Un pueblo en bandos

Reproches, acusaciones y mentiras en el paraíso

La calma de Cabo Polonio se quebró la semana pasada cuando circuló la noticia de una denuncia policial contra la única maestra por maltrato psicológico hacia cinco alumnos. Los vecinos se dividen entre quienes acusan a la docente y quienes la protegen.

Cabo Polonio. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Atardece en Cabo Polonio y Silvia Díaz, auxiliar de la escuela n° 95, saluda a lo lejos a un pequeño que lleva ocho días sin ir a clases. Sus padres no lo dejan asistir ni a él ni a otro de sus hermanos, porque denunciaron ante la Policía a la única maestra (y directora) por maltrato y agresión psicológica. Son cuatro las familias de cinco menores que coinciden con este relato, publicó El Observador hace una semana.

Los padres también presentaron la denuncia en Primaria y ante el Ministerio de Desarrollo Social.

Díaz sacude la mano en el aire. No da ni un solo paso hacia el niño. Aunque son menos de 60 los pobladores que en este momento viven en Cabo Polonio, este conflicto los dividió en bandos. Ella misma tuvo que realizar una denuncia policial porque había padres que la filmaban entrando a la escuela y la insultaban. Ella, que envía a su hijo a la misma institución en la que trabaja, asegura que nunca escuchó ni vio a la maestra maltratando alumnos. Por eso saluda a este niño desde lejos, uno de los nueve matriculados.

De un lado están los vecinos que les creen a las familias que hicieron la denuncia. "Nuestros hijos llegan a la casa llorando por los insultos recibidos y no quieren levantarse para ir a clases", contaron. Del otro están los que confían ciegamente en la inocencia de la docente. Estos últimos empezaron a juntar firmas para respaldarla. Y están los que prefieren no meterse y advierten que este es un problema de adultos. Los niños —creen— son rehenes de una situación confusa.

¿Qué originó el conflicto? Hay todo tipo de versiones. Algunos hablan de un problema personal entre la maestra y la madre que encabezó la denuncia. Otros mencionan a una profesora montevideana con rancho en el Cabo que estaría "lavando cabezas" en contra de la docente. Y otros dicen que Annette Cano, la maestra, es "una manipuladora" y que es culpable de las acusaciones.

Primaria la apoya. Pablo Caggiani, consejero de la ANEP, dice que tras una investigación por parte del inspector departamental y el inspector de zona, no hay ningún elemento para retirar a Cano del cargo. "La preocupación que tenemos es que si este conflicto genera que la maestra pida licencia a esta altura del año, nos va a ser muy difícil encontrar un suplente. Sabemos que el conflicto que motivó estas denuncias no tiene nada que ver con lo que sucede en la escuela".

Consejero de Codicen, Pablo Caggiani. Foto: Presidencia
Consejero de Codicen, Pablo Caggiani. Foto: Presidencia

Mientras los inspectores trabajan en rearmar el vínculo dañado entre la docente y la comunidad, las familias de los niños contrataron a un abogado para que los represente mientras el fiscal investiga, que ya comenzó. La pericia médica no encontró evidencia y ahora aguardan que se realicen las pericias psicológicas.

Los padres esperan que la Justicia actúe. "Están juntando firmas diciendo que queremos cerrar la escuela y no es así. Lo que queremos es que se vaya. Esto nos está agotando mentalmente, pero tenemos la verdad en las manos y si es necesario vamos a llegar hasta el presidente, porque no es posible que seis niños estén mintiendo", dice una de las madres.

También asegura que los hijos de la maestra comenzaron una campaña negativa contras las familias implicadas en Valizas, Aguas Dulces y Castillos. "Nos da miedo caminar por la calle, no sabemos de lo que son capaces", agrega. Del otro lado, el temor es el mismo: "La iban a esperar a la terminal y durante todo el camino en el camión hasta el Cabo la insultaban", cuenta una allegada de Cano.

La chispa.

