Verano religioso

Una semana de evangelización en Beraca

Un escenario gigante a puro rock. Pastores y fieles que llegan de todo el mundo. Una importante prédica contra la “ideología de género”, y denuncias contra el gobierno por querer propagarla. La Iglesia Misión Vida convoca a miles de fieles cada noche en su campamento.

Foto: Delfina Milder
VEA EL VIDEO. Foto: Delfina Milder

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Son unas 4.000 almas las que asisten como hipnotizadas al show de Cecilia Márquez. Elevan sus manos al cielo, cierran los ojos y se dejan llevar por la música o la oración. Algunos no logran contener las lágrimas. "Queremos tu gloria", canta ella bajo la noche nubosa. Su banda es una suerte de Evanescence criollo. Sacude su larga melena azabache, encorva el cuerpo hacia atrás con cada nota exigente y en los estribillos pegadizos estira su brazo derecho hacia el público, los apunta con el micrófono y los insta a entonar. Ellos obedecen.

Los músicos visten de negro, iluminados por un panel de luces que encandilan y emanan un calor insoportable. Una pantalla gigante ilustra sus canciones con estrofas sueltas en letra gótica y colores fluo, o incluso con videoclips que nada tienen que envidiarles a los de MTV. No hay menos de 30 técnicos sobre el escenario. Solo los sonidistas son ocho. Hay uno que filma todo, y otra que saca fotos. Registran de cerca los solos de guitarra, de teclado, de batería y sobre todo a Cecilia, que sonríe, guiña un ojo, se acerca buscando el primer plano.

Es la hija del autoproclamado apóstol Jorge Márquez, fundador de la Iglesia Misión Vida para las Naciones. Y canta cada noche en este escenario gigante del complejo de 28 hectáreas que tiene Beraca — la organización de esta iglesia en la que se tratan jóvenes con adicciones y que ha sido denunciada en varias ocasiones por tratar de influir políticamente en sus fieles—. Esto es en Manga, sobre la ruta 8. Son pasadas las 10 de la noche. Aquí se hace el Campamento Beraca desde 1999. Y en esta ocasión el evento está lleno de charlas sobre "ideología de género", en contra del aborto y la llamada ley trans; algunas de ellas muy explícitas en sus críticas al gobierno del Frente Amplio, sus ministerios, legisladores y militantes.

Una familia.

El campamento ofrece una semana para disfrutar del predio, con piscina, canchas de fútbol y una variopinta vegetación, cuidada por los jóvenes que están en tratamiento. Una vez que ingresan se los pone a trabajar en el vivero o la herrería, de donde sale el dinero para mantener parte de todo esto. La iglesia se financia también con diezmos, donaciones y con el sueldo de Álvaro Dastugue, pastor y diputado blanco, que además es yerno de Jorge y cuñado de Cecilia. "Todo lo que gano lo pongo para esto", dice con satisfacción.

En el campamento del Beraca, además de las actividades del programa, hay canchas de fútbol y una gran piscina. Foto: Leonardo Mainé
En el campamento del Beraca, además de las actividades del programa, hay canchas de fútbol y una gran piscina. Foto: Leonardo Mainé

El escenario en el que Cecilia canta es de hormigón. Su piso es el techo de una vivienda en la que están los camarines, allí hay amplios y mullidos sillones, frutas y termos de café para los artistas. El escenario da un campus con capacidad para 12.000 personas —para hacerse una idea, el Teatro de Verano aloja a 5.000—. Como a una cuadra está el templo, con 3.000 sillas. Este cuenta con dos camarines, con sus respectivas cocinas y baños (para hombres y mujeres), decorados con inmaculados muebles blancos. "Lo inauguramos en 2015. Nos pusimos a buscar una sala y ninguna tenía más de 1.500 butacas. Necesitábamos más y la hicimos", dice Dastugue, de short, chancletas y con la casaca italiana número 9 de Mario Balotelli.

"Estoy así porque hace un rato me puse a jugar con unos chiquilines. Me meto en los partidos porque a veces se arma lío, y cuando estoy yo se moderan", sostiene. Mientras camina por el predio lo van parando: "Hola, pastor", "¿Cómo está?, pastor", "¿Qué dice?, pastor". Acá él no es diputado, es pastor. Uno se acerca, le dice algo al oído y se pone a llorar. Todos le sonríen. O casi todos. En plena caminata alguien le arroja un carozo de manzana, le pega en un talón. Dastugue se da vuelta, pregunta quién fue, pero nadie le contesta.

Este es el campamento de jóvenes, de 14 a 37 años, y son unos 2.000 los asistentes: 1.600 que son parte o son amigos de otros que pertenecen a la Iglesia Misión Vida, y 400 que están en tratamiento en hogares de Beraca. Entre los primeros, hay cientos que llegaron de Argentina, Brasil y Chile. También hay bandas que viajaron desde Cuba y España, de donde proviene la gran atracción del campamento: Kike Pavón, una especie de Alejandro Sanz cristiano. "Tengo mi espada, tengo mi escudo, tengo la fe pa ponerla en acción", canta él. Además, cada noche abren las puertas del complejo a quien quiera sumarse. La entrada es un alimento no perecedero. Hoy, jueves, entraron 2.000, que sumados a los del campamento son 4.000 espectadores. Para ayer sábado esperaban llegar a 7.000.

En el campamento del Beraca, además de las actividades del programa, hay canchas de fútbol y una gran piscina. Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

Los que vinieron al campamento debieron pagar entre US$ 100 y US$ 150 cada uno. "Esto depende de sus posibilidades", señala el diputado. En total, este evento le cuesta a Beraca unos US$ 200.000, según publicó este viernes El Observador y confirmó El País. Esto incluye desayuno, almuerzo, merienda y cena. Hoy comieron ternera a la parrilla con ensalada. Hay unos 10 parrilleros, uno pegado al lado del otro. Plato, tenedor, cuchillo y vaso los deben llevar los asistentes. Si quienes van no tienen carpa, se les presta una. Todo lo demás, se cobra. Se venden refrescos, jugos, pizzas, snacks, galletitas, chupetines, yerba y agua caliente. Al lado del templo hay una librería, donde además de libros hay camisetas, DVDs, y también pendrives con las charlas de pastores y bandas que son parte del evento. Uno de los textos más comercializados es "El libro negro de la vieja izquierda", de Agustín Laje y Nicolás Márquez, acérrimos críticos de la agenda de derechos. Ellos hablan de "feminazis" en vez de feministas, y llaman "asesinos" a quienes están a favor del aborto legal.

El agua, en tanto, no se cobra, sale de una enorme cámara de hidratación que tiene un sistema por el cual siempre está fría, y cuenta con varias canillas donde cada uno va y llena su botellita de 500 mililitros. Hay, también, un furgón repleto de enchufes donde tres voluntarios reciben celulares para cargar. "Esto lo pusimos porque hace unos años empezamos a tener dos problemas: que no había suficientes enchufes y que se empezaban a robar los celulares", dice Dastugue.

El campamento empezó el lunes pasado a las 13 horas y terminará hoy después del almuerzo que es a las 13:30. A los asistentes se les da un librillo, de múltiples colores, con papel satinado, donde hay un mapa del lugar, está la lista de talleristas y músicos internacionales, y se expone el detallado cronograma de actividades. También se da a conocer el reglamento. Son 20 mandamientos inviolables so pena de expulsión: hay que levantarse a las 7:30 "para disfrutar de un buen día!", nadie se puede cambiar de la carpa que se le asignó ni ir de visita a otra (hay un sector de chicos y otro de chicas), no se puede consumir ningún tipo de droga (ni cigarrillos, ni alcohol, ni nada), no se puede jugar de mano, hay que pedir autorización a un pastor de Misión Vida para salir del predio, la piscina se puede usar de 11 a 12:30 y de 14 a 16 y solo en ese horario se permite el uso de malla de baño, a partir del "toque de queda" no se puede hacer otra cosa que dormir, y si la conducta de alguno de los asistentes "discrepa de la moral y las buenas costumbres" estos podrán ser expulsados "sin derecho a reclamo de ninguna índole".

