Hay vida fuera del Mercosur

El logro del Focem y el fin de traba argentina

Uno de los avances más significativos del Mercosur ha sido la conformación del Fondo para la Convergencia Estructural (Focem), prorrogado diez años en la última cumbre de Brasilia. Se trata de la iniciativa más importantes adoptada para corregir las asimetrías entre los socios.

Su presupuesto se mantiene en US$ 127 millones anuales. Un informe del BID explica que desde la entrada en vigor del Focem, en 2006, se aprobaron proyectos por US$ 1.536 millones; casi dos tercios de este monto corresponden al financiamiento propio del Focem. Los principales beneficiarios de este instrumento son Paraguay y Uruguay, a los cuales se les asignó 66,2% y 25,4%, respectivamente, de los fondos disponibles. Entre 2007 y 2015, Uruguay aportó al Focem un total de 255 millones y recibió financiación para proyectos por 440 millones. A nivel de programas, 9 de cada 10 dólares financiados por el Focem corresponden al programa Convergencia Estructural, cuyos objetivos son promover el desarrollo y el ajuste estructural de las economías pequeñas y las regiones menos desarrolladas, incluyendo la mejora de la integración fronteriza y las comunicaciones. La mayor parte de estos proyectos corresponde a electricidad, infraestructura de transporte y agua y saneamiento.

"La creación y puesta en marcha del Focem ha significado un cambio cualitativo en la forma de tratamiento a las asimetrías dentro del bloque. Las características distributivas del Fondo (a través del cual los países más grandes aportan la mayor parte de los recursos, siendo luego los socios de menor tamaño los que más fondos reciben para ser aplicados a proyectos a ser ejecutados en sus respectivos territorios) implican una respuesta -probablemente la más concreta en el historial de todo el proceso de integración- a los históricos reclamos de Uruguay y Paraguay respecto de la necesidad tanto de recibir compensaciones por los desequilibrios generados hacia el interior del Mercosur , como de atender necesidades de las áreas de menor desarrollo en materia de inversión en infraestructura, competitividad y cohesión social", sostiene el BID.

Por otra parte, este mes caerá la Declaración Jurada Anticipada de Importación que impuso Argentina en 2012 y se constituyó en una traba importante dentro del Mercosur. Uruguay lideró un reclamo contra esta disposición en la última cumbre de Brasilia, pero fue la OMC la que falló que Argentina deberá eliminar esta disposición este año. Será un elemento de distensión en la interna del bloque.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados