NEUMÁTICOS ACUMULADOS: PLANES Y DUDAS

Un desecho difícil de eliminar

Luego de haber acumulado neumáticos en galpones durante años, los comerciantes e importadores están obligados a idear planes de reciclaje. Unos los reducirán a polvo y otros apuestan a su combustión. Las iniciativas tienen sus “contras” pero ya cuentan con el aval de Dinama.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Deposito de neumáticos en desuso. Foto: Marcelo Bonjour.

¿Es posible llenar cinco hectáreas de campo con montañas de neumáticos? Cerro Largo ha demostrado que sí. En un terreno municipal de Río Branco hay, quizás, unas 70.000 ruedas en desuso. Se estima que hubo hasta 500.000 y también se habló de 800.000. Contarlas sería un trabajo tedioso e inútil y ni con la pista de motocross que se armó para darles uso a 12.000, el polígono de tiro que se llevó unas 9.000 y las plazas con juegos hechos de ruedas se pudieron desarmar las montañas grises que se acumulan en la frontera. El alcalde de Río Branco, Christian Morel, resume bien el problema: "Tenemos la vida de macetas para hacer".

Si bien las trampas de larvas que se instalaron en el predio no detectaron todavía presencia del temido mosquito Aedes aegypti, el lugar es también el criadero ideal para otros tipos de plagas como las ratas, que son moneda corriente, según cuenta el alcalde. Y no es que tamaño desecho pase indiferente a las autoridades, sino que el problema es más difícil de resolver de lo que parece.

La Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) obliga a los importadores a financiar el reciclaje de los neumáticos y en 2015 les dio plazo para aplicar sus "planes maestros de gestión" hasta julio de 2016. Eso implicó la creación de protocolos para desecharlos de maneras que no perjudiquen al medio ambiente.

A pesar de los tiempos estipulados inicialmente, recién la semana pasada se aprobaron los planes presentados. Estos meses fueron un período intermedio en el que, mientras se afinaban los planes, se buscó acumular los neumáticos evitando la exposición a un riesgo sanitario, aunque esto no se logró en todos los casos, como el de Cerro Largo, que aún tiene neumáticos apilados al aire libre.

Enero será entonces un mes de prueba para los dos planes a los que Dinama dio luz verde: el de la Cámara de Importadores de Neumáticos del Uruguay (CINU) y el del Centro de Comerciantes de Neumáticos del Uruguay (Ceconeu). En estos días comienza la carrera para poner a prueba la infraestructura que va a reciclar este residuo de dos maneras. La Ceconeu convertirá los neumáticos en polvo y el principal destino que les dará la CINU será como fuente de energía, a través de su combustión en los hornos de Cementos Artigas, en Minas.

Mil formas de usar la rueda

Para deshacerse de las ruedas hay que apelar a la creatividad. En el mundo se han puesto en carreteras, plazas, canchas, pintura y hasta veredas. Eso sin contar otras formas de darles un segundo uso, como las que ingeniaron en Río Branco. En Uruguay, la empresa referente en la fabricación de asfalto modificado, una versión más resistente del material con que se construyen las rutas, es Bitafal.

Ahora mismo hay un pequeño tramo de la Ruta 9 que la empresa construyó y que se puso a prueba. Una parte tiene un asfalto modificado con determinado porcentaje de polvo de neumáticos y otra con otro asfalto modificado con un material que se conoce como polímero virgen. Este último, explica el ingeniero y director técnico de Bitafal, Santiago Kröger, es un derivado del petróleo que se usa hace más de 40 años para fortalecer el asfalto y cuyo precio está sujeto al del barril.

Dado que los neumáticos se producen con polímero virgen, dice Kröger, sustituir este material con polvo de caucho permitiría aprovecharlo sin tener que comprar o producir más. El resultado sería otro tipo de asfalto modificado pero con un material reciclable. Las proyecciones a futuro para el petróleo indican un alza en los precios y la opción de usar polvo de neumáticos en su lugar supone una solución que, para los cálculos del ingeniero, resultaría más barata. Si este plan funciona las carreteras servirán de "vertedero controlado".