Dastugue dice que por las noches él y otros pastores salen de "cacería", a buscar a los que se esconden para hacer cosas no permitidas. El martes de noche atraparon a cuatro. "Estaban en el estacionamiento, escondidos atrás de un árbol, fumando porro. Un menor y tres mayores. Los mayores fueron expulsados y llamamos a los padres del menor para que lo vengan a buscar. Los encontramos a las nueve de la noche", cuenta el nacionalista como si fuera el cronista de noticias policiales de un canal de televisión. Luego, sin que sus labios finitos pierdan la sonrisa complaciente, explica: "Acá entra todo el mundo, no discriminamos, pero tenemos nuestras reglas. Hace unos años vino un trans y tuvimos un problema porque se quería bañar con las chicas. Lo solucionamos así: se bañó él, y después entraron ellas. Pero no se lo echó. Acá hay también homosexuales. Saben cuál es nuestra forma de pensar y la respetan, y nosotros los respetamos a ellos".

Sentado bajo un árbol hay una travesti. Dice que se llama Andrés y que hace 10 años que no viene al campamento Beraca. Lleva calzas color jean, musculosa roja y championes rosados. Se dice arrepentida. "Todo este tiempo me drogué, pero desde que entré acá el lunes no me dio más ganas. Esto me va a cambiar la vida", confía.

Charla de exgays en el campamento

En el día de ayer los jóvenes del campamento Beraca recibieron a cuatro personas que "practicaron la homosexualidad, dos hombres que creían que eran mujeres y dos mujeres que creían hombres, y que están arrepentidos", advierte el diputado Álvaro Dastugue. Estos dieron sus testimonios ante los 2.000 participantes del campamento. "Sé que esto puede ser polémico para muchas personas —agrega el diputado—, pero estamos en contra de la ideología de género y lo hacemos público".

El mensaje.

Es miércoles, son las tres de la tarde y aquí no existe el monótono replicar de las campanas que llama a los fieles a misa. En cambio, la voz alegre de una joven venezolana advierte que es hora de entrar al templo para escuchar una charla del predicador español Itiel Arroyo, que "se tituló en ingeniería informática, pero su pasión siempre fue la tecnología", según el librillo del campamento. La página web de Arroyo, de 33 años, cuenta que en 2009 recibió "el llamado de Dios", y que para seguir predicando él y su esposa tienen "una necesidad de 500 euros mensuales", e invita a donarle 10 euros por mes. Es el "apóstol" el encargado de presentarlo, dice que es "un lujo" poder contar con él. Va a dar una charla sobre el uso de smartphones. Solo las primeras filas están ocupadas. Pero pese a que muchos decidieron quedarse al aire libre jugando fútbol o en la piscina, los que están parecen conocerlo bien. Son aplausos, ovaciones y silbidos aprobatorios los que recibe cuando sale levantando ambos brazos como si fuera Perón en el balcón de la Casa Rosada.

Es flaquísimo, luce la barba a medio crecer y un jopo a lo Johnny Bravo, y sabe moderar la voz al hablar: los tonos bajos, para decir Cristo, y unos gritos afónicos y chillones cuando quiere expresar algo que no le gusta. "Qué uruguayos más guapos", piropea apenas sale y todos lo vuelven a aplaudir. En su alocución va a citar más de una vez a Steve Jobs, y se ve que lo admira porque se viste parecido a él: jeans y remera negros y championes. Dice que Jobs no le daba a sus hijos aparatos tecnológicos porque sabía de su potencial peligro.

En el campamento del Beraca, además de las actividades del programa, hay canchas de fútbol y una gran piscina. Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

En resumen, para él, la exposición excesiva a la tecnología lleva a las personas a ser apáticas y a no prestarle suficiente atención a Jesús. "Si sobreestimulas tu lengua con picante, no vas a sentir más el picante. Si sobreestimulas tu mente con información, lo que vas a sentir es apatía. Antes yo me impactaba mucho con la violencia, pero pasados los años he visto un montón de series que muestran zombies o personas asesinadas a sangre fría, y ahora si veo un amputado en Afganistán ya no siento la misma sorpresa. Antes experimentaba mucho sufrimiento si veía a un negrito en África, delgadito, lleno de moscas, que no podía comer... Antes si yo veía a dos hombres dándose un beso en la boca apartaba mi mirada, porque era como algo que me provocaba incomodidad, ahora la tele muestra eso todo el tiempo. De repente ya no sientes el mismo impacto. ¿Por qué? Porque te insensibilizas por la sobresaturación".

