CIENCIA AL SERVICIO

¿Cómo y en qué trabajan hoy los científicos que asesoran al gobierno sobre el virus?

Pidieron a Antel datos para conocer cuánta gente está cruzando desde Brasil, preparan test para detectar el porcentaje de subdiagnósticos, analizan las mutaciones del virus y afinan protocolos.

Paganini, Radi y Cohen
Paganini, Radi y Cohen; los tres científicos al frente del Gach (Foto: Francisco Flores). 

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Sesiones de Zoom de más de tres horas. Archivos de textos que se escriben, se borran y se reescriben cien o más veces en un drive. Extensa bibliografía leída y releída. Datos sobre la experiencia internacional que llegan cada día, a cada hora. Números de lo que ocurre en hospitales, que recaban los laboratorios, que organizan los ministerios. Números que se cruzan, se vinculan, se entrelazan con el afán de encontrar patrones para predecir el futuro. El Grupo Asesor Científico Honorario (Gach) ha generado hasta ahora miles de páginas de recomendaciones que los encargados de dirigirlo (Rafael Radi, Fernando Paganini y Henry Cohen) resumen y presentan cada miércoles a Transición UY, el equipo de gobierno coordinado por el director de la Oficina de Planificación y Presupuesto (OPP), Isaac Alfie.

En este cónclave de expertos participan votantes y hasta militantes de todos los partidos, trabajan juntos —por ejemplo— destacados miembros de la Academia Nacional de Medicina con investigadores de la Facultad de Ingeniería, y todos lo hacen de manera honoraria. Nadie cobra un solo peso. Hasta ahora, sus recomendaciones son bien recibidas, y en muchas ocasiones —una vez de que el Ejecutivo revisa su viabilidad económica, legal y la posibilidad real de implementarlas— adoptadas. El Gach se compone de dos grandes áreas, la de medicina y la de ciencia, que a su vez se dividen en subgrupos que cuentan, cada uno de ellos, con un coordinador. Las temáticas que abordan, aunque son muy variadas, están atravesadas por una única obsesión: la vigilancia epidemiológica; saber cómo es, dónde está y qué se puede esperar del virus es una misión inclaudicable para ellos.

Guido Berro
Guido Berro - medicina legal“Lo que se recomienda es la conclusión de muchas reuniones por Zoom y archivos que van y vienen. Si bien lo que elevamos al gobierno no es vinculante, lo cierto es que los asesoramientos son muy tenidos en cuenta”.

Así es que trabajan en borradores de posibles protocolos que abarcan desde las certificaciones médicas, al trabajo dentro de los geriátricos, a cómo se deberían realizar los sepelios. Debaten cómo se debe llevar adelante la secuenciación del virus, cómo se harán en un futuro cercano los testeos aleatorios y la conveniencia o no de ir abriendo cada vez más puertas por donde el Covid-19 pueda colarse. Piensan en estrategias que sirvan para predecir contagios —o más bien evitarlos—, que van desde el mejor uso de la aplicación Coronavirus UY, a la utilización de los datos de Antel para detectar el trasiego de personas desde Brasil a Uruguay, o del interior a Montevideo. Alertan sobre otros problemas que se pueden generar, y que van más allá de si un test da positivo o negativo: la capacidad de los centros de salud, cuánto material de protección se necesita o los riesgos para la salud mental en cuarentena.

Aquí, un resumen de algunos puntos que son investigados ahora y de las recomendaciones que se están haciendo.

Rastreo

El área de datos, que es la gestionada por Paganini, se divide en cuatro subgrupos: el primero se encarga de apoyar la vigilancia epidemiológica, a partir, por ejemplo, de la generación de técnicas de rastreo de los casos; el segundo trabaja en el área de movilidad de aplicaciones, abocados principalmente al mejor uso de la información proveniente de la app Coronavirus UY; el tercero busca generar modelos predictivos que sirvan para saber cómo se va a comportar la epidemia; y el cuarto analiza cuál es la mejor manera de utilizar los test.

Marcelo Fiori, profesor de la Facultad de Ingeniería que realiza sus aportes en el área de movilidad, señala que ahora están trabajando en la mejor manera de “conseguir datos sin que eso implique una violación de la privacidad”. En ese sentido, por ejemplo, han mantenido en las últimas semanas algunas reuniones con personal de Antel para solicitar lo que se conoce como datos agregados: información que sirve para hacerse una idea del comportamiento de la gente, sin por eso caer en individualizaciones. “No podemos pedir cómo se movió cada persona, pero sí cuántos celulares se movieron de Rivera a Montevideo en los últimos tres meses; o cuántos activaron roaming con Brasil”.

