TAQUÍGRAFOS, INVISIBLES E INSUSTITUIBLES

Un oficio en peligro de extinción

Hay 169 taquígrafos en el Estado, con sueldos base de $ 50.000, pero el suyo es un oficio en riesgo. Que se abra un concurso es un triunfo y pocos logran el nivel porque casi no se enseña. Sobrevive en la transmisión familiar, a la sombra de la tecnología y la incomprensión.

Taquígrafos: son 47 en Diputados y 40 en el Senado. Hay otros 82 trabajando en juntas departamentales. Foto: F. Ponzetto
Taquígrafos: son 47 en Diputados y 40 en el Senado. Hay otros 82 trabajando en juntas departamentales. Foto: F. Ponzetto

He finalizado, señor presidente", registra Patricia. En realidad, lo que escribe es: Puig (en referencia al diputado frenteamplista Luis Puig), y tres signos indescifrables para la mayoría de nosotros. Tras 10 minutos en la Cámara de Representantes, enumera sus hojas repletas de signos, levanta su grabador y se retira cuando está segura de que su compañera está con lapicera en mano. Sube un piso por escalera, entra a su oficina, toma asiento y se dispone a traducir.

Convertir esos 10 minutos de signos en algo legible le llevará aproximadamente una hora. Deberá escribir "he finalizado, señor presidente" y cientos de oraciones más; ordenará correctamente ideas oralmente mal expresadas, les dará la sintaxis que coincida con el sentido de lo que Puig y otros diputados quisieron decir, corroborará cada nombre, cada lugar mencionado, cada cifra aportada.

Es miércoles, son las ocho de la noche y la sesión arrancó a las cuatro. Al cabo de las siete horas y 10 minutos que se extenderá, se habrán acumulado 43 registros como el de Patricia. Implicarán 43 horas de trabajo, que se distribuirán entre solo algunos de los 47 taquígrafos que trabajan en Diputados.

Simultáneamente habrá otros 10 funcionarios pasando al español las 39.654 palabras que se dijeron durante las seis horas que le llevó al ministro Danilo Astori presentar la Rendición de Cuentas ante la Comisión de Presupuestos integrada con Hacienda. Lo harán a contrarreloj para que esa misma noche la versión esté disponible en el mail de los legisladores para su revisión, y al día siguiente en el mail de los periodistas que la usarán en sus notas.

Y habrá otros cinco taquígrafos compaginando los diarios de sesiones, recopilando pedidos de informes, licencias, proyectos aprobados. Otros estarán cubriendo las comisiones de la Asamblea General o de la Comisión Administrativa del Parlamento, para las cuales se turnan con sus colegas del Senado. Algunos también estarán descansando.

En los últimos años, el cuerpo de taquígrafos de Diputados perdió a 11 de sus funcionarios, entre jubilaciones y renuncias. Son 47 y deberían ser 58. En 2015 se eliminaron seis cargos. Y el último concurso de ingreso se hizo hace 14 años, justamente cuando entró Patricia, "la nueva" del equipo y también la más joven, con 39 años.

En el Senado hay 40 taquígrafos, pero debería haber 53. Y aquí sí se han hecho concursos: hubo uno en 2012, tras el que entraron dos personas, y el último se abrió en marzo y concluyó hace un mes. Se llamó para cubrir siete de las 13 vacantes porque ya se sabía que no lograrían llenar todas. El resultado fue que de los 218 que se postularon —seguramente atraídos por los $ 52.844 de sueldo, aunque apenas 50 sabían de taquigrafía—, solo una persona logró pasar la primera prueba. Y fue la única que logró ingresar.

La directora del cuerpo de Senado, Adriana Carissimi, asegura que tienen "mucho, muchísimo trabajo". Que actualmente "no hay ni siquiera una pequeña comisión que no tenga taquígrafos, porque todos quieren registrar sus dichos", y que es "bastante común" tener jornadas de 17 o 18 horas. El jefe del cuerpo de Diputados, Julio Míguez, no hace el mismo planteo pero sí detalla con precisión cada una de sus tareas para que quede claro que allí se trabaja, y también dice: "Pienso que es tiempo de llamar a concurso".

