LA OTRA CARA DEL COVID-19

Niños denuncian abusos por plataforma del Ceibal; Primaria creará un "botón de pánico"

Dos niñas denunciaron violaciones a través de Crea y dispararon la alarma. En 2019 Primaria alertó a la Justicia sobre 380 abusos, sin contar casos de violencia física.

Escuelas rurales
Unas 400 escuelas rurales abrieron la semana pasada (Foto: Leaonardo Mainé).

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

"Fui violada”, “Hola, me están abusando”. Con estos escuetos mensajes, camuflados en medio de deberes que les mandaban sus maestras, dos niñas denunciaron haber sido abusadas sexualmente durante la cuarentena. Lo hicieron a través de la plataforma Crea, del Plan Ceibal. En ambos casos Primaria acudió a la Justicia, los involucrados fueron detenidos y los niños trasladados a un lugar seguro.

Las maestras suelen detectar por año centenares de situaciones de abuso, maltrato físico y emocional contra sus estudiantes (en 2019 se procesaron 380, 319 y 657 denuncias, respectivamente). Estos casos hoy son más difíciles de visualizar, debido a la pandemia de coronavirus que ha mantenido a la gran mayoría de las instituciones educativas bajo llave.

Estos gritos de alerta, más los de dos niños que manifestaron su deseo de suicidarse, uno escribiendo “Ayuda” también en Crea, y otro que se lo dijo a sus padres y estos pidieron asesoramiento a Primaria (en 2019 las maestras reportaron 38 intentos de autoeliminación y 89 casos de ideación suicida), llevaron a la división Escuelas Disfrutables a pensar en una alternativa que sirva para que los niños puedan comunicar situaciones de riesgo de manera remota.

El jueves se emitió una resolución por la cual se creará un “botón de pánico” en la plataforma del Plan Ceibal. Se tratará de un ícono que al apretarlo los escolares podrán denunciar de manera escrita, o a través de mensaje de voz —pues hay algunos que aún no saben escribir—, lo que les está pasando.

Solo el maestro de cada clase tendrá acceso a lo que allí notifique el alumno, y luego este deberá elevar la denuncia a Primaria en caso de que lo amerite necesario.

“La idea es construirlo con íconos atractivos para que los niños entren, uno para los más pequeños y otro para los que son un poquito más grandes”, explica Ana Everest, coordinadora nacional de Escuelas Disfrutables. Se pensó en usar la imagen de Peppa Pig, por ejemplo, pero por una cuestión de derechos de autor el famoso dibujo animado fue rápidamente descartado.

Además de poder solicitar ayuda, los alumnos serán el público objetivo de una “campaña de comunicación amigable” online, en la que se les expondrán “situaciones de la vida cotidiana que puedan estar viviendo” y que impliquen una “vulneración de sus derechos”.

Abusos

Los casos de abusos sexuales reportados por maestros vienen creciendo año a año, pasando de 280 en 2015 a los 380 del año pasado (ver datos completos aparte). Cuando se detecta una situación sospechosa, a través casi siempre del testimonio de un alumno, los pasos que se dan son tres: primero se realiza la denuncia a la Unidad Especializada en Violencia Doméstica y de Género del Ministerio del Interior; luego se valora el riesgo, el estado psicoemocional de la presunta víctima y la eventual derivación al sistema de salud; y por último se lleva adelante un seguimiento en conjunto con los docentes, para preservar la filiación del aprendizaje.

Everest advierte que “siempre se le cree al alumno”, pues se entiende que la escuela es un ámbito en que este se debe sentir seguro para realizar la denuncia. “Nunca se duda de su palabra, lo que luego decida la Justicia, es aparte”, advierte la coordinadora. Para proteger al niño se llama a su prestador de salud y se pide el traslado del joven para que sea revisado.

También se busca que el niño se mantenga internado hasta que la Justicia disponga qué hacer. En uno de los casos denunciados por la plataforma del Plan Ceibal, por ejemplo, la niña se mantuvo en su centro de salud hasta que se efectivizó por orden de la Justicia que fuera a vivir a la casa de una tía. “Siempre se le pregunta al niño con quién quiere ir, porque debe ser una persona de su confianza”, advierte Everest.

Primaria acudió la semana pasada a la Justicia con los dos casos denunciados por las niñas a través de Crea, lo hizo presentando las capturas de pantalla de lo que ellas decían.

“Nosotros tenemos un montón de casos de estos todos los años, pero lo que sucede ahora con el Covid-19 es que al haber casos de niños que están conviviendo con abusadores en tiempos de encierro, no tienen cómo denunciar las situaciones. Es algo terrible”, advierte la jerarca.

Las cifras

2015: En ese año las maestras notificaron un total de 437 casos de maltrato emocional contra sus alumnos. También 147 de maltrato físico, y 280 abusos. En cuanto los intentos de autoeliminación, los docentes alertaron sobre 48 situaciones de este tipo.
2016: Las cifras de maltrato y abuso tuvieron un crecimiento exponencial de un año al otro. Fueron 560 alertas por maltrato emocional, 240 por maltrato físico y 323 por abusos. En cuanto a los intentos de autoeliminación, se reportaron 32.
2017: Aunque en menor medida, otro aumento de los casos detectados por las maestras se registró en 2017:597 de maltrato emocional, 262 de maltrato físico y 324 abusos contra los escolares. Los intentos de autoeliminación registrados fueron 41.
2018: Los casos de maltrato emocional fueron menos, siendo 105. Los de maltrato físico llegaron a 251. Los abusos denunciados, 325. A los intentos de autoeliminación, que fueron 44, se les sumó el registro de ideación suicida, con 92 casos de alumnos.
2019: El año pasado se reportaron cifras récord, con 657 notificaciones de maltrato emocional y 380 abusos. También hubo 319 denuncias por maltrato físico. En cuanto a los intentos de suicido, estos fueron 38, y la detección de ideación suicida, 89.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados