Enfermate donde quieras

Mutualistas y ASSE en guerra por quién paga la reforma

MSP se prepara para anunciar que los usuarios de cualquier centro se podrán atender en mutualistas y hospitales de todo el país. El plan tiene en guerra a las instituciones de Montevideo con las del interior y con ASSE, que no se ponen de acuerdo sobre quién asumirá los costos.

Urgencias y emergencias: los usuarios de las instituciones de Montevideo se podrán atender en cualquier centro de salud de los otros 18 departamentos, y viceversa. Foto: archivo El País
Foto: Archivo El País

Ellos creen que van a alcanzar el gran logro de su administración: el Ministerio de Salud Pública (MSP) se apresta a anunciar el próximo 1° de julio el primer paso de cara a la "profundización" del Sistema Nacional Integrado de Salud. Los usuarios de todas las instituciones de Montevideo se podrán atender en cualquier centro de salud de los otros 18 departamentos, y viceversa, en caso de urgencias y emergencias.

"Es un paso enorme y, pese a las diferencias que hay, estamos decididos a darlo", señalan desde la cartera. Las "diferencias", sin embargo, son insondables. Todos los involucrados —mutualistas de los 19 departamentos y la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE)— saben que la mayoría de las consultas se darán en los centros del interior, sobre todo en Rocha y Maldonado, y durante los meses de la temporada. Saben, también, que un anuncio con bombos y platillos por parte de la cartera hará que los usuarios usen el servicio hasta en circunstancias en que la premura no sea tanta.

Ante esta realidad, los privados del interior y ASSE dicen que necesitarán más personal, más instrumental y más capacidad de internación para atender la demanda. Las de Montevideo, en tanto, visualizan que el cambio no va a ser tan grande, y que con lo que tienen les va a alcanzar. Todo esto se traduce en un problema económico: mientras las mutualistas capitalinas quieren pagar un precio por la atención que reciban sus usuarios en otros centros de salud, las otras pretenden otro que es hasta cinco veces mayor.

Contratos cuestionados. Foto: archivo El País
Sede central de ASSE. Foto: archivo El País

El artículo 145 de la ley 19.535, de la última Rendición de Cuentas, "establece y reconoce el derecho a la asistencia en situaciones de urgencia y emergencia en todo el territorio", y que esta "deberá ser brindada por todos los prestadores integrales públicos o privados". En los hechos, esto existe para todos menos para las mutualistas capitalinas. ASSE se concibe como una institución sola con 900 unidades ejecutoras, y la Federación de Prestadores Médicos del Interior (Fepremi, antes FEMI) selló un acuerdo en 1993 que engloba a todas las mutualistas del interior más el Sanatorio Americano.

"Esta es una ley hecha para las instituciones de Montevideo, son ellas las que adquieren el derecho, porque es algo que los beneficiarios de ASSE y Fepremi ya tienen. Esto se tiene que pagar. Las instituciones de Montevideo manejan cifras que no cubren los costos, y encima en algunos casos les cobrarían más a sus afiliados que lo que pagarían por el servicio", señala el presidente de Fepremi, Carlos Cardoso.

El decreto reglamentario que prepara la cartera establece que el paciente que se atiende en una institución que no sea la suya no tiene que pagar nada ahí, sino que se le cobrará el precio de una consulta de emergencia en el prestador del que sea socio. Si por esta hay que pagar menos o más, no es problema del paciente. Es decir, si la consulta de emergencia es en la mutualista A, de la que el usuario es socio, cuesta $ 315 —que es el promedio en Montevideo—, no importa cuánto cueste esta en la mutualista B, que fue la que lo atendió, ni cuánto haya costado el tratamiento que le hayan tenido que hacer, se le cobrará solo $ 315.

ASSE, Fepremi y mutualistas entregaron a la Junta Nacional de Salud (Junasa) el ideal de las cifras que los centros deberían pagar por cada usuario que se atienda en un centro de salud que no sea el suyo. Cada uno presentó un precio para diferentes escenarios posibles: M1, que corresponde a pacientes que solo hagan una consulta y no reciban un tratamiento; M2, pacientes a los que se les deba hacer algún estudio como análisis de sangre o radiografías; M3 para los que tengan que recibir un tratamiento básico, como medicación intravenosa o la colocación de un yeso; y M4, aquellos que necesiten la atención de algún especialista (ver detalle al final de la nota).

