NOMBRES PRESTADOS PARA LAS URNAS

¿A qué dirigentes apoyan las figuras públicas y cuántos votos atraen?

A una semana de las elecciones, la militancia es un lapsus en la vida de personalidades que adhirieron a un partido. Algunas autorizaron a poner su nombre en una lista simbólicamente, pero otras se visualizan en el Parlamento. ¿Qué valor tiene para un dirigente el apoyo de una figura pública?

karina-nuñez
Karina núñez. Es activista por los derechos de las trabajadoras sexuales y candidata a diputada y suplente al Senado por la Lista Amplia.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Yo si te digo voy, voy. Yo si te digo hago, hago; así que espero del resto lo mismo. Pero te encontrás con cada chamullero que te promete delante de las cámaras que te va a ayudar y después lo andás buscando por todos los rincones y no lo encontrás. Te desgasta. Por eso para mí los políticos eran todos una manga de mentirosos”, dice Karina Núñez, la primera trabajadora sexual que es candidata a diputada y a suplente en el Senado.

A una semana de las elecciones, en un mediodía frío, Núñez es una de las 12 personas que circula por la Plaza de los Bomberos entregando listas, en su caso de la 42020 —la Lista Amplia— encabezada por Oscar Andrade y Carolina Cosse.

“¿Sabés qué me pone contenta? Que hay otras tres trabajadoras sexuales en listas del interior. Estamos teniendo un lugar en la política perfiles que antes eran impensados. Pero mi historia con este sector empezó con un chantaje”, anuncia.

Su nombre está asociado a la defensa de los derechos de una población vulnerable, tiene presencia en los medios por encabezar una campaña para modificar la normativa que regula el trabajo sexual, haber publicado un libro, ser la protagonista de un cortometraje y ahora de un largo documental sobre su vida.

Pero, ¿qué simboliza su candidatura si no tiene prácticamente posibilidades de ser electa? ¿Y la del músico Jorge Nasser apoyando a Danilo Astori? ¿Y la de la psicóloga y sexóloga Carolina Villalba junto a Luis Lacalle Pou? ¿Por qué la poetisa Circe Maia a los 87 años aceptó por primera vez un lugar en una lista nacional respaldando al Partido Socialista? ¿Qué une al guitarrista Julio Cobelli con el Partido Independiente para figurar en la 909? ¿Se imagina la abogada y periodista deportiva Daiana Abracinskas representando a la izquierda en el Parlamento? ¿Por qué el Frente Amplio, el Partido de la Gente, Cabildo Abierto y el Partido Nacional le propusieron sumarse a sus filas al polémico relator de fútbol Ianek Mudzyk, que finalmente optó por secundar a Gustavo Zubía en el Partido Colorado?

El dirigente blanco Martín Lema cree que es importante poder encontrar entre las figuras públicas a aquellas que son referentes. “Son interlocutores para dirigirse a la sociedad, contagiar valores y el compromiso por trabajar para la causa. Independientemente de su opción partidaria, su presencia le hace muy bien a la sociedad y a la actividad política”.

Los 11 partidos en carrera presentaron unas 700 listas, 150 más que en las elecciones de 2014. Mezclados entre cientos de militantes, abundan los nombres de figuras de la cultura, de la academia, deportistas, profesionales destacados, personalidades mediáticas y activistas de distintas causas.

En la mayoría de los casos están ahí para darle a un sector un respaldo de tipo moral. Para Fernando Amado, exdirigente colorado y candidato a senador por Impulso Progresista, contar con este tipo de apoyo es una forma de sanar la imagen dañada del sistema político. “Hoy la política no tiene fama de ser una actividad noble ni prestigiosa, lo que lleva a un instinto natural de buscar figuras que son referentes positivos y ayudan a posicionarnos mejor”, opina.

militancia

Nieto, Bolani, Aguirrezábal, Villalba y otros en listas

Jorge Gandini cree que en las elecciones internas el apoyo de los líderes de opinión fue mayor. “La gente que se dedica a otra cosa suele acompañar, pero no figurar”, dice. El actor Diego Delgrossi acompañó la candidatura de Julio María Sanguinetti y su colega Roberto Jones integró la lista de Alianza Nacional, pero no siguieron en las elecciones nacionales. Hubo otras figuras que se sumaron en esta instancia. Graciela Barrera, activista por los derechos de las víctimas de la delincuencia, se unió a la 609, al igual que el cantante Gerardo Nieto. Junto a Danilo Astori también están el murguista Raúl Castro y el cantante lírico Ariel Cazes. El actor Jorge Bolani cierra la lista de la Vertiente Artiguista. En el Partido Socialista figura la poetisa Circe Maia. ”Pensé que dejar mi nombre podía marcar una tendencia de luchar a lo largo del tiempo contra las diferencias de clase”, explica Maia. Junto a ella están los músicos Gastón Ciarlo, Washington Carrasco y Cristina Fernández. El actor Pablo Aguirrezábal se integró a El Abrazo y la psicóloga y sexóloga Carolina Villalba volvió a militar junto a Luis Lacalle Pou: “Me invitó siete años atrás, luego de una entrevista que le hice, y me enriqueció la vida. Yo lo acompañé en la gira de las elecciones pasadas pueblo por pueblo escuchando a los vecinos. No soy fanática, no busco un puesto, pero es una actividad con la que estoy comprometida”.

Consolidar el valor del sistema político “como el camino para combatir las injusticias” es la motivación que llevó al humorista y publicista Gonzalo Eyherabide a sumarse a El Abrazo. “Los siento como una especie de héroes que dan su esfuerzo por el bien común y para mí eso es muy emocionante, por eso quería acompañarlos estando en la lista”.

¿Estas figuras traen tantos votos? La mayoría de los dirigentes consultados coinciden en que, a la hora de identificar a quién proponerle integrarse, la cantidad de votos que puedan arrastrar individualmente es un factor más bien secundario: “Redondean la imagen del grupo y representan con su nombre la inclusión de ciertos temas que interesan defender”, resume el nacionalista Jorge Gandini.

Otras figuras que se mantenían con un perfil bajo o invisible en su militancia partidaria dieron un paso y pusieron un pie dentro de la política con la ambición de quedarse, ocupando roles de asesoría técnica, apostando a un puesto en el Parlamento o en un ministerio.

Es el caso del historiador y escritor Leonardo Borges junto a Amado; del penalista Andrés Ojeda, convertido en asesor de seguridad de Ernesto Talvi; de los periodistas Mónica Bottero y Gerardo Sotelo integrados al Partido Independiente; y de la incorporación a las filas del Partido Nacional del dirigente deportivo Sebastián Bauzá, del experto en organizaciones sociales y educativas Pablo Bartol, y de la historiadora Ana Ribeiro.

ana-ribeiro
Ana Ribeiro. Lleva más de una década relacionada a Alianza Nacional, pero en esta elección dio el paso y se animó a ocupar un rol importante.

Algunas de estas sociedades comenzaron por simpatía ideológica, pero otras surgieron desde el interés de que ciertos colectivos estén representados en la esfera política; también por coincidencias en el pasado: juventudes compartidas en una playa, guitarreadas en fiestas de cumpleaños o un chantaje para ir a un acto a cambio de una pizza.

Unidos por la amistad.

A Daniel Radío, diputado del Partido Independiente, le gusta escribir poesía y tocar la guitarra. Creció en una familia de artistas y por eso en sus cumpleaños lo habitual era que se festejara cantando durante toda la jornada. El que nunca faltaba a esos festejos era el reconocido músico Julio Cobelli.

Hoy, el que fuera guitarrista de Alfredo Zitarrosa lo acompaña en la lista 909. “También están Hilario Pérez, la payadora Mariela Acevedo y la poetisa Delia Fernández”, agrega Radío con orgullo. “No sé qué tantos votos puedan traer, pero a mí me hace sentir bien contar con su apoyo y rodearme de ellos en la campaña”, dice.

En tanto, Cobelli —que atiende el teléfono a punto de subir a un escenario en Minas— aclara que “volcar ideas” no es lo suyo: “Tengo amistad con Daniel y esta es una oportunidad de ayudar a un partido que creo necesario”.