Andrés Ferragut
Andrés Ferragut - ingeniería y matemática“Hemos dejado muchas horas de investigación y de familia para trabajar en este problema. Es crucial que los científicos se involucren. El grupo es heterogéneo. Cruzamos de vereda a cada rato para aportar y aprender de los otros”.

Andrés Ferragut, ingeniero y experto en matemática aplicada en redes, también forma parte de este grupo y advierte que la idea es contar con la mayor cantidad de datos posibles, para luego determinar si los testeos aleatorios tienen sentido y la manera en que estos deben realizarse. “Es clave saber si hay movilidad transfronteriza o no”, señala. En cuanto a la aplicación Coronavirus UY, lo que han recomendado es “hacer una campaña de concientización, porque para que la app funcione la tiene que bajar mucha gente”.

Según han determinado, para que la app tenga el resultado esperado debería ser descargada por entre el 50% y 60% de las personas que tienen teléfonos celulares y estos, además, deberían tener prendido el Bluetooth, que es lo que permite rastrear si hay alguien que esté cursando la enfermedad cerca.

Hasta ayer había 418.000 descargas de la app y 120.000 habían encendido las alertas de exposición, según informaron fuentes gubernamentales a El País. Es preciso tener en cuenta, también, que no todos los teléfonos celulares son compatibles con la aplicación.

TEST

En mayo pasado un estudio de seroprevalencia realizado por el Ministerio de Sanidad de España y el Instituto de Salud Carlos III, develó que en dicho país había un importante subdiagnóstico del coronavirus, y que los infectados eran diez veces más que los detectados. En el Gach, la matemática María Inés Fariello es una de las que trabaja en determinar cuál es la mejor forma de usar los test de seroprevalencia —o serológicos— en Uruguay.

Para saber si una persona tiene síntomas de Covid-19 se le hace un test de PCR, que es el que advierte si está cursando o no la enfermedad. El test de seroprevalencia, en cambio, lo que visualiza son los anticuerpos que se generaron para vencer al virus, por tanto sirve para saber si alguien lo tuvo pero no desarrolló síntomas, o si estos fueron tan leves que optó por no consultar a su médico.

Ricardo Bernardi
Ricardo Bernardi - psiquiatría“El trabajo del GACH abarca muchas áreas. Es muy bueno el trabajo que están haciendo epidemiólogos y virólogos. Mi aporte está en los detalles, en cómo puede afectar todo esto la salud mental: por el encierro, la recesión y la violencia”.

Días atrás se suscitó una polémica con Brasil, puesto que los test que están aplicando en Rio Grande do Sul son de seroprevalencia y no de PCR, por lo que en caso de hacérselo a alguien que esté enfermo el resultado va a ser negativo, y si ya está curado va a dar positivo. Por esto Uruguay —que por un convenio entre la Universidad de la República y el Instituto Pasteur está desarrollando 200.000 test serológicos— pidió poder testear del otro lado de la frontera, y la Cancillería se apresta en estos próximos días a firmar un acuerdo con el país vecino para que esto pueda hacerse.

Pero volviendo a Fariello y al grupo de trabajo que asesora al gobierno, lo que ahora intentan determinar es cómo, cuándo y dónde hacer estos test, lo que servirá para saber si la situación de aparente control del país tiene que ver, entre otros factores, con un subdiagnóstico. “Si los test se distribuyen al azar, así tengas un montón, si estos caen en un departamento en el que no hubo casi casos es posible que no detectes nada. Entonces lo que hay que hacer es usar técnicas de muestreo que determinen dónde hacerlos según la cantidad de infectados en cada lugar o el tipo de población, porque no es lo mismo testear al personal de la salud que al resto de la gente. También estamos trabajando en ver cuál sería el momento adecuado para realizarlos”, advierte la experta en matemática.

Covid-19
Analizan mejor manera para aplicar test que develen subdiagnósticos (Foto: Fernando Ponezetto).

Secuenciación

Rodney Colina es el director del laboratorio de virología de la Universidad de la República en Salto, y es parte del equipo de biomédicos del Gach. Su nombre se ha hecho más conocido en los últimos días porque es quien estuvo a cargo de la secuenciación del Covid-19 tras el brote de Rivera, y quien volverá a estar ahora con los casos de Treinta y Tres. La tarea se realizó entre todos los laboratorios que podían hacer secuenciación en el país, y el acuerdo se logró a instancias del grupo que asesora al gobierno.