ASSE está dispuesta a pagar por un M1 hasta $ 740, y Fepremi, $ 805. En tanto, las mutualistas de Montevideo no van más allá de los $ 299 —$ 16 menos de lo que, en promedio, los pacientes pagan por una orden. No hubo, obviamente, manera de llegar a un acuerdo, y todo terminó en que la Junasa será la que decida cuáles serán los costos. Ambas partes están temblando, y advirtiendo que un mal cálculo de la cartera puede hacer tambalear sus finanzas.

"Tienen todo armado, así que el costo es marginal. No sabemos en qué puede terminar esto, porque cuando abran este paquete lo van a salir a anunciar por todos lados, la gente va a decir tengo derecho, y se van a generar un montón de consultas que hoy no existen. La gente, con tal de no moverse de la playa, va a ir a la mutualista de Rocha en vez de venirse a Montevideo. Van a ir cuando los pique un agua viva", plantea el director de una importante mutualista capitalina que prefiere no ser identificado.

Marcos Carámbula: el presidente del directorio de ASSE presentó concurso para directores de hospitales. Foto: Ariel  Colmegna
Marcos Carámbula: presidente del directorio de ASSE. Foto: Ariel Colmegna

Desde ASSE, en tanto, su presidente Marcos Carámbula sostiene que "asumir los costos" con los bajos precios que proponen las mutualistas "sería muy difícil en este momento", y que confía en que la Junasa pueda llegar a "un punto intermedio, para que nadie salga perjudicado".

Todos esperan por el pronunciamiento de la cartera, al tiempo que se preparan para otra batalla: el MSP planea hacer lo mismo con las camas de CTI y los blocks quirúrgicos, poniendo precios únicos para el alquiler de estos.

¿Qué es una urgencia y qué es una emergencia?
Con la llegada del invierno, la atención en las puertas de emergencia crece un 35%. Foto: D. Borrelli

Para la ley 19.535, la urgencia es una "situación clínica que, sin poner en riesgo inminente la vida o una función del individuo, requiere una atención médica en el menor tiempo posible". En tanto, la emergencia es una "situación clínica de deterioro agudo de la salud del individuo, que pone en peligro inminente su vida o una función y que requiere asistencia inmediata". Es decir, por lo que establece la ley, el cambio no debería llevar a que los usuarios hicieran consultas menores en centros de salud que no fueran el suyo. Las mutualistas de Montevideo, en contra de este cambio, han sostenido ante la Junasa que lo que se reglamentará con la nueva ley es algo que ya existe, pues si una persona grave llega a una puerta de emergencia debe ser atendida sí o sí, pues de no hacerlo el médico caería en omisión de asistencia. "Es evidente que nuestros usuarios son los que se van a atender más en el interior —dice el presidente de una institución médica capitalina. No sabemos cuánto nos va a salir, si va a ser mucha plata o no. En seis meses habrá que analizar la situación. Si el MSP le hace propaganda, si empiezan con la manija, esto puede ser un gran problema".

Cuestión de pesos.

caso 1
La Sociedad de Gastroenterología llama a médicos a recetar los inhibidores de la bomba de protones. Foto: Archivo

Atención
M1, para pacientes que solamente consultan y no se les hace ningún estudio ni tratamiento. El médico podrá recomendar el traslado por su cuenta a Montevideo.

Costos
Las mutualistas de Montevideo creen que por esto podrían pagar hasta $ 299 -menos de lo que cobran a sus usuarios-; ASSE dice $ 740, y Fepremi $ 805.

caso 2
Foto: Pixabay

Atención
M2, para pacientes que requieran análisis, que pueden ir desde estudios de sangre simples o exámenes de orina, hasta radiografías simples (miembros, tórax, etc.).

Costos
​Las mutualistas pagarían $ 289 por esto -que habitualmente se sumaría al M1-; ASSE, $ 930, y Fepremi, $ 1.692. El 30% de los casos serían M2.

caso 3
Foto: AF.mil

Atención
M3, para pacientes que necesiten, luego de ser analizados, alguna medicación intravenosa -como ser calmantes- o la colocación de un yeso.

Costos
​El tratamiento suele darse después del M1 y el M2, así que se sumarían. Las mutualistas propusieron $ 121, ASSE $ 900 y Fepremi lo máximo: $ 1.128.

caso 4
Foto: Pixabay

Atención
M4, para pacientes que requieran la atención de un especialista. Aquí es donde hay menos acuerdo, pues Fepremi sostiene que precisaría más médicos.

Costos
Mutualistas de Montevideo son las que pagarían más: $ 1.423. ASSE propone $ 850, y Fepremi $ 680. Aquí incide la falta de especialistas en el interior.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)