"Acá llegan chicos adictos que vienen con hábitos homosexuales, porque muchos se prostituyen para conseguir la droga", comenta un rato más tarde Dastugue. El diputado se refiere a las trans en masculino, habla de "ellos", y concibe a la homosexualidad como un hábito. "Se me enojan constantemente. La prensa se me enoja. Es mi libertad de expresión. Hace como un año le dije a Búsqueda que se debía revisar la agenda de derechos y me salieron a matar, incluso en mi partido, Lacalle Pou y Larrañaga. Yo creo que hay ciertas cosas que algunos creen que están laudadas y hay que discutirlas de nuevo. No pueden estar todos los argentinos equivocados por decirle no al aborto. No pueden estar los brasileños equivocados, que votaron por Bolsonaro", sostiene. Bolsonaro recibió un fuerte apoyo de los evangelistas.

Álvaro Dastugue: “Verónica Alonso es la precandidata que mejor encarna nuestros principios y valores”.
Álvaro Dastugue: “Verónica Alonso es la precandidata que mejor encarna nuestros principios y valores”.

Verónica Alonso, en tanto, no salió a matarlo. Dastugue dice que ella visita todos los años el campamento, aunque hasta ayer no había ido. La precandidata blanca ha sido acusada de usar la infraestructura y a los jóvenes que se están recuperando de la droga en Beraca para hacer campaña. El diputado se defiende: "Somos ciudadanos como cualquier persona, lo que le digamos a nuestra congregación fuera del altar y de la cuestión religiosa es asunto nuestro. Nosotros consideramos que Verónica es quien mejor encarna nuestros principios y valores, y eso no tiene nada de malo".

El complot.

Dos horas más tarde hay otra actividad. Desde un altoparlante otra vez la voz de la venezolana. A diferencia de las otras charlas, las que Dastugue dice que son optativas, esta parece ser obligatoria. Los oradores son Santiago Suárez, Claudio Astor y Gabriel Rodríguez, jóvenes que parecen haber salido por la misma máquina: camisa clara, pantalón jean, barba a medio crecer y larga sonrisa. Se hacen llamar Los Camaleones, "porque no todo es lo que parece", eslogan que a uno lo hace acordar a Santo y Seña, "porque todo se sabe". Este periodístico, justamente, fue el que en 2016 denuncio violencia física y psicológica contra los jóvenes que entraban a los hogares de Beraca. Los Camaleones son una suerte de programa de archivos en vivo. Se valen de videos para llegar a una conclusión: el gobierno busca manipular a la gente.

Suárez, ojeando de reojo una tablet, hace una larga alocución explicando desde donde, para ellos, "nació la ideología de género", y concluye que el padre de esta no es otro que Satanás. Él parte del término "deconstruir" y dice que este lo empezó a utilizar el filósofo alemán Martin Heidegger, pero advierte que sus ideas ya habían sido usadas antes por Carlos Marx y Friedrich Nietzsche, y después de él por Simone de Beauvoir y John Money, "que es aquel que operó dos chicos e hizo todo un proceso para demostrar que nos hacen ser cosas que no somos en realidad, y le fue mal el invento". Money fue uno de los primeros en intentar una operación de reasignación de sexo, pero su paciente, David Reimer, terminó suicidándose por el fracaso de esta intervención. Suárez también menciona en su lista de creadores de la supuesta ideología a Michelle Foucault. "Cuando uno analiza a todos estos hombres dice nació acá, o allá, pero en realidad todo nace mucho más atrás. Es la misma estrategia de siempre en el Edén: No es como dice Dios, si probás el árbol no pasa nada. Es Lucifer diciendo cuando me siente en el reino del señor… Es él mismo operando de la misma forma. Mientras Dios quiere construir, edificar nuestras vidas, hacer que seamos personas sanas, vivir una vida plena, vemos como el enemigo quiere destruir, quiere enfermarte, quiere hormonizarte, quiere que te mutiles y que no vivas la vida que Dios te dio. Y el enemigo está también en el arte. Queremos demostrarte como el gobierno promueve en liceos, UTUs, escuelas y universidades, está trabajando para sacarnos de nuestra esencia".