La amistad con el dirigente comunista Juan Castillo, y la admiración hacia Oscar Andrade, convencieron al periodista Julio Toyos de integrar por segunda vez una lista frenteamplista. Durante las elecciones pasadas recorrió el país junto a Castillo, Marcos Carámbula y Ana Olivera; pero esta vez se aseguró de figurar en un puesto no elegible por razones de edad: “Porque creo en la renovación”, explica.

“Lo hago porque Andrade es un candidato ineludible, es el mejor candidato para el Senado de todas las listas”. ¿Consiguió votos? Asegura que sí. “Recibí mucho aliento. Hay gente que me dijo que votará esta lista porque cree que si tiene mi apoyo es porque lo merece”.

El lazo que une a Jorge Nasser con Danilo Astori comenzó en Playa Honda en la década de 1970. El ministro de Economía y Finanzas solía ser cliente de su padre: “Le alquilaba la silla y la sombrilla. Recuerdo que mi viejo siempre le preguntaba cómo veía al país”.

Este músico no se considera un militante y no recuerda si anteriormente integró alguna lista; dice que no suele frecuentar el ámbito político porque sobrevivir en el mundo del espectáculo “requiere dedicarse full time a la creación”. “Fui invitado por un amigo que tenemos en común y sentí la necesidad de darle respaldo a un hombre que considero que hizo un aporte muy grande al país. Pero mi postulación es simbólica: es la de un ciudadano común que no tiene ninguna pretensión política. Al que le interesa saber mi adhesión, ahí la tiene”.

Entre los dirigentes más populares para sumar figuras está Sergio Botana, exintendente de Cerro Largo, candidato al Senado por el sector Unidos del Partido Nacional, “y cinturón negro de judo”, especifica. Botana está relacionado al mundo deportivo y por eso ganó la simpatía de futbolistas como Rino Lucas y Robert Lima. Este último lo acompaña desde su retiro, en 2007. “Para mí el deporte es una rama para la formación personal, al igual que la educación y la cultura, y por eso estoy trabajando en lo que necesita el baby fútbol”, argumenta Lima.

leonardo-borges
Leonardo Borges. Es candidato a diputado por Canelones por el sector Impulso Progresista, de Amado. Primero se negó, luego aceptó.

Botana nombra a más figuras de su lista y resuenan nombres como el del boxeador Caril Herrera, el jockey Julio César Méndez, el ciclista Matías Presa, el exbasquetbolista Fredy Navarrete y el automovilista Pablo Paz.

Para las elecciones internas de 2009 cuenta que colocó en la lista la imagen de todo el equipo del Cerro Largo Fútbol Club. “Se ha dado un acercamiento natural que termina generando el interés de estas figuras por continuar contribuyendo desde la política para mejorar el deporte”, dice.

¿Qué condiciones busca en las personalidades que lo apoyan? “Capacidad de analizar la problemática de algún sector de la sociedad, visión para dar soluciones, conceptos claros y una vocación de servicio”, describe.

En las sombras, sin querer ser identificados con la militancia partidaria, hay otros nombres famosos. Dice Botana: “Me estoy viendo tentando a darte nombres... pero mejor no”. Esos militantes “son muchos y es otra especie que aparece en la campaña”, opina Fernando Amado.

Buscando un lugar.

La trabajadora sexual Karina Núñez estaba en una consulta médica en el Hospital Pereira Rossell cuando una nurse la invitó a un acto de Carolina Cosse.

—No quiero saber nada, los políticos son todos cagadores — se negó ella.

—Si me acompañás, cuando termine te invito a una pizza —retrucó la nurse.

—Entonces vamos.

