempre quise conocer otros lugares, viajar por el mundo. Así que me fui, prácticamente sola, un mentor me pasó algunos contactos de agencias y me largué. En esa primera etapa estuve en Londres, París y en una ocasión que volví a visitar a mi familia, conocí en Uruguay y en el aeropuerto a quien sería mi primer esposo: un estadounidense con el que nos fuimos a vivir a Nueva York. Después nos separamos y ahora estoy con mi segundo esposo en California.

—¿Cómo ha sido tu carrera en la moda?

—Yo soy más de pasarela. También he trabajo en gráfica y otro tipo de campañas, pero lo mío ha sido desfilar y desfilar. También estuve mucho en América Latina, en Brasil y en Chile...

—¿Y ahora dirías que estás retirada como modelo?

—No, alguna cosa sigo haciendo. Pero es cierto que desfilo cada vez menos. Trabajo mucho más en el detrás, en la producción y el backstage, en armar los desfiles. Me encanta. Cada vez que he dicho de parar y trabajar menos siempre me aburro y al poco tiempo vuelvo a la actividad.

—Hace varios días que estás en Uruguay, ¿cuáles son los motivos de tu visita?

—Vine por dos razones. Mi abuelo acaba de cumplir 103 años y le hicimos una gran fiesta para celebrar esa vida hermosa. Y además, nos asociamos con Fernando Cristino para concretar proyectos de moda en Uruguay. La idea es poner un poco más de moda en las calles de Montevideo. Me ha llamado la atención ver a mucha gente arriesgada a la hora de vestirse. Antes, todos se vestían igual, era muy homogéneo. Eso es muy bueno, porque en definitiva la moda es la diversidad y el animarse. No tener miedo al "qué dirán".

—¿En Uruguay o en otros países has sido víctima de racismo?

—El racismo es algo que existe en Uruguay y en muchas partes del mundo. En mi caso, yo nunca dejé que nadie me hiciera sentir mal por mi raza. He vivido algunas situaciones. Recuerdo que hace mucho tiempo, en Cerro Largo, de donde es la familia de mi padre, fuimos con mis primos a un baile y había una especie de división. Por una puerta ingresaban los blancos y por otra, los afrodescendientes. Me llamó mucho la atención. Yo creo en la inclusión. Me parecen horribles los actos de intolerancia que a veces se registran en Uruguay hacia las personas de nuestra raza.

—¿Y en otro lados?

—En Estados Unidos se dan a menudo actos racistas, pero nunca me tocaron de cerca. Yo viví muchos años en Harlem, que es el barrio afrodescendiente.

—¿Nunca te refieres a la raza como "negro" o "negra"?

—Yo sé perfectamente de qué raza soy. Y en la intimidad no tengo problema en decir que soy negra porque es lo que soy, pero mucha gente de mi raza ha luchado y sigue luchando por imponer el término correcto que es "afrodescendiente". Entonces, yo soy respetuosa de esa lucha y la apoyo. En Estados Unidos ocurre lo mismo y se le dice "African American People".

—¿Te gusta el candombe?

—Sí, pero no soy buena bailarina. Soy más bien tímida.

—¿Qué piensas de la producción de fotos para Sábado Show con tu colega Romina Peppers? ¿La conocías?

—No. Pero creo que hicimos una buena producción, muy llamativa y que es controversial. Va a llamar la atención. Lo que me gusta de esto que las chicas afrodescendientes modelos seamos más. En mis comienzos no había.

—¿Conoces a Naomi Campbell?

—Sí, hemos trabajado juntas. Es una amor... en realidad depende de cómo la agarres. Cuando trabajo, trato de tomar lo mejor de cada uno. Igual, yo soy más pro Imán, que es una modelo, con la que me siento mucho más identificada.

Desfiles por el mundo.

Rhegina Esnal Baker nació en Pando. Comenzó en la moda por curiosidad Desfiló en Uruguay para Oscar Álvarez. Luego viajó a Europa y Estados Unidos. En la actualidad tiene lazos laborales en Chile, EE.UU. y en Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)