El costo de dormir bien

El trabajo nocturno, ¿qué tanto perjudica la salud?

Nuestro cuerpo cambia a todo nivel cuando dormimos.

Trabajo nocturno
Foto: El País

“La consciencia se altera, cambia el sistema endocrino (hay hormonas que se liberan más o menos durante el sueño, una de las que se libera más es la hormona del crecimiento), el sistema cardiovascular, la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Cambia el sistema respiratorio, la actividad renal, digestiva y el tono muscular, que se hace mínimo durante el sueño en etapa REM”, explica Pablo Torterolo, doctor especializado en neurociencias y director del laboratorio de neurobiología del sueño del departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina.

Allí, un grupo de fisiólogos desarrolla varías líneas de estudio con prototipos animales con el objetivo de conocer qué pasa con el cerebro en la etapa de vigilia y en la de sueño.

Una de las investigaciones es acerca de las fallas en las funciones normales del sueño, especialmente en las que generan narcolepsia. Unas 1.500 personas en nuestro país tienen este diagnóstico que consta de cuatro síntomas: ataques de sueño, parálisis del sueño, alucinaciones y cataplexia, que es la pérdida de la tonicidad de los músculos ante una emoción fuerte. Esto pasa porque ocurre una conciliación inadvertida del sueño durante la vigilia.

“En el 2000 se descubrió que narcolepsia es causada por la degeneración de unas neuronas que se encuentran en el hipotálamo y utilizan un neurotransmisor que se llama hipocretina. En el laboratorio estamos estudiando la función normal del sistema hipocretinérgico para entender qué es lo que falta ”, explica Torterolo.

Además, el laboratorio investiga las consecuencia de la privación de sueño en funciones cognitivas y cardiovasculares para entender por qué la falta de sueño genera problemas cognitivos, neurológicos, hormonales, psiquiátricos y cardiovasculares. “Una de las principales causas de falta de sueño es el trabajo nocturno, porque el ser humano es un animal diurno y trabajar de noche y dormir de día va a contrapelo de la fisiología. Esto genera trastornos si se hace de forma sostenida, pero se pueden mitigar en parte tomando medidas”. Las personas que trabajan en turnos nocturnos tienen un riesgo 40% mayor de sufrir enfermedades cardiovasculares y endócrinas.

Según Torterolo, de los trabajos nocturnos los más nocivos son las guardias, porque en vez de mantener una rutina, son esporádicas.

La neuróloga y neurofisióloga Cecilia Orellana explica que una persona puede cambiar su ciclo de sueño y vivirlo de noche, “pero cuando no se duerme siempre así, porque el resto de los humanos somos diurnos, el cuerpo te lo cobra, y cuando queremos volver a dormir a una hora habitual no podemos porque el sueño se descalabra”.

Como la globalización hace que se multipliquen los trabajos nocturnos, Orellana explica que lo correcto sería hacer una higiene del sueño basada en cada individuo. “En las guardias, los pequeños períodos de sueños cortos pueden ser reactivantes. Es lo que hacen los astronautas porque nuestro cerebro no está programado para una vigilancia de 24 horas”, dice.

Torterolo agrega que por eso se considera que una persona que lleva más de un día sin dormir pierde capacidades como si tuviera cierto grado de alcohol en la sangre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º