Lucha por la tenencia destroza familias

"María no se va": un caso emblemático

Dos semanas atrás la Justicia de España archivó la causa que investigaba una denuncia de violencia doméstica y abuso sexual de un padre hacia su hija.

María no se va

Según ya había relatado la abogada de la niña a Qué Pasa, el padre español inició un juicio exigiendo la restitución internacional de la pequeña, que estaba en Uruguay junto a su madre. "Se hicieron dos pericias particulares y una forense. En esa instancia, cada vez que se hablaba del padre, la niña se hacía caca y no podían continuar.

Presentamos videos donde juega representando actos sexuales. Dibujos. Incluso audios", contó. Según Andrea Tuana, activista por los derechos de mujeres y niños, la perito hizo un diagnóstico contundente en violencia de género pero no pudo profundizar en abuso sexual porque la niña se descompuso.

"Le pidió a la jueza más plazo para continuar la pericia e ingresar el diagnóstico de abuso sexual y la jueza se lo negó. Como no se pudo investigar, no se pudo probar".

La Justicia local determinó que como no se le había realizado una pericia al padre (que había sido solicitada por la defensa, pero al no estar en el país no se le hizo), no se lo podía condenar por abuso sexual.

La niña volvió a España y allí, la Justicia entendió que no había pruebas que justificaran el abuso y ordenó que se retome la comunicación entre padre e hija.

Walter Pritsch, defensor de oficio de la niña en nuestro país, acusado por la defensa de la madre ante la Suprema Corte de favorecer a la otra parte, dijo a Telemundo que grupos de presión utilizaron este caso como bandera para promover la votación de la ley de Violencia hacia las mujeres basada en género.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º