Polémica por la Teletón

¿Solidaridad o caridad?

El presidente de la Cámara de Diputados criticó a la institución que trabaja con niños discapacitados, y desató un duro debate sobre los límites entre la ayuda solidaria y el aporte por caridad. En el Estado, toman distancia del marketing del programa, pero valoran su "gran aporte".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La primera edición de la Teletón fue en 2003 y hasta ahora se ha hecho todos los años sin interrupciones.

Las cámaras se prenden y algunos de los cantantes nacionales más exitosos del momento entonan la misma canción: "Nada nos frena, nada nos frena, seguimos adelante con el corazón, seguimos adelante somos todos Teletón". El ritmo se contagia y emociona. Después vienen algo más de 24 horas de transmisión y finalmente se alcanza el objetivo: más de cuatro millones de dólares recaudados para avanzar en el tratamiento y la rehabilitación de niños y adolescentes con alteraciones neuro-músculo-esqueléticas entre los 0 y los 18 años de edad.

El programa se emite sin interrupciones por todos los canales de televisión privados desde hace ya 13 años, y llega a miles de hogares. Moviliza gente a lo largo y ancho de todo el país, lleva a la organización eventos y actividades solidarias, y tiene ganado un mar de elogios por la forma en la cual contribuye en una causa con tantas demandas.

Sin embargo, entre los aplausos y las enormes muestras de apoyo, irrumpió un planteo contrario a ese tipo de iniciativas y se desató una amplia polémica. El presidente de la Cámara de Representantes, Alejandro Sánchez, se despachó contra las formas en las que procede la Teletón, y el debate planteó diversas interrogantes. ¿Se puede mostrar cómo vive un discapacitado para recaudar fondos y así mejorar sus condiciones? ¿Es correcto mostrar las limitaciones que implican algunas discapacidades sin denigrar así a la persona?

Choque.

"No colaboro con la Teletón. Construye una imagen que me parece muy perversa, esa idea de que solo se puede ayudar a las personas que están en otras condiciones de manera económica y se hace solo un día por año me parece que no es buena, y además creo que muchas veces no es muy transparente con la utilización de los fondos", disparó el diputado oficialista, integrante del MPP, en el programa radial "Te digo la otra".

Sánchez dijo que la Teletón termina por tratar a las personas con discapacidad como "objetos de caridad y no como sujetos de derecho", aunque agregó: "Pero no cuestiono a quienes colaboran. Muchas veces hacen cosas bien estas instituciones, pero me parece que a veces adolecen de (falta) transparencia".

En pocas horas, el mensaje llegó a oídos de algunos de los conductores del programa, que salieron a responder. En plena maratón televisiva, el conductor radial Orlando Petinatti apuntó sus dardos contra el legislador. "Con mucho dolor escuché a Sánchez diciendo que no colabora y poniendo en duda lo que se hace y la transparencia", dijo. Luego, agregó: "Tomate cinco minutos y andá al Centro Teletón. La cuenta es pública, tomate cinco minutos y reunite con la gente de (la consultora) KPMG, que te muestran todos los números. Tomate cinco minutos y hablá con las familias, con los niños".

Victoria Rodríguez, otra de las conductoras, también se mostró molesta, y al comienzo de esta semana, en su programa "Esta boca es mía", se cruzó con Sánchez. "¿Usted desalienta las iniciativas civiles de este tipo? Porque pretender que el Estado cumpla con todo es imposible", reclamó. Ante el planteo, el diputado afirmó: "Hay que colocar a quien es discapacitado como sujeto de derecho, y tiene que tener la atención que se merece, y se la tiene que garantizar el Estado. Tiene que existir un marco jurídico para hacerlo y no tiene que ser a partir de las donaciones que alguien quiera realizar".

El legislador se quejó, además, de lo que entiende que es publicidad directa para las empresas que colaboran con la institución. Dijo que no se informa correctamente sobre cómo funciona la ley de donaciones especiales, y que no se explica que de los montos donados, hay un amplio porcentaje (75%) que corresponde a una renuncia fiscal por parte del Estado y no a un aporte directo de las firmas. "Me molesta que digan que una empresa donó $ 100 cuando en realidad dona $ 19 y el resto lo ponemos todos", concluyó.

Distantes.

En tanto, los profesionales que trabajan en el tratamiento y la rehabilitación en situaciones de discapacidad desde el plano estatal, optan por tomar distancia de los "métodos" que utiliza la Teletón, aunque no dudan en destacar el trabajo que lleva adelante la institución y descartan ingresar en comparaciones.

