Amarna Miller

La Actriz XXX admiradora de José Mujica: "Pienso como él"

La pornostar de origen español y de 24 años comparte pensamientos del expresidente uruguayo en su sitio web y para miles de seguidores en todo el mundo. “Me gusta mucha la visión que tiene de la vida”, asegura la actriz en entrevista con Sábado Show.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Amarna Miller. Foto: Nico Bertrand

FOTOS: NICO BERTRAND.

La pelirroja que atraviesa por su mejor momento profesional al ser nominada a los Oscar del XXX confiesa que profesa las ideas del exmandatario acerca del consumo y la austeridad. “La única propiedad que tenemos es la vida y no se puede comprar, solo gastar”, añade la actriz que también es graduada en Bellas Artes. La actriz, que ha trabajado en Europa, Estados Unidos y Australia, cuenta de sus comienzos en la industria y se declara frontalmente en contra de los estereotipos en la industria del cine XXX. Conocé su historia.

—Hemos visto que compartes pensamientos del expresidente de Uruguay José Mujica, ¿qué es lo te llama la atención de él? 

—Cuando empecé a seguir el trabajo de José, no fue por su faceta como gobernante, sino como persona. Siempre en sus declaraciones ha mostrado que lo importante es el pueblo. Aparte de eso, me gusta mucha la visión que tiene de la vida. Es una persona que ha vivido condiciones muy extremas y ha aprendido que lo más importante que tenemos en la vida es la libertad. No se trata del dinero, ni de la fama. Lo más importante es estar vivo y vivir nuestra vida tan libres como podamos. Hay pocos dirigentes políticos que se expresan de manera tan clara sobre esos valores, que comparto.

—¿Cómo conociste sus pensamientos? ¿Cuándo fue la primera que escuchaste hablar de él?

—No recuerdo muy bien cuándo fue la primera vez. Sabía que era el presidente de Uruguay. Vi algunas entrevistas suyas en sus visitas a España y comenzó a llamarme la atención. Poco a poco fui leyendo más sobre él, en especial motivada por su pensamiento vital y no tanto por el político.

—¿Te gustaría conocerlo?

—Desde luego que me encantaría.

—¿En qué crees que se parece tu vida a la de él?

—En cuanto a condiciones vitales, creo que no tenemos una vida muy parecida. Pero en cuanto al discurso existencial, nuestras formas de entender la vida se parecen bastante. Al igual que José, pienso que lo más importante que tenemos es el tiempo y no el dinero. Entonces más vale usarlo bien y emplearlo en las cosas que realmente nos importan y no en aquellas que dentro de 10 o 15 años, ni siquiera nos acordaremos. Tengo aquí una frase de José que refleja mucho lo que también yo pienso: "Inventamos una montaña de consumo superfluo. Hay que tirar y vivir, comprando y tirando, gastando tiempo de vida. Porque cuando compras algo, no lo compras con plata, lo compras con el tiempo de vida que gastaste para tener esa plata. Con esta diferencia: la única cosa que no se puede comprar es la vida, la vida se gasta y me parece miserable gastarla en perder la libertad". Esta frase es increíble.

—¿En qué crees que la aplicas?

—Trato de hacerlo todo el tiempo. Pienso que la única cosa que tengo en este mundo es a mí misma. Mañana puedes tener una casa, un auto, un novio y un esposo pero esas cosas se pueden ir de un momento a otro. O tal vez no. Pero lo único que tenemos seguro es a nosotros mismos, con nuestro tiempo vital. Mientras estemos vivos, seamos libres. Este viaje es corto: si tenemos por delante una vida llena de aventuras, no le pongamos obstáculos.

—¿Conoces Uruguay?, ¿Lo has visitado?

—Nunca he visitado Uruguay. Pero desde luego que me gustaría.

—¿Cómo comenzaste en la industria pornográfica?

—Comencé detrás de las cámaras. Siempre he sido una persona muy sexual, con la libido muy alta. Entre mis fantasías estaba la posibilidad de dedicarme a la pornografía. Cuando cumplí los 18 años, investigué un poco qué productoras había en España y qué me ofrecían para dedicarme a la industria. No me gustaron nada las respuestas: ni los estándares, ni el dinero ni cómo estaban rodadas las películas. Así que decidí que el porno no era para mí. Era algo que estaba pensando como hobbie. Yo estudiaba mi carrera y no lo quería hacer por necesidad, ni por trabajo.

—¿Y qué te hizo volver?

—En aquel momento estaba en la Universidad, soy graduada en Bellas Artes y descubrí mi gran pasión que es la fotografía. De a poco comencé a experimentar con fotos eróticas con mis amigas, cada vez más explícitas al punto de llegar a la pornografía. Cuando veía las fotos, pensaba en que ese era el tipo de producto que me hubiese gustado participar como actriz. Pero no existía algo con esas características. Así fue que con 19 años fundé mi productora. Estuve trabajando detrás de cámaras por mucho tiempo y una vez que conocí del género y entendí del rodaje pornográfico, decidí comenzar mi carrera como actriz. Luego comencé a hacer contactos con otras productoras, en Holanda, en Australia, en Estados Unidos.

—En tu perfil dices que solo practicas el llamado "porno ético"; ¿a qué te refieres?

—Nunca estuve de acuerdo en los estereotipos en el porno, que por cierto están muy instalados. Recuerdo que una de los guiones que me ofrecieron en mi primera exploración por el género era un papel en que era la clásica mujer sola en casa y llegaba el fontanero, el electricista y comenzaba la escena... ¡No! Horrible, nunca haría algo así. Se dice que las mujeres quieren un sexo romántico y los chicos buscan imágenes más duras, cuando en realidad me parece muy binario y simplista definirlo así. A mí me gusta acuñar el término de pornografía ética; es un porno en el que a los actores y actrices se les ha preguntado qué les gusta, se los trata con respeto y por lo tanto, el producto es un producto de calidad. Es a la pornografía lo que el mercado libre es al consumo. Yo solo actúo con guiones que me gustan y actores que me gustan y con quienes conecte emocionalmente.

—¿A qué aspiras dentro del género?

—Estoy muy contenta. Dentro de la industria, acabo de ser nominada como mejor actriz extranjera en los premios AVN, que son como los Oscar del porno. Pero más allá de eso aspiro a ser feliz. El porno me ha permitido viajar por el mundo y ganar dinero. Soy también escritora y fotógrafa. ¿A qué aspiro? A ser cada día más libre de tomar las decisiones que quiero en todo: dedicar mi vida a las cosas que hagan que mi corazón sonría. Solo a esas.

Una actriz por hobbie.

Amarna Miller se inició en la industria del cine XXX a los 19 años y con su propia productora. Hoy trabaja en España, Holanda, EE.UU., entre otros países. "Me pagan por viajar y por algo que me gusta. Mis padres respetan mi trabajo, pero quisieran que me dedicara a otra cosa", dicen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error