En términos muy simples, secuenciar es determinar las mutaciones que un virus va acumulando en el tiempo. En el caso de Rivera se analizaron 15 muestras que permitieron demostrar que “las cepas eran originarias de Brasil, que el virus entró por la frontera, y que tiene muchas mutaciones distintas, lo que no quiere decir que sea cada vez más severo o más infeccioso, sino que está cambiando constantemente”, advierte Colina.

El análisis de cada muestra tiene un costo de entre US$ 300 y US$ 500, más los recursos humanos. “Esto implica especialistas trabajando doce horas por día”, señala el virólogo. Hasta ahora el financiamiento ha sido de la Universidad de la República y los laboratorios, pero Colina advierte que ya hay un acuerdo para que el Fondo Coronavirus empiece a pagar las secuenciaciones, “algo que es imprescindible para entender cómo es y de dónde viene esta enfermedad”.

María Inés Fariello
María Inés Fariello - matemática“Con mi grupo me reúno una vez por semana como tres horas. Pero después están las reuniones con los médicos, que es lo que nos complementa. El Zoom y los documentos compartidos en drive han sido mi vida en estos meses”.

Los datos que hay hasta ahora advierten que el virus viene ingresando por Brasil, la frontera menos controlada —puesto que hay un mayor control con Argentina y que están suspendidos los viajes en barco. Según Colina, esto implica que “el mayor riesgo hoy está en el interior, y no tanto en Montevideo”. Aunque advierte que con la sucesiva apertura de instituciones, oficinas y comercios, y la consiguiente mayor movilidad por el territorio, es factible que aparezcan nuevos focos.

“Uruguay logró mitigar la expansión, pero esto es algo que se puede perder rápidamente con la vuelta a la actividad, y en particular acá en el interior con el gran movimiento que implica la apertura de instituciones educativas”, señala Colina (ver aparte).

Protocolos

La idea es que el trabajo realizado por los expertos sirva, también, para determinar los protocolos que se deben llevar adelante ante distintas situaciones. Guido Berro es el único especialista en medicina legal que forma parte del Gach, y en colaboración con otros grupos de trabajo ha realizado, especialmente, dos paquetes de recomendaciones: uno para ejercer un mayor control de las certificaciones del personal de la salud, y otro para determinar la forma en que deben realizarse los sepelios.

En cuanto a las certificaciones, Berro trabajó en una lista de aquellas enfermedades o patologías que permiten a una persona eximirse de ir a trabajar. “El ausentismo en el personal de la salud tiene que estar muy bien justificado, porque también se han generado pautas de bioseguridad que bien utilizadas son muy efectivas. Si las cosas se hacen bien, los trabajadores no deberían tener miedo”, dice el especialista. Y advierte que, por ejemplo, en personas con asma y diabetes se debe evaluar cada situación, “porque a veces esto no amerita un ausentismo”.

Rodney Colina
Rodney Colina - secuenciación“Cuando surgió el brote en Rivera lo detectamos en Salto y el ministro me llamó para que hiciéramos la secuenciación. Me puse en contacto con el GACH y logramos hacer que todos los equipos de secuenciación del país trabajaran juntos”.

En el segundo caso ha trabajado en una serie de pautas que sirven para un manejo “adecuado y ético de los cadáveres”. En este sentido, Berro dice que ha intentado hacer un plan que garantice “el derecho a despedirse”, pero que al mismo tiempo no implique riesgos. Recomendó que a los velorios asistan como máximo cinco personas con todos los elementos de protección personal, que los cajones estén cerrados, que los cuerpos se coloquen dentro de una bolsa impermeable y que se les pongan algodones con hipoclorito en los orificios nasales. Además, aconsejó la cremación o inhumación en tierra, y que se otorgue el certificado de defunción con el código C, que es para los fallecidos que hayan padecido enfermedades altamente contagiosas, como el ébola.

Residenciales

Alberto Sosa es geriatra y forma parte del equipo de atención primaria del Gach. Su principal responsabilidad es generar las mejores prácticas para el trabajo en los residenciales. Estos, advierte, “deberían ser los últimos en abrirse”, debido al riesgo que implica el coronavirus para los adultos mayores. Su principal desafío está en aportar medidas que puedan ser implementadas en Uruguay, teniendo en cuenta la heterogeneidad de las casas de salud en cuanto a su infraestructura, la formación del personal o las capacidades edilicias. No se pueden tratar los casos como algo único, señala Sosa, “porque el acercamiento de los familiares a aquellos que estén mal, que estén graves, es algo importantísimo; con los otros pacientes hay que ir programando las visitas de manera escalonada, teniendo en cuenta las posibilidades de cada centro de minimizar los riesgos”.