Por ahora solo falta dejar pasar el tiempo. El tramo de la ruta que está a prueba lleva recién seis meses de construido y se necesita que pasen varios autos y camiones pesados sobre su superficie para sacar conclusiones. De todas formas, la empresa ya piensa en la necesidad de fijar una normativa para las compañías que decidan dedicarse a producir el material —no sería lo mismo usar un 15% de polvo de caucho que usar un 50%, y eso determina la calidad de la ruta. También sería necesaria para que, en las licitaciones del Ministerio de Transporte, se tome en cuenta el beneficio ambiental y se premie la alternativa.

"España es donde más han avanzado, donde han tratado de meterlo", ", señala Kröger. Hay parques infantiles en Europa que se hacen usando el polvo de neumático. "El material sirve como piso a la bajada de toboganes o donde hay hamacas", asegura. Brasil, por su parte, lo usa en carreteras hace más de 15 años y los resultados, según el ingeniero, han sido buenos.

Dinama estima que se importan unos dos millones de neumáticos (15.000 toneladas) por año. Convertirlos en polvo es una buena solución, pero no alcanza. "El polvo de caucho si no se usa para modificar asfalto tiene muy pocas aplicaciones de volumen", dice Kröger. "Si queremos ponerlo en asfalto habría que incluirlo masivamente en todas las aplicaciones con asfalto. Y veo muy difícil que le pongamos a todo".

Dos modelos.

Bitafal sería el principal cliente de Ceconeu y su plan de gestión. Dado que se trata de una agrupación de comerciantes e importadores sin fines de lucro, el plan se financiará con dinero de importadores que se asocien al plan. Los aportes irán a un fideicomiso, explica el presidente del centro, Gustavo Amacoria. "Al igual que con la ley de envases, el que contamina es el que paga. El importador tiene que financiar el plan de gestión, con un sobreprecio al producto que se traslada a la gomería y de la gomería al usuario", explica.

Amacoria cuenta que ya hace dos años que Ceconeu coordina con Dinama la elaboración del plan y que desde 2013 está recibiendo dinero de importadores para financiar el proyecto. Están trabajando en varios departamentos como Artigas, Florida, Colonia, San José Montevideo y Canelones. También en Cerro Largo Ceconeu tiene un proyecto en camino. De hecho, es por eso que se han reducido los neumáticos en Río Branco. En este momento, cuenta el alcalde Morel, se están procesando los nuevos que se generan y también los que quedaron al aire libre.

"Ceconeu nos ofreció traer máquinas caseras que se usan comúnmente en las gomerías para cambiar ruedas, e hizo un sistema que no muele la cubierta pero la desmantela y baja el espacio que ocupa", indica Morel. De momento están desmantelando unas 150 cubiertas por día. El municipio puso el local, la energía y los funcionarios y el costo aproximado que genera es de $ 60.000. Ceconeu, por su parte, se encarga de trasladar los neumáticos y aporta las máquinas. "No es redituable, se está gastando y no tiene retorno, pero es la única forma que encontramos después de 15 años", dice Morel. Al ser Río Branco una ciudad fronteriza, por las diferencias de precio muchos brasileños cambian sus neumáticos allí.

Ceconeu ya tiene instalada una planta en Florida donde espera convertir los neumáticos en polvo. En estos días realizará varias pruebas para poner la maquinaria en marcha lo antes posible, con el objetivo de comenzar a trabajar en febrero. Ceconeu tiene centros de acopio en diferentes puntos del país desde los cuales transportaría los neumáticos a su planta de Florida para procesarlos. Si bien se trata de un emprendimiento sin fines de lucro, dice Amacoria, sirve como fuente de trabajo para transportistas, operarios e incluso reclusos del Instituto Nacional de Rehabilitación, con quienes tienen algunos proyectos vinculados al reciclaje.

La Cámara de Importadores, por su parte, tiene un fin diferente para los neumáticos que recolectará. Si bien también creó un fideicomiso que es administrado por la empresa CPA Ferrere, el fin principal de los neumáticos será como fuente de energía. El fideicomiso recauda un aporte proporcional a la cantidad de neumáticos que los importadores traen al país, que su gerente, Lumber Andrada, estima se traduce en un aumento de entre un 1% y 2% del precio del neumático. Eso financia el traslado y la trituración en un centro que la cámara está construyendo en la zona oeste de Montevideo, pero cuya ubicación por ahora prefiere no hacer pública. Del centro irían a Cementos Artigas, donde se quemarían para ser usados como fuente de energía.

A la cámara le preocupa que se esté generando un exceso de soluciones para la disposición final de neumáticos. "El mercado no paga un servicio que no necesita", dice, y opina que su proyecto presenta viabilidad para más de 10 años. Andrada considera que el plan de Ceconeu no tiene sustento económico dado que concentra una porción minoritaria de los importadores, que son quienes financian el sistema. "El que va a perder es el importador, que cree que ese plan va a andar", apunta.

Amacoria prefiere no decir cuántos importadores van a financiar su plan ni cuántos socios tiene Ceconeu. Sí dice que entre los que aportan al fideicomiso hay importadores de tractores, de neumáticos de avión y también de choches. Incluso sostiene que hay miembros de la CINU que optan por el plan de gestión de Ceconeu. "Hay empresas de primer nivel del mundo automotor socias de Ceconeu", agrega. "Se han ido sumando cada vez más importadores y eso nos ha permitido aumentar la cantidad de neumáticos".

Humo polémico.

Pero no todos están de acuerdo con la forma en que se propone gestionar los neumáticos. Sobre todo en cuanto a la parte del plan que incluye quemarlos en la cementera de Minas. La calidad del aire allí ha sido un tema de preocupación y hay agrupaciones de vecinos que sospechan de los controles que se hacen sobre las cementeras. Perciben que las enfermedades respiratorias son demasiado frecuentes, al igual que los casos de cáncer.

Hasta el momento, la información oficial no ha comprobado que esto sea así para la incidencia de cáncer, aunque sí han detectado niveles de polvo en el aire más altos de lo permitido en Minas y ese polvo proviene de las canteras. Se trata de un tema sensible para el cual los minuanos exigen claridad y garantías.

Vecinos que se han contactado con El País sostienen que los filtros y el monitoreo que se realizan hoy en la cementera no evitan la salida al ambiente de metales que, una vez que están en el aire, pueden ser peligrosos. Según argumentan, aunque se controle directamente la calidad del aire y de los gases que se emiten a la atmósfera, si hay errores o contingencias estos contaminantes saldrían sin ninguna barrera y una vez detectados sería demasiado tarde para revertir la situación.

El ingeniero químico y director del Laboratorio Ecotech, Gualberto Trelles, asegura que es necesario controlar la emisión de varios metales (zinc, plomo, mercurio) pero que una emisión puntual no es un factor de riesgo. Dice, además, que mientras la Dinama haga su trabajo y se cumpla con las normas no debería haber problema.

Andrada, de CINU, enfatiza que lo que se hará no es "quemar neumáticos", sino una "valorización energética". "Quemar es sin control, valorizar es aprovechar el calor", dice. "En el mundo, en general, es el mejor destino que se ha encontrado. Es un beneficio porque estás usando un residuo como energía en vez de recurrir al carbón vegetal".

Andrada afirma que los neumáticos se están guardando en galpones cerrados, con fumigación y larvitrampas para evitar la reproducción de mosquitos.

Controles "estrictos".

El director de Medio Ambiente, Alejandro Nario, respondió brevemente a algunas consultas de El País y dijo que se controla "todo lo necesario". "La cementera está trabajando, hay abundante información técnica. Tiene valores de control de calidad exigentes, hay monitoreo online, y el plan es muy estricto".

Según un documento elaborado por Dinama para los vecinos de Minas, cuando se usan combustibles alternativos el organismo obliga a realizar lo que se llaman "tests de quema", con los que se analiza si el cambio genera algún tipo de emisión diferente de la habitual. Los neumáticos fueron aprobados por Dinama para ser usados como combustible alternativo.

Cementos Artigas usa carbón de coke (entre otros) como fuente de energía. Si se procesaran 6.500 toneladas de neumáticos (de las 15.000 que se generan por año), se reemplazaría un 16% del coke. Nario explica además que Dinama inspeccionará cómo se va llevando adelante cada plan y sancionará en caso de que haya incumplimientos en el marco de los planes de gestión. A su vez, afirma que en una primera etapa se reciclará un 80% de los neumáticos importados al país y luego de un tiempo se deberá llegar al 95%.

De aparecer problemas, dice el director de Medio Ambiente, se les exigirá a las empresas que controlen esas emisiones. De todas formas, reconoce que la combustión no es la forma de reciclaje ideal y que idealmente preferirían otras formas de reutilización, pero que la Dinama no se puede oponer a una solución que se utiliza en el resto del mundo y que ha demostrado ser "ambientalmente adecuada".

Los otros residuos que pueden ser problemáticos

uEl director ejecutivo de Compromiso Empresarial para el Reciclaje Uruguay (Cempre), Federico Baráibar, explicó que uno de los residuos más difíciles de eliminar en todo el mundo es el mercurio. Este metal se solía encontrar en termómetros viejos, en aparatos para medir la presión antiguos, en menor medida en lámparas de bajo consumo y aún se usa en algunos procesos industriales. "No encuentran una solución para el mercurio", indicó Baráibar. Lo que se ha podido hacer es generar "enterramientos geológicos", que son, por ejemplo, los agujeros que dejan las minas de sal y que permiten contenerlo. En países como Estados Unidos se destinan incluso galpones controlados y contenidos para su almacenamiento. Por otro lado, si bien el reciclaje de las bolsas de nailon no es un problema, dado que hay soluciones, en Uruguay se complica su gestión. "Hoy en Uruguay se recicla entre un 1% y un 2% de las bolsas de nailon. El resto termina en los cursos de agua o volándose para todos lados", indicó. El politereftalato de etileno (PET), material que se encuentra en las botellas de plástico, solía reciclarse en un 75% en 2009, dijo Baráibar. Sin embargo, la baja en su precio ha hecho que sea un ingreso menos atractivo para los recicladores y, según cálculos del Cempre, en 2015 se habría reciclado alrededor del 20%. Según publicó El Observador este año, solo un 20% de las industrias que generan residuos sólidos las vierten en el único lugar habilitado para hacerlo, que es la planta de la Cámara de Industrias (CIU). Ninguna de estas empresas es pública.

Un negocio que aún no lograr despegar

A media máquina. Así es como define Marcel Carella, director de la empresa Greenur, el funcionamiento actual de su empresa. El emprendimiento surgió como una forma alternativa de reciclar los neumáticos. La empresa tritura las ruedas viejas

y extrae un pequeño porcentaje de fibra textil, acero y caucho. Este último se tritura en pequeños trozos de unos cinco centímetros de largo. Greenur fue la primera empresa en tener autorización de Dinama para trabajar y tiene capacidad para triturar el volumen total de neumáticos que entra al país en un año, aunque ahora solo trabaja con una pequeña porción. Hasta el momento atiende la demanda de empresas privadas a pesar de que Dinama, hasta la aprobación de los planes maestros para reutilización de neumáticos, no estaba fiscalizando. Una vez que Dinama empiece a controlar la empresa espera recibir más clientes. Sin embargo, desde la Cámara de Importadores de Neumáticos objetan que esto sea posible y consideran que no se puede sacar a flote un negocio del reciclaje, sino que debe ser algo autosustentable y sin fines de lucro.

¿Cómo puede deshacerse de sus neumáticos usados?

Todo aquel que importe neumáticos, ya sea para uso personal o comercial, incluso cuando estos sean usados, de bicicletas o de motos, deberá obtener una habilitación de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama). Para hacerlo, deberá adherir a uno de los dos planes maestros de gestión, ya sea el del Centro de Comerciantes de Neumáticos (Ceconeu) o el de la Cámara de Importadores de Neumáticos del Uruguay (CINU). La adhesión tendrá un costo determinado para cada uno de los gestores. Luego, se deberá acudir a la Ventanilla Única de Comercio Exterior para llevar adelante el trámite con la documentación necesaria. También los distribuidores y comerciantes deberán adherir a un plan de gestión y entregar sus neumáticos a los gestores para que los procesen. Las gomerías son lugares de recepción, por lo que cualquier particular que desee entregar neumáticos viejos puede hacerlo a comerciantes o distribuidores siempre que estos puedan manejar las cantidades.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)