Orgulloso: Julio Míguez, director del cuerpo de taquígrafos de Diputados. Foto: F. Ponzetto
Orgulloso: Julio Míguez, director del cuerpo de taquígrafos de Diputados. Foto: F. Ponzetto

¿Solución?

A la luz de lo que pasó en el Senado puede parecer una paradoja, pero en la realización de más concursos están puestas las esperanzas de muchos taquígrafos. Sin concursos, argumentan, la gente que quiere ejercer el oficio se desestimula, deja de prepararse y de practicar, y se vuelca a otras profesiones.

Son pocas las opciones que existen para aprender taquigrafía. En Salto, Artigas y Montevideo (La Blanqueada), la UTU ha ofrecido cursos semestrales de forma intermitente. Ahora hace al menos dos años que no se abre ninguno por falta de quórum. Entonces lo que queda es aprender en academias o con taquígrafos particulares. Dice Nivia Arias, secretaria de la Asociación de Taquígrafos del Uruguay (ATU), que cuando llaman a la asociación pidiendo recomendación, ellos solo conocen seis nombres en todo el país. Más allá de la teoría —aclara— se requieren dos años de práctica constante para llegar a la velocidad del habla.

Una taquígrafa jubilada que da clase en Costa de Oro contó que habitualmente tiene 12 alumnos tomando clases dos o hasta tres veces por semana. Tienen entre 20 y 40 años y lo más común es que sean personas con formación, a menudo universitaria, buscando una salida laboral mejor paga que la que les da su profesión. Y esperando el milagro del concurso.

La otra posibilidad de adquirir el oficio es recibirlo en familia. Y eso se nota en los apellidos que se repiten. En Diputados, la subdirectora es Helena Lanza y sus dos hermanos son taquígrafos: una trabaja en el Senado y el otro en la Junta Departamental de Montevideo. Aprendieron de chicos, con una profesora particular, entusiasmados el uno del otro. En el Senado la directora es Adriana Carissimi y la subdirectora es su hermana Patricia. Ambas son hijas de Juan Antonio, taquígrafo y creador del sistema Carissimi (hoy uno de los más extendidos en el Parlamento). La persona que logró entrar al Senado en el último concurso es Tatiana Teigeira Carissimi, una de las tres hijas de Patricia. Otra de las hermanas se dedica a la taquigrafía y concursó, pero no logró ingresar.

Lo cierto es que los jóvenes taquígrafos provienen, en su mayoría, de familias de taquígrafos. El oficio no es mencionado en talleres vocacionales de los liceos. Arias dice que en la ATU juntaron plata y pusieron ocho pasacalles en "esquinas estratégicas" para difundir. Aun así, creen que "hay suficiente gente interesada" y que el problema es el horizonte laboral. Actualmente, además de los 87 taquígrafos parlamentarios, hay 82 trabajando en 15 de las 19 juntas departamentales.

Es que este oficio cuenta con la valoración de los legisladores pero lidia con el desconocimiento generalizado y la consecuente tendencia a ser relativizado en su importancia y vigencia. Cada vez más seguido se encuentran con una duda que los persigue como una sombra: ¿es un oficio perimido? ¿Es tiempo de modernizar la tarea del taquígrafo?

Exigente, pero bien pago

El cargo del taquígrafo que ingresa al Parlamento tiene un sueldo base de $ 52.844, más una compensación por dedicación especial de 58,5% y otras compensaciones. Se trabaja en un régimen de horario sin término y permanencia a la orden de acuerdo a los requerimientos. Esa disposición implica que a veces las jornadas pueden extenderse por 18 o hasta 24 horas, durante fines de semana incluso, y otras veces tener varios días de descanso o funcionamiento mínimo.

La descripción del cargo dice que son requisitos: "velocidad taquigráfica, discernimiento, conocimiento del idioma y de las técnicas de redacción, dominio en el manejo del procesador de texto, cultura general, trabajo en equipo y compromiso profesional"

¿Modernizar?

Esa es la pregunta que se hace Lucía Topolansky desde que asumió la presidencia del Senado, en septiembre de 2017, y conoció a los mil funcionarios a su cargo, incluidos los taquígrafos.

"Es siempre un problema. La taquigrafía es una especialidad que no se estudia. Hay muchas vacantes y eso hace que el servicio esté sobrecargado. Yo he hablado con ellos, no para esta legislatura pero sí para dejar una idea cuando me vaya, de si en el siglo XXI hay que seguir sacando la taquigráfica. O si tenemos que ir a un sistema de grabación con reaseguro, y que ellos sí después elaboren las actas", dijo Topolansky hace unos meses en el marco de otro informe de Qué Pasa.

La vicepresidenta está preocupada por el tema y ha pedido que le averigüen cómo hacen otros parlamentos del mundo. Sabe que existen unas laptop con símbolos taquigráficos, en los que se puede recoger la sesión con la misma velocidad y después automáticamente convertir a texto en formato digital. De todas formas, Topolansky asegura que no va a "imponer nada" y que la eventual "modernización" de esta tarea será con consenso político.

Jorge Gandini, que preside a los diputados, también sabe de esa tecnología pero advierte: "Eso requiere no solo equipamiento sino capacitación. En algún momento podrá llegar, pero no estamos en condiciones de hacerlo ahora. Y nunca sustituirá la labor del taquígrafo".

"Yo creo que los taquígrafos no tienen mucho para modernizar", agrega. "Es una tarea testimonial, imprescindible, que documenta y casi diría da fe como documento de lo que se dijo en una comisión o en sala. Y eso es importante para la historia, para saber qué dijo o qué votó cada uno, pero también porque la interpretación de las leyes tiene antes que nada la intención del legislador".

Pero siempre viene la pregunta: ¿por qué no grabar? De hecho, los taquígrafos graban pero como apoyo de sus registros. Julio Míguez responde con el tedio amable de quien ha contestado algo mil veces: "No sería seguro porque las grabaciones se pueden cortar, hay murmullos, hablan cinco a la misma vez y no se entiende. No hay nada mejor que una persona escribiendo y la grabación como garantía". A su lado, Helena Lanza opina: "Yo creo que la forma en la que lo hacemos está bien. La desgrabación pierde gestos, tonos. La taquigrafía no es solo escribir lo que dicen. Es escuchar. Es saber interpretar".

Todos los taquígrafos lo saben y por eso descansan tranquilos. Porque mientras no haya máquinas capaces de distinguir una ironía, o de transmitir a través de la sintaxis una expresión de admiración, su trabajo perdurará.

Míguez, que lleva 36 de sus 62 años de vida en esa oficina del Parlamento, pasea con orgullo a los visitantes. Apunta a una placa que honra a Ramón Pampillo y Novás, el primero que trabajó como taquígrafo en el Uruguay de 1850. Y antes de concluir la recorrida se detiene en una modesta biblioteca que contiene manuales de estilo, diccionarios enciclopédicos, diccionarios de mayúsculas y minúsculas, de modismos uruguayos y hasta uno de refranes criollos, "porque a veces viene un diputado del interior y no le entendemos lo que quiere decir", y "porque no está todo en internet", remata, como una máxima a contracorriente. Esa biblioteca es garantía de un trabajo bien hecho. Para él, simboliza "una parte de la cultura".

Emolumento: la palabra que bochó al 75% del concurso
Taquígrafos. Foto: Fernando Ponzetto

En marzo se resolvió llamar a concurso para cubrir siete vacantes en el cuerpo de taquígrafos del Senado. Se inscribieron 218 personas, pero solo 134 quedaron habilitados por cumplir en tiempo y forma con la documentación exigida. El 27 de abril, día de la primera prueba (eliminatoria), se presentaron 78, 50 entregaron la prueba, y solo una la salvó. En esa instancia se evaluaba la velocidad (debían ser capaces de escribir 130 palabras por minuto) y la ortografía. Lo que dejó afuera a la mayoría fue lo segundo. Adriana Carissimi, directora de los taquígrafos del Senado, contó que hubo gente con 12 o 14 "errores garrafales". Reconoce que el azar pudo haber incidido porque se dictó un fragmento de una sesión vieja. La palabra emolumento la escribieron mal tres cuartas partes de los participantes. "Hay carencias: la gente lee poco, tiene poco vocabulario, pocas técnicas de redacción, pocas nociones de gramática. Y eso es fundamental para la tarea de taquígrafo", consideró. "No están informados. Piensan que como se necesita gente, aprendieron los primeros símbolos, van a ganar un concurso. Y no es así".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º