"No comparto las formas, el marketing, pero todo lo que suma está bien. Todo lo que sirva para mejorar el tratamiento de los niños será bienvenido, no importa de dónde venga, y si nos ponemos a competir es nefasto", opinó María Elena Pérez, jefa del Servicio de Ortopedia Infantil del Pereira Rossell y docente de la Clínica de Traumatología y Ortopedia Pediátrica de la Facultad de Medicina.

En la policlínica de ese servicio se atienden 400 pacientes por semana. Allí trabajan unos 12 profesionales, que realizan tareas muy similares a las de Teletón.

Pérez reconoció que en su Servicio hacen falta más recursos humanos y también mejoras en materia edilicia, aunque prefirió no ahondar en los motivos de por qué una institución privada consigue más apoyo que un centro público. Tampoco opinó sobre si la Teletón toma a las personas con discapacidades como "objetos de caridad", y prefirió valorar que tal centro "ha dado otra visibilidad al asunto, lo ha puesto más allá de los familiares y lo hizo conocido para toda la sociedad".

Por su parte, Begoña Grau, directora del Programa Nacional de Discapacidad, dependiente del Ministerio de Desarrollo (Mides) también se cuidó de opinar sobre el trabajo de la Teletón, y se limitó a afirmar: "Nosotros trabajamos todo el año para que se vea a la persona con discapacidad como persona de derecho. Que los centros usen a las personas con discapacidad como imagen para hacer una campaña... bueno, nosotros no tenemos esa política. Nuestras políticas van sobre ver a la persona con los mismos derechos que todos los demás", afirmó la jerarca.

Grau opinó que en Uruguay "han ido cambiando los paradigmas de cómo se ve la discapacidad". Dijo que primero se hablaba del "pobrecito", que luego se empezó a ver más como un tema médico, y que ahora se está en un enfoque más bien social del tema. En ese marco, opinó que "las campañas de la Teletón en los últimos años mejoraron respecto a la imagen que dan de la persona con discapacidad", aunque dijo que "sigue siendo una imagen que personalmente no comparto".

Y desde los pacientes, también surgen miradas que dan mucho para pensar: el sábado, mientras Petinatti le respondía a Sánchez en plena Teletón, una adolescente que se atiende en el centro agregó: "Si dicen que lo que mostramos es lástima, que quede claro que eso es solo una parte de nuestra vida, y que la vida continúa cuando se apaga la cámara".

Cuentas son públicas, y personas dan mayor aporte.

Una de las críticas que recibe la Teletón es por su supuesta "falta de transparencia", por no explicar que las donaciones de las empresas están compuestas en un 75% por una renuncia fiscal que hace el Estado sobre algunos impuestos que las firmas pagan. De todos modos, las cuentas de la institución son públicas y están a la vista en su sitio web. Se aprecia, al ver los datos, que el 60% de los aportes que recauda la Teletón cada año es de particulares, y no de firmas. Los montos se invierten en: un 58% en rehabilitación (medicamentos, equipamiento y personal), 25% en gastos operativos, y 17% en difusión. Solo en 2015, la Teletón atendió a 1.700 pacientes.

"La Teletón construye una imagen muy perversa".

"No colaboro con la Teletón porque construye una imagen que me parece muy perversa. Porque no creo que el instrumento (adecuado) sea colaborar con las personas que son discapacitadas desde el lugar de la caridad, desde el lugar solo monetario, y porque creo que hacerlo un único día por año, que es el mensaje que se termina generando, no contribuye a colocar a los discapacitados como sujetos de derecho, sino que los coloca como sujetos de caridad. Me parece que eso está mal, no lo comparto", dijo el presidente de la Cámara de Diputados, Alejandro Sánchez, oficialista e integrante del MPP.

El legislador también criticó la falta de transparencia. Dijo que por lo general no se explica que el aporte de las empresas incluye una renuncia fiscal grande para el Estado, y se termina "haciendo publicidad".

"Tomate cinco minutos y andá al Centro Teletón".

El conductor Orlando Petinatti fue el primero en salir a contestarle a Alejandro Sánchez. Antes de que terminara la Teletón, en medio de la emisión del programa, dijo: "Con mucho dolor escuché a Sánchez diciendo que no colabora y poniendo en duda lo que se hace y la transparencia". De esa forma, le pidió al legislador que se tomara cinco minutos para ir a visitar el centro Teletón. Afirmó: "La cuenta es pública, tomate cinco minutos y reunite con la gente de (la consultora) KPMG, que te muestran todos los números. Tomate cinco minutos y hablá con las familias, con los niños".

Petinatti también invitó a "todos los que no conocen la realidad y el trabajo del Centro Teletón", a que se tomen "una tarde y vayan, hablen con las familias, con los niños", para que de esa forma sepan qué es lo que se hace.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados