los 100 días de vázquez

El frente interno desafía la hegemonía del Poder Ejecutivo

"Los parlamentos se construyeron para discutirle al rey", advirtió el presidente de la Cámara de Diputados Alejandro Sánchez (MPP) al presidente Tabaré Vázquez. La frase marca la impronta de la bancada oficialista. No está dispuesta a alinearse por obediencia y se toma su tiempo para aprobar los proyectos que el Ejecutivo remite al Parlamento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El expresidente Mujica y el actual, Vázquez.

El estilo ordenado y ejecutivo de Vázquez choca con esta bancada que tiene la mayoría de legisladores del Movimiento de Participación Popular (MPP), sector que lidera el expresidente José Mujica. Y expone, a las claras, que en la coalición de izquierda hay dos grande bloques: uno más socialdemócrata y otro más izquierdista.

De los nueve proyectos de ley que envió Vázquez al Parlamento al inicio de su mandato, se aprobaron solo dos: la liquidación por separado del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y la creación de nuevos municipios. El bajo rendimiento parlamentario es un factor que preocupa al Ejecutivo, dijeron fuentes de la bancada.

El Sistema de Cuidados, que será buque insignia del gobierno de Vázquez, sigue a estudio en una Comisión de Población del Senado, así como las creaciones del servicio descentralizado del ministerio público y fiscal, de la secretaría de Deportes, de la Secretaría de Asuntos Legales y del Sistema Nacional de Competitividad.

La institucionalización del Fondes generó fuertes choques a la interna del oficialismo. El mujiquismo defendió en bloque la iniciativa creada por Mujica y consiguió junto con el Partido Socialista introducir modificaciones al proyecto para mantener la asistencia a las empresas autogestionadas.

Por estas diferencias a la interna de la coalición, los legisladores son conscientes de que la producción legislativa fue baja durante los primeros 100 días del gobierno de Vázquez y el tema estará arriba de la mesa en una reunión que mantendrá el presidente con los parlamentarios el 11 de junio.

El senador Leonardo De León (711) reconoció "algunas dificultades" en las iniciativas remitidas al Parlamento, las cuales volvieron a enviarse por errores en el texto. Es el caso del Impuesto a Primaria y el Sistema de Cuidados.

Además, señaló que la producción parlamentaria ha sido menor "porque en el medio estuvieron las elecciones municipales". Y señaló que la performance de los legisladores "no se puede medir solamente por la cantidad de leyes aprobadas, sino por la calidad". De León dijo que el Ejecutivo tendrá que "afinar" la redacción de los proyectos y los legisladores tratarán de "tener mayor dinámica de trabajo".

Por su parte, el senador Rafael Michelini (Nuevo Espacio) negó que existan tensiones a la interna del Frente Amplio que dificulten la aprobación de leyes. "Estamos trabajando, no es lentitud. Los proyectos que han venido al Senado se han ido sacando. El Frente tiene diferencias, pero se han venido saldando", aseguró.

En definitiva, explica el politólogo Diego Luján, "hay diferencias discursivas, pero en la práctica sigue habiendo disciplina". De ahí la famosa frase: "La coalición se dobla pero no se quiebra".

El Frente Amplio salió a jugar fuerte en temas como la negociación de un Acuerdo sobre comercio de servicios (TISA) y la continuidad del ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro. En una carta firmada por los exministros Daniel Olesker y Roberto Kreimerman y varios legisladores se marcó una fuerte desaprobación al TISA. En atención a esto, Vázquez pidió a los ministros reunirse con los cabezas de lista para informar de las negociaciones del polémico acuerdo.

"Me alegra que el Frente Amplio esté tomando posición en relación al TISA, no nos debería llamar la atención por lo negativo. Es bueno y lo señalo como algo positivo. Creo que el problema sería que el FA estuviera muy separado del gobierno. Creo que es muy importante que el partido de gobierno esté fuerte", aseguró De León.

Con respecto a Fernández Huidobro, el Frente le quitó el apoyo político al aprobar una resolución donde afirma no sentirse representado por las declaraciones del ministro donde trata de "enfermitos" a las organizaciones que nuclean a familiares de desaparecidos.

En el cortocircuito por el ministro de Defensa se coló otra discusión: el armado del gabinete. Vázquez eligió a sus ministros sin consultar a la fuerza política lo que generó un fuerte malestar en el MPP, que ahora le pasa factura. "Tabaré no consultó al FA para nombrar ministros, tampoco debería hacerlo para destituirlos", aseguró Sánchez en Twitter.

Es que ahí aparece otra vez "la impronta" del médico, dice el politólogo Luján: "armó un equipo con sus hombres de confianza".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)