En el pueblo se sabía que a mediados de 2017 hubo una discusión entre la maestra y la madre de los niños que realizó la denuncia. Para los que respaldan a Cano este es el inicio del incendio. Según relataron, la madre propuso realizar un camping en el Chuy con los niños y sus familias, y pagar los gastos con el dinero que había recolectado la comisión de fomento de la escuela en abril pasado. Cano le habría dicho que eso no era posible y que en todo caso debería votarse. Y la madre se habría ofendido.

Desde ese momento, comenzó a circular la versión de que la maestra había robado y que por eso se oponía al campamento. "Se realizó una rendición de cuentas y se presentaron las boletas de en qué se había usado el dinero, pero esta madre no quiso verlas y boicoteó la reunión. Esta discusión generó un quiebre terrible y se terminó el año en un mal clima", cuenta Díaz, la auxiliar.

Los padres creían que la maestra se jubilaría y por eso dicen que no realizaron ninguna denuncia antes, pero en marzo de 2018, cuando la vieron llegar, el recuerdo de ese mal momento volvió. Según ellos, hablaron con Cano de los maltratos. "Ahora lo niega en nuestras caras, pero lo hicimos", dicen. Cano, en tanto, asegura que se enteró de la denuncia cuando El Observador lo publicó.

Díaz describe que los niños miran hacia abajo cuando están al lado de sus padres, y que cuando están lejos le demuestran un enorme cariño a la maestra. Maricruz Díaz, socióloga y actriz, integrante de Tatuteatro, un grupo que desde hace tres años realiza actividades en la escuela, y vecina pegada a la institución, aconseja ver las fotos que ella compartió en Facebook mostrando qué estaban haciendo los niños y la maestra el viernes anterior a que se publicará la noticia. En las fotos se los ve felices, jugando con títeres y artesanías. "Nadie que vea a Annette trabajando puede hablar de maltrato. Menos de agresiones psicológicas. Son acusaciones delirantes", asegura.

Por un microscopio.

Otra explicación tiene que ver con una química jubilada que frecuenta el Polonio y habría ingresado a la escuela en busca del microscopio y otros artículos del laboratorio sin pedir permiso. La directora la vio, y le dijo que ella no debía tomarlos sin consultar. Luego de ese episodio, la mujer habría comenzado a llamar a los padres para saber qué opinaban del desempeño de Cano.

Pero los conflictos entre padres y maestros no son nuevos. Hubo años en que cambió cuatro o cinco veces el docente. "El relacionamiento con las familias terminaba por cansarlos y pedían el traslado", cuenta una funcionaria de la escuela. ¿Qué generaba el malestar? "Son un problema el uniforme, las vacunas, preguntar por qué se ausenta un niño y recomendarles a los padres que el hijo consulte a un psicólogo", agrega. Cuenta que cuando Cano ingresó en 2009 (permaneció en 2010 y después regresó en 2017) tuvo que ir a buscar la llave a la casa de la maestra ya que esta no se animaba a acercarse debido a que algunos padres la habían amenazado. "El conflicto surge porque tienen problemas con la autoridad", opina esta funcionaria.

Los padres lo niegan. "Nos callamos la boca durante mucho tiempo esperando que Primaria actuara. Mientras tanto, la maestra les decía a los niños que lo que pasaba en la escuela se quedaba en la escuela. Ese era su lema. Nosotros confiamos en nuestros hijos y sabemos que estamos del lado de la verdad".

Una supuesta noticia falsa para dañar

Antes de que El Observador publicara el sábado pasado la noticia de la denuncia en contra de la maestra, Subrayado publicó el 1° de octubre que la única docente de Cabo Polonio estaba con licencia médica y que por eso Primaria buscaba maestro para la escuela n° 95. Sin embargo, tanto Primaria como la docente desmienten esta información. Pablo Caggiani, consejero de Primaria, detalla que Annette Cano solo pidió un viernes y un lunes libres. Los allegados a la docente creen que los padres que la denunciaron hicieron correr esta falsedad para perjudicarla. Cano tiene 54 años y es docente desde 1987. Nació en Montevideo y vive en La Paloma. Desde hace 30 años ejerce como docente y desde 2009 como directora. Este es su cuarto año (con una interrupción en el medio) en la escuela n° 95.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)