Entre las recomendaciones que ya se han hecho al gobierno, el geriatra destaca: “estar atrás de que haya stock” de protección personal en cada uno de los residenciales, que la circulación dentro de los edificios sea siempre con tapaboca, que se higienice de manera periódica a cada uno de los adultos mayores, que ante cualquier sospecha se llame al Ministerio de Salud Pública (MSP) para pedir que se realicen los test necesarios, que se realice permanente control de los mecanismos de calefacción y ventilación de los centros y, principalmente, tener en cuenta que “los ancianos tienen formas de presentación del Covid-19 diferentes a las del resto de la población: puede ser que una persona que está siempre tranquila se muestre más agitada, por ejemplo; eso tiene que encender una alerta”, señala Sosa.

Por otro lado, el geriatra cuenta que se pidió reforzar los mecanismos de control en los residenciales para detectar posibles abusos —puesto que quienes viven allí están más expuestos e imposibilitados de hacer denuncias, debido a la falta de visitas—, y estar especialmente alerta con los trastornos de la salud mental.

Oscar Noboa
Oscar Noboa - medicina“Se trabaja estando atentos a qué se sabe y qué es seguro. Sobre tratamientos específicos hay muy poco dato todavía, lo que sí estamos atentos a las mejores maneras de hacer las cosas: ventilación, diálisis, darle oxígeno a los pacientes”.

Ricardo Bernardi es psiquiatra, miembro del grupo de especialistas del Gach, y trabajó activamente en la creación del 0800-1920, una línea gratuita de apoyo emocional frente al Covid-19 que ya ha recibido más de 8.000 llamadas. Bernardi ha realizado aportes en ese sentido, advirtiendo que el contacto entre los adultos mayores y sus familiares es imprescindible.

“El trabajo general lo hacen los epidemiólogos, los virólogos, pero hay pequeños detalles en los que hago mis intervenciones. Por ejemplo, si alguien va a ver un familiar que está en estado grave, está bueno que este le pueda ver la cara, y con el tapaboca esto no se puede hacer. Bueno, en esos casos lo que recomendamos es que se les pida ir con máscara de acetato o que se utilice una mampara de acrílico”, señala Bernardi.

El otorrinolaringólogo del Gach, Hamlet Suárez, es el encargado de dirigir al grupo de los especialistas médicos. Sobre el trabajo que se está haciendo, advierte: “Esta ha sido una oportunidad fantástica, con un ida y vuelta muy bueno; cuando esto termine va a quedar un repositorio de información muy importante, que va a servir para cualquier situación de este tipo que se pueda generar en el futuro”.

Rodney Colina

"Tapabocas y distancias social en oficinas; las dos cosas"

Rodney Colina está a cargo del laboratorio de la Universidad de la República en Salto. Es parte del grupo asesor y estuvo al frente del equipo encargado de realizar la secuenciación del virus —es decir, de detectar su cepa y sus mutaciones— en Rivera, y está haciendo ahora lo mismo en Treinta y Tres. Colina advierte que es temprano para cantar victoria en cuanto a la pandemia, y que hoy el interior está en una situación de mayor exposición en comparación con Montevideo.
“El riesgo de Uruguay está en la frontera. Montevideo y la Costa de Oro hoy están en otra situación. El problema son los departamentos que están más cerca de la frontera con Brasil, porque con Argentina todo está más controlado”, señala Colina, virólogo miembro de la Academia Nacional de Medicina, quien sin embargo advierte que el transporte público puede hace llegar el virus de un punto al otro del país con gran rapidez.
En este sentido, señala en que la apertura de oficinas, instituciones educativas o comercios debe hacerse sin descuidar las medidas de protección personal.
“La recomendación sigue siendo tapaboca y distancia física. No solo tapaboca, no solo distancia física: las dos cosas. Eso elimina el riesgo en forma casi total. Es lo ideal, porque también está demostrado que las personas asintomáticas pueden llegar a tener una carga viral muy alta y transmitir muchísimo el virus. En los ambientes cerrados hay que usar tapaboca, aunque las personas estén a dos metros de distancia. Es tremendamente incómodo, pero hay que usarlo. Ni que hablar que no se puede compartir el mate, ni el vaso, ni nada. Hay que tener claro que esto todavía no terminó”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados