POLÉMICA AUSENCIA

¿Dónde está la consejera Celsa?

Asumió en 2014 siendo una desconocida. Por eso, quizá, en los primeros años mostró un perfil bajo. Tras recibir el apoyo de la ministra en varias ocasiones develó su lado más confrontativo. Hoy su cargo pende de un hilo por desobedecer al Codicen y tomarse más días de licencia que los que tenía.

Celsa Puente. Foto: Francisco Flores
Celsa Puente. Foto: Francisco Flores

¿Dónde está la consejera Celsa Puente? Esa fue la pregunta del presidente del Codicen, Wilson Netto, cuando se enteró que la dirección de Secundaria estaba acéfala. Puente pidió una licencia por dos semanas para viajar a España, pero no se le concedió. Solo se le dio una. Esperaban su reintegro para el lunes pasado, pero no apareció. Tampoco lo hizo el martes, ni el miércoles, ni el jueves. "Sigue faltando", dijo uno de los miembros del Codicen ayer viernes a El País.

El lunes pasado había varias cuestiones que resolver: reuniones, amenazas de ocupaciones de centros educativos. El miércoles, al enterarse de esta situación, Netto convocó a una reunión urgente de los miembros del Codicen. Los consejeros resolvieron —no por unanimidad, pues Robert Silva (del Partido Colorado pero elegido en el cargo por los docentes), votó en contra— prolongar la licencia a Puente para frenar un escándalo, enviar sin embargo un telegrama a Secundaria instando a que la directora se reintegrase de inmediato y otorgar, interinamente, el bastón de mando a Landoni. En la reunión también se empezaron a tirar nombres de posibles sustitutos.

La posibilidad más viable es la de poner en el cargo a Ana Olivera, inspecto- ra encargada de la región norte. De hecho, los miembros del Codicen recibieron ayer un currículum de ella para analizarlo.

Todo esto fue contado a El País por dos fuentes del Codicen, una fuente de Secundaria y varios sindicalistas que se enteraron de lo sucedido.

Puente se reintegraría el lunes o el martes. La bienvenida será, además, en el marco de las ocupaciones de dos centros educativos, el liceo 50 y el 72, ambas por falta de docentes y equipos multi-disciplinarios (asistentes sociales y psicólogos).

Hasta el jueves pasado, aunque lejos, la jerarca no dejó de ser parte del debate público. Lo hizo desde España a través de sus cuentas en Twitter y Facebook. Posteó fotos de actividades que se llevaron adelante en varios liceos, escribió largos alegatos sobre el feminismo ("Lo cierto es que a los hombres no se les piden mayores requisitos. Cuando una mujer ocupa cargos es pasible de críticas insólitas que nunca se le (sic) adjudican a los hombres. Insisto: hay mucha diferencia", puso), y también lanzó una insidiosa crítica contra la prensa ("Es muy difícil desactivar las emociones y creencias que la posverdad genera. Es responsabilidad, particularmente de los docentes, enseñar que no se puede hacer circular una noticia o emitir una opinión hasta que no se compruebe su veracida (sic), generar certezas rotundas", escribió).

Pero la crítica más ácida fue contra las propuestas de la organización multipartidaria de expertos en educación Eduy21, que serán presentadas el próximo 16 de mayo y fueron adelantadas la semana pasada en esta sección. "El trabajo en duplas y tríos de docentes y la enseñanza y aprendizaje basado en proyectos se está realizando desde hace tres años en los liceos y no está necesariamente vinculado a un plan de estudios (…) Secundaria ha sido SIEMPRE pionera en las propuestas innovadoras (…) No pueden darse como creaciones inaugurales modalidades que ya se desarrollan con muy buen nivel de éxito (...) Algunos no se enteraron del movimiento innovador que ya inauguramos y se está consolidando", posteó.

El plan que no salió.

Hasta enero de 2014, Puente era prácticamente una desconocida. Había llegado al cargo de inspectora hacía menos de un año y medio, en agosto de 2012, y antes había sido directora de los liceos 26 y 30. Sus gestiones, a la luz de los resultados de los alumnos, habían sido buenas. Netto dijo que la quería allí por su poder de "liderazgo", su "convicción", su "energía" y su "celeridad en los tiempos de ejecución". Todo lo que la educación necesitaba.

Puente tomaba las riendas en lugar de Juan Pedro Tinetto, que se iba en medio de las críticas del sindicato por una licencia, en este caso 100% reglamentaria, que se había desarrollado durante un conflicto por la elección de horas docentes.

Al llegar al cargo, Puente mostró un perfil bajo, hablaba con timidez y evitaba las confrontaciones. Sí se decía firme en algunas posturas: en la necesidad de más presupuesto, en estar en contra de la repetición, en querer una elección de horas por más de un año, en buscar alternativas para trabajar en duplas o tríos de profesores por aula y amortiguar así el golpe que sienten los alumnos que pasan de tener una maestra en sexto de escuela a 13 profesores en primero de liceo.

Es decir, Puente no miente cuando dice que los planes de Eduy21 son, también, en parte, los proyectos que están en su esencia. Pero es cierto también que, en su gestión, del dicho al hecho el trecho fue larguísimo.

Las intenciones de Puente de frenar la repetición de la mano de nuevos planes educativos recibió la negativa y el bloqueo de los sindicatos. Lo mismo pasó con la elección de horas docentes, que aunque la jerarca llegó en 2016 a firmar una resolución para que se realizara por dos años, esto no se ha podido implementar todavía. En cuanto a los planes de tener duplas o tríos de profesores trabajando juntos, si bien pasa, es algo que sucede de forma muy aislada en la minoría de los centros. En cuanto al presupuesto, ni que hablar: la propuesta del Frente Amplio de llegar al 6% del PBI en la educación en 2020 es ya prácticamente una utopía.

Las nenas primero.

Cuando terminó el gobierno de José Mujica, en El País supimos que Puente —que ya era directora general— y Landoni —que venía de ser consejero del Codicen— iban a trabajar juntos en Secundaria. Lo que no sabíamos era qué puesto ocuparía cada uno. Le enviamos un mensaje a la ministra María Julia Muñoz, que contestó con solo tres palabras: "Las nenas primero". Lo mismo corrió para Primaria, donde el cargo fue para Irupé Buzzetti, y para UTU, con Nilsa Pérez.

Muñoz apoyó a Puente en su gestión más de una vez en público y a partir de este aval fue que la jerarca se empezó a mostrar más extrovertida. A través de las redes se suele enredar en polémicas que la han llevado, incluso, a momentos difíciles. A inicios de 2016 llamó a los sindicalistas "infames exhibicionistas" y los acusó de tener mal de Diógenes por acumular, en cada elección docente, horas de clase que después no pueden dictar. Tras esto tuvo que pedir disculpas. A partir de ahí, Puente desapareció un tiempo de las redes, a no ser para compartir actividades puntuales en centros educativos.

El año pasado, en tanto, volvió al ruedo, sobre todo para dar a conocer sus opiniones en materia de feminismo —que comparte con la ministra Mu-ñoz—, para defenderse de quienes critican su gestión y para expresar su adhesión a opiniones o entrevistas hechas a líderes frenteamplistas —la semana pasada lo hizo con una nota que le hicieron a Carolina Cosse en La Diaria. Curioso ya que, cuando asumió, muchos daban como un hecho que Puente, aunque era simpatizante del Partido Nacional, no tenía mayor militancia política.

No es la primera vez que se habla de la posible salida de Puente. Y aunque la ley establece que el enojo de Netto y sus compañeros es determinante, pues el Codicen es el que pone o saca a los consejeros de Secundaria, lo cierto es que, como pasó con Tinetto y otros exjerarcas, todo se suele activar recién cuando desde el Poder Ejecutivo bajan el pulgar.

Enojo por viajes de jerarcas de educación

En medio del viaje de Celsa Puente a España, el Codicen y el Consejo de Educación Secundaria suspendieron una comparecencia que tenían prevista para el miércoles 18 de abril en el Parlamento aduciendo, justamente, que no podrán hacerlo porque algunas de las autoridades no estarán en el país.

Según un comunicado de la diputada nacionalista Graciela Bianchi, que ella misma colgó en Twitter el pasado martes 10, las secretarías del Codicen y de Secundaria enviaron al Parlamento una carta en la que advertían que no concurrirían "por estar de viaje". Los consejeros debían ir a responder sobre posibles reformas o cambios en los planes de estudio que podrían llevarse adelante.

En su comunicado, Bianchi sostuvo que "en definitiva, la ciudadanía tiene que tomar conocimiento que, a pesar de enormes problemas en el sistema educativo, es prioridad de sus autoridades viajar".

Y agregó: "Esa misma ciudadanía solventa los gastos que los mismos ocasionan".

Esta era la cuarta comparecencia que iban a realizar las autoridades del Codicen y Secundaria al Parlamento, a instancias de la diputada Bianchi. En las anteriores estas debieron responder sobre irregularidades en el comienzo de los cursos, demoras en la reconstrucción de los centros educativos de Dolores que fueron devastados por el tornado de 2016 y los recortes de programas y horas docentes por problemas presupuestales.

La diputada blanca viene denunciando desde hace años un exceso en la cantidad de viajes de los consejeros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)