SINDICATO HOY VOTA DESTITUCIÓN

La quieren echar por haber trabajado un día de paro

La secretaria de organización del sindicato de Secundaria fue a trabajar un día de paro y hoy una asamblea discutirá su cese en el cargo. La docente se ha defendido diciendo que se presentó en el liceo porque no quería “dejar en banda” a alumnos suyos que tenían que rendir examen.

ADES juzgará hoy si la docente que fue a trabajar en un día de paro debe ser retirada de su cargo en Fenapes. Foto: Marcelo Bonjour.
ADES juzgará hoy si la docente que fue a trabajar en un día de paro debe ser retirada de su cargo en Fenapes. Foto: Marcelo Bonjour.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Hoy se dará una situación inédita para el sindicalismo uruguayo. La Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES), la pata montevideana de la federación de profesores, mantendrá una discusión que promete ser acalorada. Decidirán si piden la destitución de una jerarca del gremio que fue a trabajar un día de paro para “no dejar en banda a sus alumnos” que tenían que rendir un examen.

“Contra el recorte de grupos y la imposición de planes”, bregaba el comunicado de ADES-Montevideo de noviembre del año pasado, en el que anunciaban 72 horas de movilizaciones. El 27 y el 28 se realizarían paros parciales, y el 29 un paro general en todos los liceos de la capital. Graciela Almeida, secretaria de organización de la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes), que había llegado al cargo por decisión de ADES, desobedeció y se presentó el día 27 a trabajar.

Cuando esto fue descubierto la dirección de ADES la llamó para que diera explicaciones. La respuesta de ella fue que “no quería dejar a los alumnos en banda”, según declaran fuentes sindicales a El País. Almeida es profesora de Historia y ese día sus estudiantes tenían que presentarse a dar un examen.

El caso fue ocultado por ADES. Un documento con las resoluciones tomadas el pasado 6 de abril, al que accedió El País, advierte que el tema será tratado en una asamblea que se llevará a cabo en el día de hoy, pero evitan dar detalles sobre lo que pasó, cuándo, en qué institución y a qué jerarca involucra.

El documento dice: “Incluir en el orden del día de la próxima asamblea, la consideración de medidas a tomar en relación con una compañera integrante del Comité Ejecutivo de Fenapes propuesta y votada por esta filial, que contravino una disposición de paro. Esta moción, de ser aprobada, será enviada por correo electrónico a los afiliados, mas no publicada ni en el sitio web de ADES-Montevideo ni en sus redes sociales”.

También se advierte que en la convocatoria a la asamblea el caso sería identificado bajo el rótulo “Moción N° X” -finalmente aparece en su página web como “Moción N° 12”-. Y expresan que se notificará a la docente sobre la resolución. El País intentó comunicarse con la profesora, pero esta no respondió los llamados.

Que un miembro del directorio vaya a trabajar un día de paro es una situación inédita, que incluso tampoco se ha dado en otros sindicatos, o al menos no hay recuerdo de ello, según pudo averiguar El País conversando con varios dirigentes.

Si Almeida no hubiera ido a trabajar, sus alumnos se habrían enfrentado, seguramente, a una mesa de exámenes formada íntegramente por profesores suplentes desconocidos.

Comúnmente en situaciones como estas lo que suelen hacer los profesores es correr las mesas de exámenes para días en que no haya paros; siempre y cuando exista buena voluntad por parte de la dirección del centro educativo, esto se concreta.

ADES decide fecha de paro. Foto: Archivo El País.
Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES). Foto: archivo El País.

Una movida radical

El caso pone otra vez sobre la palestra las grandes diferencias que hay entre los sectores del sindicato en Montevideo, y no sería raro que la ofensiva contra Almeida se enmarque dentro de una movida política en esta estructura. En la asamblea de hoy también se fijará fecha para las elecciones en el sindicato, que deberían celebrarse antes de que termine el mes de mayo, y que podrían implicar cambios en la gobernanza del gremio dada la creciente ofensiva de movimientos radicales.

La interna del sindicato está formada por cuatro grupos. De las siete sillas del directorio de ADES, tres son ocupadas por la Agrupación 1° de Mayo (relacionada al Partido de los Trabajadores), dos por la Lista 1 (del Partido Comunista y frentistas que se dicen independientes) y por último, con dos lugares, Comuna Pedagógica (sin espejo político claro, críticos con la izquierda, pero sobre todo con la derecha). Esta última agrupación es justamente la que pide la destitución de la docente. Ella, en tanto, pertenece a la Lista 1, y llegó a Fenapes por pedido de este directorio.

Otro grupo con incidencia es Ferrer i Guardia, quien se define como anarquista. No forma parte del gobierno de ADES, pues decidió no presentarse en las últimas elecciones; pero en este último tiempo ha protagonizado más de una batalla con los otros miembros del sindicato (ver aparte). Se espera que vuelvan al ruedo para estos comicios.

Situación inédita

El presidente de la central de trabajadores Pit-Cnt, Fernando Pereira, dice que no conoce casos de miembros de directorios de sindicatos que vayan a trabajar un día de paro, y que entiende que en situaciones como esta el tipo de sanción -si la hubiera- debe decidirse dentro del seno de cada organización.

“Dentro del Pit-Cnt no se han dado casos así. Lo que sí pasa es que la propia central a veces le dice a un grupo que no pare. Si es un paro con movilización le decimos a la Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte (Unott) que salga a trabajar, por ejemplo, para que la gente pueda salir a las calles. Lo que dice el estatuto del Pit-Cnt, de todas formas, es que habría que acatar lo que quiere la mayoría; pero si un grupo no quiere parar, no se puede cuestionar”, sostiene.

En cuanto a casos como el que se sucede en la educación, Pereira dice que “todo depende del sindicato y de si tienen previstas sanciones para miembros de la directiva que no cumplan las medidas”.

El reglamento advierte en su artículo N° 7 que “será causa de expulsión, la realización de actos u omisiones que importen un agravio relevante a la Federación, a sus autoridades, o a los principios que deben presidir las actividades de la Federación, o el desacato reiterado a resoluciones de sus autoridades”. O sea que sí puede ser expulsada.

Desde ADES advierten que no harán declaraciones públicas hasta que hoy se trate el tema. Fuentes de Fenapes, en tanto, sostienen que no tienen claro qué es lo que podría suceder.

“Con Montevideo siempre puede pasar cualquier cosa, no sé qué van a hacer, la situación para la compañera es complicada. Con este panorama, yo diría que es factible que pidan su cese”, advierten desde la cúpula del sindicato a nivel nacional, sin querer dar declaraciones con nombre y apellido.

En caso de que ADES pida a Fenapes que Almeida deje su cargo, ella no tendría más remedio que renunciar. ADES también podría decidir la expulsión de la profesora del sindicato.

Elbia Pereira, de FUM. Foto: archivo El País
Elbia Pereira, de FUM. Foto: archivo El País

En otros sindicatos

Elbia Pereira, presidenta de la Federación Uruguaya de Magisterio (FUM), señala que “nunca pasó” que un maestro miembro del directorio haya ido a trabajar un día de paro. Pero advierte que el artículo 30 del reglamento de la FUM contempla sanciones para casos en que integrantes del gremio lleven adelante “declaraciones públicas o medidas contrarias a las tomadas por los organismos de la Federación”.

Richard Read dice que en el sindicato de la bebida no hay antecedentes de miembros de la dirección, ni de trabajador alguno, que haya ido a trabajar un día de paro. “Eso no pasa en los privados, puede pasar en los públicos”, señala Read. Y agrega: “Lo que pasa es que con las fábricas es distinto. ¿Cómo te metés en el vestuario a la vuelta? Hace años, en la década del 40, existía ‘la comisión del garrote’, el que iba a trabajar cobraba. Pero eso ahora no existe, la gente no va”.

Por su parte, Laura Alberti, del Sunca, sostiene que “cuando se para, se para”, y cuenta que incluso salen a patrullar y a identificar a “compañeros que no estén cumpliendo”. Y agrega: “Si se identifica algún caso, vamos a la obra, hablamos con los compañeros y les explicamos por qué paramos. No hay sanciones, pero la gente entiende”.

MÁS

Dos grupos que rompen la armonía en ADES

Agrupación Ferrer i Guardia, sin poder político dentro de la directiva de ADES, ha sido un dolor de cabeza para la cúpula del sindicato de la educación. El año pasado lograron bloquear las pruebas PISA en un liceo y también amenazaron con trancar la elección docente. La agrupación anarquista no tiene representación dentro de la directiva, sin embargo su poder de convocatoria en las asambleas ha puesto en jaque a las agrupaciones más cercanas con el gobierno.

Comuna Pedagógica, que por su parte se dice independiente, y es tanto crítica con el gobierno como con la oposición, ahora también amenaza con romper la hegemonía sindical y pide la expulsión de una dirigente de la histórica Lista 1, cercana al Partido Comunista.

Lo que pase hoy con la profesora Graciela Almeida servirá para hacerse una idea de lo que sucederá en las próximas elecciones del sindicato, que se fijarán para fines de este mes.

Fernando Pereira
Presidente del Pit-Cnt
Fernando Pereira. Foto: Leonardo Mainé

“Nosotros entendemos que hay gente que no para. Pensar en una disciplina muy pura en una organización de 50.000 quizá sea posible, pero nosotros somos 400.000 y es muy difícil. Gente que va a laburar los días de paro hay, siempre hubo. Hay paros que están muy manijeados y la gente duda, pero ese es un problema de nosotros, que no pudimos explicar bien el motivo del paro, o quizá el paro no estuvo bien fijado (…) Por lo general entre los que están en la directiva de un sindicato paran todos, la totalidad para, pero puede ser que no lo hagan. No conozco casos (...) En el Pit-Cnt lo que dice el estatuto es que las medidas hay que hacerlas; pero si un sindicato decide no acatar, el resto lo tiene que aceptar (...) En cuanto a los distintos sindicatos, si se sanciona o no depende de los estatutos internos”.

Richard Read
Coordinador y asesor de la dirección de la FOEB
Richard Read. Foto: Leonardo Mainé

“Nosotros en la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB) no tenemos sanciones para el que va a trabajar los días de paro. Pero lo cierto, también, es que no hay antecedentes de dirigentes del sindicato que vayan a trabajar en un día de paro. Es más, todo el gremio, dirigente o no dirigente, cuando hay paro, paran. Es muy difícil que eso suceda en los privados. Está todo tan revuelto y raro que todo va a pasar, pero no conozco antecedentes. No conozco dirigente que vaya a trabajar un día de paro en ningún sindicato privado (...) Yo no sé si es porque somos un sindicato unido, creo que el tema va por otro lado: ¿cómo te metés después del paro en el vestuario de la fábrica si vos no paraste? Antes existía, en la década del 40, lo que se hacía llamar la ‘comisión del garrote’. El que se hacía el loco, en el vestuario la cobraba. Pero hoy eso no existe, porque no pasa”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)