En el acto estaba la prensa, recuerda. Antes de retirarse, Cosse dijo que si alguien tenía alguna pregunta levantara la mano. “Salté como resorte y le pregunté si en el caso de que fuera electa había alguna posibilidad de que se generara una política de reorientación laboral para las que queremos dejar la prostitución. Me respondió ‘todas las posibilidades’, y me invitó a ir el día siguiente por el comité. Yo me fui pensando que era una política más y al otro día fui, pero llegué tarde, desanimada. Me encontré con que estaban trabajando en cómo hacer para que las mujeres que trabajan en whiskerías pudieran ir a votar sin que los dueños las multaran por salir. Y eso me convenció: vi hechos, no palabras”.

Entre las personalidades que están en las listas y no aspiran a un cargo hay representantes de colectivos que creen que es necesario vincularse con los que llevan los temas al Parlamento: por eso dieron el paso y aceptaron la invitación.

El cantante Mauricio Ubal se asoció por primera vez a un sublema —Progresistas, la alianza entre Álvaro García y Cristina Lustemberg— por la amistad que lo une desde hace tres décadas con García, pero sobre todo “porque él conoce lo que significan los derechos de los creadores”.

“Los artistas hemos padecido bastante el hecho de no tener representantes directos porque siempre estamos ocupados en nuestras cuestiones y eso genera un problema de desconocimiento entre los legisladores a la hora de pelear por nuestros derechos. Por eso, para defender al colectivo que me envuelve, por primera vez acepté acercarme al núcleo político”.

Una motivación similar a la de Ubal empujó al astrónomo Gonzalo Tancredi, quien viene trabajando en la coordinación entre los grupos que vinculan a Progresistas más que expresándose públicamente. “Mi ambición nunca fue integrar el Parlamento porque me gusta mi actividad académica, pero entiendo que hay un rol importante que debemos jugar los académicos con una participación más activa en la política”.

robert-lima
Robert Lima. El exfutbolista acompaña a Sergio Botana.

García, por su parte, reconoce que cuando extiende esta invitación cuida el equilibrio entre a quién se le ofrece figurar y a quién trabajar: “Algunos lo desean, pero no pueden por su trabajo”, apunta.

A Delfina Martínez la invitó Mariana Percovich (del Ir) a integrar la lista El Abrazo tras notar su desempeño militando para la ley trans, colectivo que estaba huérfano de referentes públicos. “Reconoció la falta de sujetos políticos que encarnaran las luchas que atraviesan a la población trans y que nuestro aporte podría ser necesario para la construcción del posicionamiento del sector. Para mí, ver a una compañera como Fiorella Buzeta —que tiene una discapacidad— que interpela los estándares de los cuerpos en cuanto a la funcionalidad, es una señal de que estoy acompañado a la gente correcta”, dice Martínez.

¿Aspiraciones? “Lo importante para mí es dar la señal para que otras que hoy no se animan sepan que podrían tener la posibilidad de iniciar un recorrido en esta búsqueda política. No vengo solo a cuestionar, vengo a proponer, porque la voz en primera persona es muchísimo más valiosa que solo la teoría”.

Aquí me quedo.

La gente está más dispuesta a prestar su nombre para una causa que para una elección, plantea el dirigente frenteamplista Martín Couto. “Es como si fuera más puro apoyar o no a la Reforma Vivir sin Miedo que meterse con la política partidaria. Por eso siento un enorme agradecimiento para los que prestan su nombre y su cara, porque sabemos que puede implicar represalias”.

Daiana Abracinskas, abogada formada en políticas criminales y periodista deportiva que en un futuro se imagina en el Parlamento, está viviendo los sinsabores de haberse sumado a una lista para apoyar a Asamblea Uruguay. “En la práctica me encontré con que esa misma grieta que veíamos en Argentina está cada vez más sólida acá. Estamos en ese punto en que el que piensa diferente es el enemigo”, dice.

Otro periodista relacionado al deporte, Ianek Mudzyk, cuenta que durante mucho tiempo pensó cómo afectaría a su carrera unirse al Partido Colorado, siguiendo el legado del expresidente Jorge Batlle (“el que se comió la crisis”, aclara). “Entendí que debía hacerlo porque ideología tenemos todos, y tendríamos que poder ser tolerantes y honestos con nuestras posturas. Yo creo que llegó el momento de participar desde la integración de un sector, si es que queremos cambiar lo que no nos gusta de nuestro país. Siendo relator yo decía que era de River y no pasaba nada, pero empecé a decir que soy liberal y a tener opiniones críticas, y pasé a ser un facho y un homofóbico”.

Mudzyk relata que tras organizar un par de movilizaciones contra la inseguridad, lo contactaron desde el Frente Amplio, el Partido Nacional, Cabildo Abierto y el Partido de la Gente. “No todos, pero alguno me ofreció un cargo y otros estaban dispuestos a pagarme la campaña. Yo me fui con los colorados”. ¿Por qué Zubía? “Vi en él a un tipo sencillo, más allá de su figura pública un tanto explosiva. Tiene un discurso claro y no político, eso me parece atractivo”.

Para Amado, pedirle a un referente que te “preste su nombre” puede ser tan incómodo como “manguear dinero para la campaña”. Al historiador y escritor Leonardo Borges lo conoció por un amigo —exalumno— en común.

Él, que había sido asesor de Eleuterio Fernández Huidobro mientras fue ministro de Defensa, aceptó vincularse para ocupar un rol técnico, pero el dirigente le planteó ser candidato a diputado por Canelones.

Primero le dijo que no, luego cambió de idea. “Mi primera reacción fue pensar, ¿quién me va a votar a mí? Yo soy de los que siguen a alguien, no soy ese alguien al que siguen. Pero después evalué qué condiciones considero que debería tener un diputado. Formación, capacidad de negociación política y conocimiento del territorio. Yo creo, humildemente, que cumplo con las tres. Entonces me dije, nos ponemos los pantalones cortos y salimos a la cancha”.

jorge -nasser.
Jorge Nasser. Respalda a Danilo Astori sumándose a su lista.

¿Cómo reaccionó su entorno? “Tuve muchísimos llamados de personas que no van a votarme, pero me han dicho que les encantaría verme en el Parlamento porque levantaría el nivel”.

Ana Ribeiro está en pleno viaje a Rivera, donde combinará una charla política con repasos históricos, particularidad que le viene sucediendo desde que aceptó la propuesta de Jorge Larrañaga de ocupar uno de los primeros lugares de su lista. Esta vez, le dijo el dirigente de Alianza Nacional, no podía asegurarle que no hubiera riesgos de ser electa.

“¿Querés una primicia? Antes de darle una respuesta lo consulté con el doctor Julio María Sanguinetti. Yo estaba muy nerviosa porque no me gusta hacer las cosas mal y jamás quisiera ser una figura nefasta, que se me vea como una outsider que no puede ayudar. Él me dijo que primero me calmara porque no es tan fácil salir. Segundo, que si salía iba a trabajar tanto como ya estaba acostumbrada a hacerlo. Y tercero, que sería respetada por los años de militancia silenciosa que tengo. ‘Hace muy bien en acompañarlo, es un político decente’, me dijo. Así que lo hablé con mis hijos, que siguen a partidos diversos, y con su visto bueno me animé”.

¿Siente algún temor ocupando esta posición? “Les temo a los golpes bajos, pero la gente de a pie me está dando tantas alegrías, me dicen cosas tan lindas, que me da vergüenza repetirlas”.

demanda

¿En qué quedó la fugaz y polémica candidatura del Gucci?

El cantante Gustavo “Gucci” Serafini responde desde España, donde está realizando una gira. Confirma que demandó al candidato presidencial del Frente Amplio, Daniel Martínez, al intendente de Montevideo, Christian Di Candia, y a la directora de Desarrollo Social de la comuna, Fabiana Goyeneche. “Durante un mes les pedí una disculpa y luego de varias instancias de acercamiento me dijeron que lo único que no podían darme era eso. Yo no quiero una guerra contra el Frente Amplio, quiero limpiar mi imagen. Ya que no tuvieron la decencia de disculparse, espero que la Justicia falle a mi favor y que de alguna manera eso sirva para demostrar que soy inocente de las acusaciones que recibí de acosar a mujeres. Desde la 890 me volvieron a llamar para grabar el jingle y trabajar con ellos, pero me negué”, cuenta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)