En el campamento del Beraca, además de las actividades del programa, hay canchas de fútbol y una gran piscina. Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

Tras esto Los Camaleones muestran dos videos de conciertos de la banda Las Tortas de la Cueva, uno en Atlántida y otro en Durazno, apoyados por el MEC, el Mides, el Inju y la intendencia duraznense. Lo que más les indigna es la vestimenta de la cantante, que en el primer toque está con una malla entera y en el segundo en bikini. Suárez dice que le pidieron permiso al "apóstol" para mostrar las imágenes, aunque evidentemente fue censurado ya que la cola de la chica está pixelada.

Luego, el tercer camaleón, Rodríguez, suma una "prueba" para demostrar que se trata de un complot internacional. Lo hace mostrando un video de Súper Drags, una serie animada para adultos de Netflix, producida en Brasil, en la que tres jóvenes tienen un superpoder por el cual se convierten en travestis paladines de la justicia. Al auditorio, sin embargo, parece divertirle, ya que estalla en una fuerte carcajada. "Parece cómico —los detiene Rodríguez—, pero esta es un arma muy poderosa para entrarte de a poco, para normalizar la cosa, para decirte que esta ideología es la correcta, que todo esto está bien. Quizá niños puedan llegar a mirar esto y ser influenciados por la ideología".

Después Astor es el encargado de mostrar videos de actuaciones de Bailamos las Mismas Canciones, grupo que se define como "el primero proaborto colaborativo del Uruguay", quien también ha recibido el apoyo del MEC, el Mides y el Inju. Por último, como conclusión final, muestra una foto de la diputada frenteamplista Margarita Libschitz, que votó a favor de la ley trans, en la que tiene una camiseta con la frase "Lo personal es poético", de Carol Hanisch, feminista estadounidense; y un tuit de otra diputada del Frente, Bettina Díaz, en la que cita una frase de Simone de Beauvoir, a quien él define como "feminista y a favor de la pedofilia". Astor presenta estas como las pruebas irrefutables de la existencia de un plan que busca "imponer ideología".

Se escucha un fuerte aplauso. Los Camaleones saludan y bajan del estrado para sacarse fotos con algunos asistentes. Otros ya salen rumbo a las duchas y desde el altoparlante advierten que la cena empieza a servirse en una hora. Después, vendrá el concierto. Dastugue dice que hace 20 años que no se toma licencia porque le encanta ser parte de este campamento, y que después de que los muchachos se van siente una sensación de vacío. Sin embargo, le durará poco. El mes que viene es el campamento de niños, de seis a 12 años. Este año, dice, asistirán unos 1.500.

"Entré y dejé la cocaína después de 11 años; es sobrenatural"

Matías llegó a Beraca con la intención de dejar de consumir cocaína. "Dios me trajo. Vine un día que estaba deprimido. Consumí durante 11 años. En el último tiempo me tomaba cinco o seis gramos por día. Estaba una semana sin dormir. Yo trabajé cuatro años en un taxi y después me pasé a Uber, hasta que choqué contra una columna. ¿Cómo se puede explicar llegué y de un día para el otro no consumí más? Esto es sobrenatural. Fue Dios", sostiene.

Él ahora trabaja como chofer para Beraca. Dice que la primera vez que salió de la chacra en la que vive, que es la misma en la que reside del diputado Dastugue y donde se realizan los campamentos, fue para buscar el auto al mecánico, y sostiene que ese viaje no fue nada fácil. "Me vine orando todo el camino. Estaba deseando llegar, porque claro, somos hombres, y tenemos que cuidarnos de las mujeres. Era un ataque atrás del otro. Me costó, pero llegué".

Si se le pregunta qué es un "ataque" él advierte: "Es cuando quieren hacerte caer". Y es ahí que interviene Dastugue. El pastor y legislador advierte: "¿Qué pasa? Cuando vivís una vida de adicciones, vivís una vida descontrolada. Entonces, cualquier mujer te sirve. La que pase por adelante te la cargás y tratás de tener relaciones. Porque es una cuestión de química hormonal, consumir ciertas drogas te excita. El tema es que cuando cedés a la mujer que te pasa por adelante, seguramente ahí también está el cigarro, el alcohol, la marihuana y la cocaína. Y lo que él dice es que cuando venía le dio mucho miedo volver al descontrol".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados